Ig­na­cio Zu­loa­ga, Franco y la Es­pa­ña inedu­ca­da

Re­co­rri­do Re­fe­ren­te mun­dial de la pin­tu­ra fi­gu­ra­ti­va en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, Zu­loa­ga (1870-1945) fi­jó en el ima­gi­na­rio in­ter­na­cio­nal una Es­pa­ña ru­ral y ar­cai­ca, atá­vi­ca y mís­ti­ca. Al fi­nal de su vi­da sir­vió al fran­quis­mo

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

Zu­loa­ga pin­tó mu­cho a sus tres pri­mas, aquí hay dos ejem­plos; las mi­ra­das y las son­ri­sas son de mu­je­res gua­pas y re­suel­tas

XAVIER MAS DE XAXÀS

Ig­na­cio Zu­loa­ga fue un su­per­ven­tas in­ter­na­cio­nal. Con Joa­quín So­ro­lla, el más re­co­no­ci­do de los pin­to­res es­pa­ño­les en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, un re­fe­ren­te mun­dial del re­tra­to y de la pin­tu­ra fi­gu­ra­ti­va. Fue hi­jo de la bur­gue­sía vas­ca y lo edu­ca­ron los je­sui­tas en Pa­rís, Ro­ma y Ma­drid. Vi­vió ca­si me­dio si­glo en la ca­pi­tal fran­ce­sa, don­de co­no­ció a su es­po­sa, na­cie­ron sus hi­jos y en­ta­bló amis­tad con Ro­din, Ril­ke y otros gi­gan­tes de la cul­tu­ra. Re­co­rrió Europa y triun­fó en Nue­va York, don­de en 1925 pin­tó, por en­car­go de una agen­cia de re­la­cio­nes pú­bli­cas, el re­tra­to de un pia­nis­ta a cam­bio de 20.000 dó­la­res, su­ma as­tro­nó­mi­ca pa­ra una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad.

A pe­sar de su éxi­to co­mer­cial y ar­tís­ti­co, Zu­loa­ga ha te­ni­do una re­la­ción am­bi­va­len­te con Es­pa­ña. Pri­me­ro por­que ayu­dó a per­pe­tuar la ima­gen de un país tre­men­dis­ta, ru­ral, atá­vi­co y mís­ti­co que fue muy aplau­di­da­fue­ra­pe­ro­muy­cri­ti­ca­da­den­tro. Y des­pués, por­que pin­tó al ge­ne­ral Fran­cis­co Franco y a otros miem­bros del ré­gi­men, al que sir­vió con su ar­te.

Ejem­plo de la di­fi­cul­tad de abor­dar a Zu­loa­ga es que la ex­po­si­ción

an­to­ló­gi­ca que le de­di­ca el mu­seo de Be­llas Ar­tes de Bil­bao es la pri­me­ra. La fun­da­ción Map­fre re­pa­só ha­ce dos años su pa­so por Pa­rís en­tre 1891 y 1914, pe­ro no ha si­do has­ta aho­ra, 72 años des­pués de su muer­te, que se ha

he­cho un ver­da­de­ro es­fuer­zo pa­ra en­ten­der a Zu­loa­ga. De ello se han en­car­ga­do los co­mi­sa­rios, Javier Novo Gon­zá­lez y Mikel Lert­xun­di Ga­lia­na, que han tra­ba­ja­do du­ran­te cin­co años pa­ra re­unir 95 obras –60 ‘La víc­ti­ma de la fies­ta’, uno de los lien­zos más em­ble­má­ti­cos de Zu­loa­ga iné­di­tas– y han con­fec­cio­na­do un ca­tá­lo­go im­pres­cin­di­ble.

La mues­tra pre­sen­ta a un Zu­loa­ga jo­ven y au­to­di­dac­ta en Pa­rís, ins­pi­ra­do por el im­pre­sio­nis­mo y el na­tu­ra­lis­mo, así co­mo por el rea­lis­mo de cor­te so­cial. Lue­go es­tá el pin­tor que en Se­vi­lla y Se­go­via se rin­de a la tra­di­ción pic­tó­ri­ca es­pa­ño­la co­mo se­gui­dor de El Gre­co, Ri­be­ra, Ve­láz­quez, Zur­ba­rán y Go­ya. Sur­gen los pai­sa­jes de ho­ri­zon­tes ba­jos y cie­los ator­men­ta­dos, los per­so­na­jes hir­su­tos en un me­dio hos­til. Es­ta Es­pa­ña ne­gra pue­de ser alegre, exó­ti­ca y ro­mán­ti­ca, es­pe­cial­men­te cuan­do pin­ta a sus pri­mas –mu­je­res gua­pas y re­suel­tas–, pe­ro, por en­ci­ma de to­do, es una Es­pa­ña po­bre, sal­va­je y re­li­gio­sa, co­mo de­mues­tra el tre­men­dis­mo en­tre ce­ja y ce­ja de El al­cal­de de Río Mo­ro, El poe­ta don Mi­guel y El enano Gre­go­rio el bo­te­ro.

El do­mi­nio de la téc­ni­ca y la com­po­si­ción

La ex­po­si­ción ex­clu­ye un gran lien­zo de Franco por­que “co­mo so­cie­dad no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ver­lo”

que le hi­zo rico y fa­mo­so a prin­ci­pios del si­glo XX –el re­tra­to de la poe­ti­sa Mat­hieu de Noai­lles es pa­ra­dig­má­ti­co– la uti­li­zó en 1940, al fi­nal de su carrera, pa­ra pin­tar a Fran­cis­co Franco. Zu­loa­ga co­lo­ca al dic­ta­dor en lo al­to de un ce­rro, so­bre el va­lle de Cuel­ga­mu­ros, don­de aca­ba de or­de­nar la cons­truc­ción de un mo­nu­men­to a los caí­dos. Lo pin­ta co­mo un hé­roe in­vic­to, con boi­na roja de re­que­té, ca­mi­sa azul de fa­lan­gis­ta, bo­tas y pan­ta­lo­nes mi­li­ta­res, fa­jín de ge­ne­ra­lí­si­mo y una ban­de­ra es­pa­ño­la que lo arro­pa.

Es­te lien­zo es el re­su­men de una carrera ar­tís­ti­ca y de un com­pro­mi­so po­lí­ti­co, pe­ro no es­tá en la ex­po­si­ción. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Franco y se en­cuen­tra bien con­ser­va­do en el pa­zo de Mei­rás. Los co­mi­sa­rios qui­sie­ron ex­po­ner­lo por su va­lor ar­tís­ti­co pe­ro so­pe­sa­ron la car­ga po­lí­ti­ca que su­pon­dría. El pre­ce­den­te del asal­to a la es­ta­tua ecues­tre de Franco de­ca­pi­ta­do en el Born de Bar­ce­lo­na (2016) les hi­zo desis­tir. “Aún no es­ta­mos pre­pa­ra­dos co­mo so­cie­dad pa­ra ver es­ta pin­tu­ra –ex­pli­ca Mi­guel Zu­ga­za, di­rec­tor del mu­seo–. No, al me­nos, pa­ra ver­la co­mo una obra de ar­te. Hu­bié­ra­mos te­ni­do que pro­te­ger­la con guar­dias de se­gu­ri­dad y, sin du­da, ha­bría eclip­sa­do al res­to de la ex­po­si­ción. No hu­bié­ra­mos vis­to el ar­te de Zu­loa­ga sino al Zu­loa­ga que sim­pa­ti­zó con el fran­quis­mo, y es­te no era nues­tro ob­je­ti­vo”.

La Es­pa­ña ne­gra que pin­tó Zu­loa­ga ha des­apa­re­ci­do pe­ro es­ta au­to­cen­su­ra de­mues­tra la per­sis­ten­cia de una Es­pa­ña inedu­ca­da, in­ca­paz to­da­vía de afron­tar su pa­sa­do re­cien­te, aun­que­seaa­tra­vés­de­lar­te.

Zu­loa­ga 1870-1945

MU­SEO DE BE­LLAS AR­TES DE BIL­BAO. WWW. MUSEOBILBA­O.COM.HAS­TA EL 20 DE OC­TU­BRE

EFE

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.