His­to­ria del ‘Ca­vall Fort’ ex­pli­ca­da por él mis­mo

La Set­ma­na ga­lar­do­na ‘Ca­vall Fort‘pa­ra des­ta­car su ta­rea, du­ran­te 58 años, ‘a fa­vor de la lec­tu­ra, la de­fen­sa del ca­ta­lán y la con­cien­cia de país’. Un iné­di­to es­cri­to a prin­ci­pios del 2000 re­la­ta en pri­me­ra per­so­na el na­ci­mien­to y la tra­yec­to­ria de la rev

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

JOA­QUIM CAR­BÓ

Aca­bo de cum­plir cin­cuen­ta años, pe­ro me sien­to más jo­ven, con más em­pu­je y ga­nas de ju­gar que nun­ca. No hay que de­cir que con el pa­so del tiem­po he cre­ci­do y cam­bia­do, siem­pre pa­ra me­jo­rar, y que aho­ra mis­mo, si re­vi­so aquel pri­mer nú­me­ro que sa­lió en el mes de di­ciem­bre de 1961, me doy cuen­ta de có­mo era de des­me­dra­do,del­ga­do,ra­quí­ti­coy­ca­si­sin co­lor. Pe­ro no me cues­ta com­pren­der que mi na­ci­mien­to hi­cie­ra fe­liz a tan­ta gen­te por­que, des­de que su­fri­mos y per­di­mos una gue­rra muy te­rri­ble que aca­bó en el año 1939, la prohi­bi­ción de pu­bli­car cual­quier ti­po de re­vis­ta en ca­ta­lán, tan­to si era por gran­des co­mo pa­ra pe­que­ños, hi­zo que­se­mea­co­gie­ra­con­mu­choa­fec­to, de tan­to que me ha­bía he­cho es­pe­rar, y tam­bién con te­mor, de tan dé­bil y que­bra­di­zo co­mo pa­re­cía.

Os aho­rra­ré los pro­ble­mas que tu­vie­ron aquel pu­ña­do de per­so­nas que ne­ce­si­ta­ban co­mo el pan que co­mían que sus hi­jos pu­die­ran leer aven­tu­ras, chis­tes e his­to­rias de to­do ti­po en ca­ta­lán. Só­lo os di­ré que cuan­do ya es­ta­ban a pun­to de ha­cer sa­lir el pri­mer nú­me­ro, to­da­vía no me ha­bían bau­ti­za­do. Y fue una tía del pue­blo de uno de los pro­mo­to­res que, cuan­do lo su­po, di­jo: ¡Yo, si fue­ra de vo­so­tros, le pon­dría Ca­vall Fort!”. Mi­ra por dón­de, el nom­bre gus­tó por­que mu­chos ha­bían ju­ga­do de pe­que­ños, a ca­vall fort, por las ca­lles de los pue­blos y las ciu­da­des cuan­do no ha­bía tan­tos co­ches co­mo aho­ra.

Ya me ha­bían bau­ti­za­do. ¡Vi­va! Y a par­tir de aquel mo­men­to, siem­pre ha ha­bi­do un gru­po de per­so­nas que no han pa­ra­do de tra­ba­jar pa­ra ha­cer­me cre­cer: “¡Que si tu­vie­ra que te­ner más y más ho­jas! ¡Que si hi­cie­ra bo­ni­to que tu­vie­ra más y más co­lo­res! ¡Que si lo tu­vie­ran que lle­nar con las his­to­rie­tas y cuen­tos de unos per­so­na­jes avis­pa­dos, sim­pá­ti­cos y va­lien­tes que vi­vie­ran aven­tu­ras de lo más di­ver­ti­das! ¡Que si tu­vie­ra que ex­pli­car de ma­ne­ra bien com­pren­si­ble aque­llo que a ve­ces pa­re­ce os­cu­ro y com­pli­ca­do! Que si...” Y yo los de­ja­ba de­cir y ha­cer por­que a mí me gus­ta mu­cho que se preo­cu­pen pa­ra que ten­ga ca­da día me­jor pin­ta. Y, so­bre to­do, me gus­ta la ca­ra de sa­tis­fac­ción que po­nen los pa­dres cuan­do me re­ci­ben en ca­sa y, to­da­vía más, la de los her­ma­nos que se es­pa­bi­lan pa­ra ser los pri­me­ros de mi­rar­me y leer­me. ¡Qué bien!

La pri­me­ra de mis pá­gi­nas, es de­cir, la por­ta­da, ha con­ta­do siem­pre con los me­jo­res di­bu­jan­tes. Los pri­me­ros tiem­pos, de vez en cuan­do, pa­ra ayu­dar­me a ha­cer ca­mino, par­ti­ci­pa­ron ar­tis­tas de mu­cho re­nom­bre. Ya en el nú­me­ro 44 el gran pin­tor Joan Mi­ró, aquel que tam­bién re­ga­ló a su pue­blo la Fun­da­ción que se cons­tru­yó en la mon­ta­ña de Mont­juïc, en Bar­ce­lo­na, pin­tó una que fue la ad­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.