Las puer­tas de la cár­cel

El pen­sa­mien­to

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s - JOR­DI AMAT

¿No ha­bía es­tu­dia­do in­ge­nie­ría? ¿Pa­ra qué una edi­to­rial? Pe­ro su pa­dre –em­pre­sa­rio me­ta­lúr­gi­co– no pu­do ha­cer otra co­sa que acep­tar su atra­bi­lia­ria de­ci­sión, pe­ro al ayu­dar a su hi­jo la­men­tó es­tar abrién­do­le las puer­tas de la cár­cel: la apues­ta de Ana­gra­ma se­ría la sub­ver­sión. Jor­ge He­rral­de lo ha­bía ima­gi­na­do al­gu­na otra vez, pe­ro fue du­ran­te el úl­ti­mo tri­mes­tre de 1967 cuan­do el pro­yec­to se en­ca­rri­ló. A la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, cu­ya bru­ta­li­dad au­to­ri­ta­ria ya era la de una re­pre­sión sal­va­je y se­nil, la di­si­den­cia de los jó­ve­nes se le iba de las ma­nos. No pu­do blo­quear­se la pe­ne­tra­ción de ese rui­do ra­di­cal. En dis­co­te­cas que se mul­ti­pli­ca­ban, en fá­bri­cas o asam­bleas uni­ver­si­ta­rias se es­cu­cha­ban las re­ver­be­ra­cio­nes de una re­vo­lu­ción po­li­fó­ni­ca. Y la nue­va edi­to­rial na­ció pa­ra po­ner en cir­cu­la­ción los dis­cur­sos de esa re­vo­lu­ción que re­pen­sa­ba des­de el su­je­to y la so­cie­dad has­ta la po­lí­ti­ca y el po­der.

El 10 de enero de 1968 He­rral­de lla­ma a la agen­cia Bal­cells pa­ra in­tere­sar­se por Le dis­cours de la gue­rre, ópe­ra pri­ma de un tal Glucks­mann que to­do un man­da­rín del mo­men­to –La­can– aca­ba de elo­giar en un se­mi­na­rio so­bre psi­coa­ná­li­sis en la ca­pi­tal de los in­te­lec­tua­les que si­gue sien­do Pa­rís. Son los sig­nos del tiem­po. Ma­yo es­tá al caer y el tu­mul­to en mo­vi­mien­to. En abril de 1969 el ca­tá­lo­go lo es­tre­na un re­fe­ren­te de ese cor­to­cir­cui­to in­ter­na­cio­nal: es H.M. En­zens­ber­ger, cu­ya tra­yec­to­ria se­rá con­ver­gen­te a la evo­lu­ción de la edi­to­rial. En esa pri­me­ra sa­li­da lo acom­pa­ña­rán un clá­si­co con­tem­po­rá­neo –la tra­duc­ción ca­ta­la­na de L’ofi­ci de viu­re de Pa­ve­se– y un do­cu­men­to an­ti­so­vié­ti­co –Los pro­ce­sos de Mos­cú–. La con­fluen­cia de es­tas obras de no fic­ción re­ve­la ya lo que se­rá el ba­jo con­ti­nuo de un pro­gra­ma de in­ter­ven­ción fun­da­men­tal del úl­ti­mo me­dio si­glo: an­ti­au­to­ri­ta­ris­mo, exi­gen­cia es­té­ti­ca, crí­ti­ca al sis­te­ma do­mi­nan­te.

Pa­sa­dos los años, in­ter­pre­ta­do con su in­te­li­gen­cia (iró­ni­ca, vi­pe­ri­na), He­rral­de de­fi­ni­ría ese ci­clo co­mo el de la “ca­cha­rre­ría in­te­lec­tual”. Di­ga­mos que a tra­vés de sus li­bros la eli­te de esa ge­ne­ra­ción se tra­gó una em­pa­na­da con­si­de­ra­ble –de Mao a Alt­hus­ser pa­san­do por la lin­güís­ti­ca y el es­truc­tu­ra­lis­mo–. Di­ga­mos, al mis­mo tiem­po, que la era de la teo­ría aca­bó por di­sol­ver al gran Mo­loch, ese Dios que re­pre­sen­ta­ba una con­cien­cia oc­ci­den­tal cau­ti­va y del que Gins­berg ha­bló en Howl (Au­lli­do)–poe­ma y pro­ce­so ju­di­cial que han si­do ma­te­ria de un li­bro pa­ra mí icó­ni­co del ca­tá­lo­go­deA­na­gra­ma–.Di­ga­mos­que­so­bre el te­rri­to­rio crea­do por esa di­so­lu­ción, y a tra­vés de la co­lec­ción Ar­gu­men­tos, en la cul­tu­ra es­pa­ño­la en­tró lo me­jor de la post­mo­der­ni­dad y se su­po sin­cro­ni­zar con la re­ge­ne­ra­ción del en­sa­yis­mo lo­cal que se im­pul­só des­de el pre­mio ga­na­do por pri­me­ras es­pa­das de la cul­tu­ra de la tran­si­ción (en una pa­rá­bo­la que arran­ca con Ru­bert de Ven­tós y lle­ga a Verdú tras pa­sar por Trias, Co­lo­mer o Sa­va­ter). Di­ga­mos que He­rral­de, co­mo in­ge­nie­ro, di­se­ñó una es­truc­tu­ra edi­to­rial tan só­li­da que lo­gró de­rrum­bar la cár­cel.

Des­de la se­gun­da mi­tad de los no­ven­ta –des­de Bloom, Sacks y has­ta Sen­net–, más que ahon­dar por la vía de la sub­ver­sión, Ar­gu­men­tos se con­so­li­dó co­mo una re­fe­ren­cia al mis­mo tiem­po de pro­gre­sis­mo ra­zo­na­do y al­ta exi­gen­cia cul­tu­ral. Di­ría que la apues­ta ac­tual, sin aban­do­nar esa vía, pre­ten­de rear­mar una in­ter­pre­ta­ción crí­ti­ca en un tiem­po de cri­sis de la de­mo­cra­cia. Tal vez el eje de esa in­ter­ven­ción sea Žižek, pe­ro su des­plie­gue es mu­cho más am­plio –na­da lo evi­den­cia tan cla­ra­men­te co­mo El en­tu­sias­mo de Re­me­dios Za­fra– y los dar­dos que son los Nue­vos Cua­der­nos Ana­gra­ma se han con­ver­ti­do en fe­cun­do cam­po de prue­bas pa­ra ir pen­san­dou­na­nue­va­sen­si­bi­li­dad. Jor­ge He­rral­de tra­ba­jan­do en la se­de de la edi­to­rial en una fo­to­gra­fía del 2017 Jor­ge He­rral­de y su mu­jer (y mano de­re­cha), La­li Gu­bern, con Tom Wol­fe en ca­sa del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se en 1988 LLÀTZER MOIX

Si evo­ca­ra mis años de apren­di­za­je pe­rio­dís­ti­co, aso­ma­rían pri­me­ro en el re­cuer­do pro­fe­so­res co­mo Iván Tu­bau o Ser­gi Schaaff, que fo­men­ta­ban en­tre los alum­nos una apro­xi­ma­ción más li­bre que aca­dé­mi­ca a sus ma­te­rias. Y tam­bién pe­rio­dis­tas co­mo Xavier Roig o Jo­sep Ma­ria Sò­ria, que orien­ta­ron mi ate­rri­za­je la­bo­ral, cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en Ca­ta­lun­ya Ex­press, ha­ce 43 años, en­se­ñán­do­me a com­pa­ti­bi­li­zar la li­ber­tad con cier­to orden. Pe­ro jun­to a esas fuen­tes de co­no­ci­mien­to, de­bo men­cio­nar una ter­ce­ra: los li­bros de gran­des pe­rio­dis­tas con­tem­po­rá­neos que a prin­ci­pios de los se­ten­ta em­pe­za­ron a ser tra­du­ci­dos al cas­te­llano.

Re­cuer­do, a mo­do de pri­me­ra pie­dra, La iz­quier­da ex­qui­si­ta & Mau­mauan­do al pa­ra­cho­ques, una obra so­bre las fric­cio­nes, a ve­ces có­mi­cas, en­tre cla­ses so­cia­les en EE.UU., que Tom Wol­fe, uno de los pa­dres fun­da­do­res del Nue­vo Pe­rio­dis­mo, des­cri­bió­de­mo­do­des­lum­bran­te­yA­na­gra

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.