Löm­ker y Se­rrano: emé­ri­tos de la dis­tri­bu­ción

Los dos je­fes em­ble­má­ti­cos de la dis­tri­bui­do­ra Les Pun­xes re­ci­ben el re­co­no­ci­mien­to de la As­so­cia­ció d’Edi­tors en Llen­gua Ca­ta­la­na por más de 50 años “de ta­rea mo­dé­li­ca, in­no­va­ción y com­pro­mi­so em­pre­sa­rial” con el mun­do del li­bro La Set­ma­na del Lli­bre en

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

Mar­grit Löm­ker y Oriol Se­rrano en el jar­dín de la li­bre­ría Laie

TONI MERIGÓ

Oriol Se­rrano y Mar­grit Löm­ker han si­do unos cu­rran­tes en la som­bra. Los li­bros que he­mos vis­to en las li­bre­rías du­ran­te dé­ca­das, des­ta­ca­dos en los es­tan­tes, en mon­to­nes in­ci­ta­do­res, les de­ben una par­te del pro­ta­go­nis­mo, del éxi­to. El pre­mio Tra­jec­tò­ria, que ya ha ga­lar­do­na­do a otros obre­ros de la cul­tu­ra co­mo tra­duc­to­res, li­bre­ros o pe­rio­dis­tas cul­tu­ra­les –ade­más de los au­to­res, que son ma­yo­ría–, ha pues­to el fo­co es­te año en una pie­za es­con­di­da pe­ro cla­ve de la ma­qui­na­ria edi­to­rial: la dis­tri­bu­ción. Se­rrano y Löm­ker es­tán or­gu­llo­sos de su tra­ba­jo. Los li­bre­ros se lo agra­de­cen. Los edi­to­res es­cu­chan su opi­nión (“no el con­se­jo”, pun­tua­li­za Se­rrano). El año pa­sa­do, cuan­do ce­le­bra­ron el 50.º aniver­sa­rio de Les Pun­xes, char­la­ron, son­rie­ron, abra­za­ron y re­ci­bie­ron el ca­lor de unos 300 edi­to­res y li­bre­ros de to­da Es­pa­ña. ¿Por qué?

Pe­ro pri­me­ro pre­sen­té­mos­los. Oriol Se­rrano tie­ne la plan­ta de un ga­lán de tea­tro, voz gra­ve, de­ter­mi­na­ción.

Tie­ne 78 años, pe­ro to­da­vía se mue­ve con la ele­gan­cia de los 30. Re­co­no­ce que lle­gó al li­bro por ca­sua­li­dad. No iba bien en los es­tu­dios, así que se pu­so a tra­ba­jar con 16 años. “Po­dría ha­ber si­do un ban­co, una tien­da..., pe­ro fue una edi­to­rial: la Ver­ga­ra”. Em­pe­zó co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo y, cuan­do la edi­to­rial em­pe­zó a pro­du­cir dis­cos, se ofre­ció pa­ra ir­los a ven­der a las tien­das. Aque­llo sí que le gus­ta­ba. Des­pués fue free­lan­ce, has­ta in­gre­sar en Les Pun­xes, una li­bre­ría pro­gre que en 1968 pa­só a ser tam­bién dis­tri­bui­do­ra. Fue­ra del tra­ba­jo, fue pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­nos de Sant Antoni de Bar­ce­lo­na du­ran­te diez años, y lo aban­do­nó con la de­mo­cra­cia mu­ni­ci­pal aca­ba­da de es­tre­nar, en 1981. Pa­ra ma­tar el gu­sano aso­cia­ti­vo, co­la­bo­ró con un gru­po de ami­gos pa­ra re­pre­sen­tar El ball ro­bat, de Joan Oli­ver. Des­de en­ton­ces, una obra ca­da año (ha si­do el Tar­tu­fo de Mo­liè­re, Mitch de Un tran­vía lla­ma­do de­seo, el John Mal­com de Me­sas se­pa­ra­das...).

Mar­grit Löm­ker na­ció en Bre­men, Ale­ma­nia. Es una mu­jer eje­cu­ti­va, que con­tes­ta rá­pi­do a las pre­gun­tas, que quie­re cen­trar­se en lo esen­cial (¡qué ben­di­ción de­be de ser en las reunio­nes!). Tie­ne 76 años y la ener­gía de los 20. Cuan­do te­nía 19 to­mó una de­ci­sión: ha­bien­do es­tu­dia­do ya es­pa­ñol, ade­más del in­glés pre­cep­ti­vo, vino a Bar­ce­lo­na a me­jo­rar­lo. Se ma­tri­cu­ló en una es­cue­la sui­za pa­ra ex­tran­je­ros, que di­ri­gía una maes­tra –“ex­ce­len­te”, di­ce Löm­ker– de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, re­pre­sa­lia­da con la prohi­bi­ción de en­se­ñar a los ni­ños. Se enamo­ró de la ciu­dad y se que­dó. Tra­ba­jó en va­rias em­pre­sas, en los de­par­ta­men­tos de ex­por­ta­ción-im­por­ta­ción (Me­ta­lúr­gi­ca San Mar­tín, Mue­bles La Fá­bri­ca...), y en la re­vis­ta Doc­tor .En una ver­be­na de Sant Joan co­no­ció a Fe­li­pe Pal­ma, an­tes de que fue­ra so­cio de Les Pun­xes, con quien se ca­só. Löm­ker, pues, en­tró a tra­ba­jar en el mun­do del li­bro tam­bién un po­co por ca­sua­li­dad o qui­zá más bien por amor. En el año 1982, sin em­bar­go, Fe­li­pe mu­rió de cán­cer, con só­lo 42 años. Löm­ker he­re­dó las ac­cio­nes y se pu­so al fren­te de lo que Les Pun­xes ne­ce­si­ta­ba jus­to en­ton­ces: la ex­pan­sión de la red co­mer­cial por to­da Es­pa­ña. Pre­ci­sa­men­te cui­dar de esa red y dia­lo­gar fue su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal has­ta ha­ce muy po­co, con via­jes con­ti­nuos.

Aho­ra, Se­rrano si­gue yen­do ca­da día a Les Pun­xes, le gus­ta man­te­ner el con­tac­to con edi­to­res y li­bre­ros. Löm­ker, en cam­bio, se ju­bi­ló, pe­ro asis­te a los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción, men­sua­les, y a las co­mi­das o reunio­nes que ha­ga fal­ta. Son dos dis­tri­bui­do­res emé­ri­tos, e irra­dian sa­bi­du­ría­yex­pe­rien­cia,un­bienpre­cia­do por quien quie­re na­ve­gar sin nau­fra­gar en las aguas tur­bu­len­tas de los mer­ca­dos. Du­ran­te años han te­ni­do mi­tad y mi­tad de las ac­cio­nes, “he­mos man­da­do igual”, y ase­gu­ran que sin con­flic­tos. Han res­pe­ta­do las ideas del otro, aun­que a ve­ces no las com­par­tían: “Si va bien genial, si no, nin­gún re­pro­che”. Po­co a po­co van com­ple­tan­do un tras­pa­so de las ac­cio­nes ha­cia tres pun­ta­les de la em­pre­sa, los tres res­pon­sa­bles res­pec­ti­va­men­te de lo­gís­ti­ca, ad­mi­nis­tra­ción y co­mer­cial, que aca­ba­rán sien­do ma­yo­ría.

En­ton­ces... ¿por qué el re­co­no­ci­mien­to que re­ci­ben, por qué el mis­mo pre­mio Tra­jec­tò­ria? Son unos in­ter­me­dia­rios, y en la cul­tu­ra po­pu­lar la in­ter­me­dia­ción no es­tá bien vis­ta, co­mo si fue­ra un es­la­bón in­ne­ce­sa­rio. En el mun­do del li­bro no es así. El edi­tor ten­dría que sa­cri­fi­car una par­te in­gen­te de su tiem­po pa­ra in­ter­ac­cio­nar con la mi­ría­da de li­bre­rías del te­rri­to­rio. Son re­co­no­ci­dos por eso, pe­ro por otros mo­ti­vos tam­bién. Por qué son de fiar. Por­que son rá­pi­dos. Por­que son efi­ca­ces. Por­que­lo­se­di­to­re­ses­cu­chan­co­nin­te­rés la opi­nión so­bre las no­ve­da­des, for­ma­da so­bre la ex­pe­rien­cia de otras cam­pa­ñas, de an­ti­guas no­ve­da­des, de otras cir­cuns­tan­cias, una ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal pues­ta al ser­vi­cio de ven­der más li­bros. Por­que va­lo­ran su cri­te­rio pa­ra es­co­ger la fe­cha de lan­za­mien­to, por­que son ellos los que ha­blan con las li­bre­rías, los que co­no­cen sus di­fi­cul­ta­des, sus bre­gas con los stocks, los di­fe­ren­tes per­fi­les. Y, por otra par­te, por­que los li­bre­ros tam­bién re­ci­ben el ses­go de un li­bro, el im­pul­so que hay de­trás, el nú­cleo de su va­lor, lo que el edi­tor es­tá­de­ci­di­doaa­pos­tar.

El pre­mio po­ne el acen­to en el pa­pel cla­ve de la dis­tri­bu­ción en la ma­qui­na­ria edi­to­rial, a me­nu­do me­nos­pre­cia­do

ÁN­GE­LA SIL­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.