An­nie Ar­naux: pai­sa­je tras el amor

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - Des­do­bla­mien­to Hue­llas

EVA MUÑOZ

El pres­ti­gio­so pre­mio For­men­tor ha re­co­no­ci­do es­te año la tra­yec­to­ria de la es­cri­to­ra fran­ce­sa An­nie Er­naux. Na­ci­da en la lo­ca­li­dad nor­man­da de Li­lle­bon­ne en 1940, Er­naux es au­to­ra de una vein­te­na de li­bros de ca­rác­ter emi­nen­te­men­te au­to­bio­grá­fi­co, en­tre los que des­ta­can El lu­gar, La ver­güen­za, El acon­te­ci­mien­to, La mu­jer he­la­da, Me­mo­ria de chi­ca, No he sa­li­do de mi no­che, El uso de la fo­to o Los años; los cin­co úl­ti­mos pu­bli­ca­dos en Es­pa­ña por Ca­ba­ret Vol­tai­re.

De len­gua­je des­nu­do y na­tu­ra­le­za in­ti­mis­ta, la es­cri­tu­ra de Er­naux re­vis­te un per­fil singular den­tro del pa­no­ra­ma de la au­to­fic­ción o li­te­ra­tu­ra del yo (ca­te­go­rías en las que rehú­sa en­cua­drar­se). Esa sin­gu­la­ri­dad pro­ba­ble­men­te ra­di­ca en la dis­tan­cia que la au­to­ra pa­re­ce to­mar de la per­so­na que es o que fue cuan­do la abor­da li­te­ra­ria­men­te y que a ve­ces se tra­du­ce en el uso de la ter­ce­ra per­so­na. Un dis­tan­cia­mien­to del que tam­bién da fe el len­gua­je di­rec­to y des­po­ja­do, an­ti­rre­tó­ri­co. No hay com­pla­cen­cia ni nos­tal­gia en su re­la­to sino vo­lun­tad de com­pren­der, de aprehen­der la reali­dad, lo acon­te­ci­do, lo que se ocul­ta o se es­ca­mo­tea: el de­seo, la ver­güen­za, el tiem­po, ejes que ar­ti­cu­lan su es­cri­tu­ra. La au­to­ra con­ju­ga cons­tan­te­men­te la ne­ce­si­dad de co­no­cer có­mo ope­ran esas pul­sio­nes y di­men­sio­nes que con­tie­nen la vi­da, y la vo­lun­tad de tras­cen­der la vi­ven­cia in­di­vi­dual pa­ra al­can­zar la his­to­ria co­lec­ti­va, me­ca­nis­mo que es es­pe­cial­men­te vi­si­ble en Los años.

En

Me­mo­ria de chi­ca,

An­nie Er­naux se su­mer­ge en el ve­rano de 1958, el de su pri­me­ra no­che con un hom­bre, en la co­lo­nia de S, en el Or­ne. Una no­che que iba a cons­ti­tuir un “agu­je­ro in­ca­li­fi­ca­ble” en el te­ji­do de la me­mo­ria. Y sin du­da lo más in­tere­san­te de es­te bre­ve pe­ro ma­gis­tral li­bro es la co­exis­ten­cia en la na­rra­ción de las dos iden­ti­da­des de la au­to­ra: la de sus die­ci­ocho años y la ac­tual. Er­naux re­nun­cia a fun­dir a am­bas en un so­lo yo y op­ta por di­so­ciar a la pri­me­ra de la se­gun­da con el fin de “ex­plo­rar el abis­mo en­tre la es­pan­to­sa reali­dad de lo que ocu­rre, en el mo­men­to en que ocu­rre y la ex­tra­ña reali­dad que re­vis­te, años des­pués, lo que ha ocu­rri­do”. Una vo­lun­tad pues de des­en­tra­ñar la ver­dad que Er­naux en­tien­de co­mo la ma­yor fi­de­li­dad po­si­ble a la reali­dad (de lo su­ce­di­do, de lo sen­ti­do) a tra­vés del len­gua­je.

Esa con­tra­po­si­ción de vo­ces que en­con­tra­mos en Me­mo­ria de chi­ca adop­ta en El uso de la fo­to di­ver­sas for­mas: la exis­ten­cia de dos mi­ra­das, una pa­sa­da y otra ac­tual, pe­ro tam­bién la su­ya y la de su aman­te. El ori­gen de es­te singular e im­por­tan­te li­bro es­tá en el de­seo de la au­to­ra de fo­to­gra­fiar el pai­sa­je tras el amor: la suer­te de bo­de­gón o na­tu­ra­le­za muer­ta que, a la ma­ña­na si­guien­te, con­for­man la me­sa con los res­tos de la ce­na, las si­llas des­pla­za­das, la ro­pa re­vuel­ta y ti­ra­da en La ga­na­do­ra del pre­mio For­men­tor 2019, An­nie Er­naux

cual­quier par­te que ates­ti­gua la ur­gen­cia de los cuer­pos al des­pren­der­se de ella… Hay al­go pro­fun­da­men­te li­be­ra­dor e in­clu­so sub­ver­si­vo en el ar­te­fac­to de Er­naux: la his­to­ria de la que se da cuen­ta a tra­vés de la su­ce­sión de fo­tos y las co­rres­pon­dien­tes na­rra­cio­nes en las que se al­ter­nan las vo­ces de la es­cri­to­ra y de su aman­te, el tam­bién es­cri­tor Marc Ma­rie, es la de una pa­sión amo­ro­sa en el mo­men­to en que ella, una mu­jer de se­sen­ta y tres años, vein­te años ma­yor que él, su­fre un cán­cer de pe­cho. Lo que en el ima­gi­na­rio con­ven­cio­nal es un pe­rio­do de en­fer­me­dad y su­fri­mien­to, aso­cia­do a la muer­te y en las an­tí­po­das del ero­tis­mo, es aquí el mo­men­to de la vi­ven­cia de una pa­sión amo­ro­sa, de un cuer­po que es mos­tra­do a un tiem­po in­ter­ve­ni­do y desea­do.

Des­ta­ca una irre­duc­ti­ble vo­lun­tad de ser ella mis­ma, sin ple­gar­se a pres­crip­ción ni a ideo­lo­gías

His­to­ria de amor, re­la­to eró­ti­co, suer­te de en­sa­yo acer­ca del uso y los lí­mi­tes de la fo­to­gra­fía, in­da­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.