Jó­ve­nes en pie de gue­rra por el cli­ma

En­sa­yo La lu­cha es­tu­dian­til por el cam­bio cli­má­ti­co aban­de­ra­do por Gre­ta Thun­berg lle­ga en for­ma de li­bros que ur­gen a los po­lí­ti­cos a to­mar me­di­das

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - La re­vo­lu­ción en ca­sa

AN­TÒ­NIA JUS­TÍ­CIA

No es muy co­mún en­con­trar li­bros de en­sa­yo en el ám­bi­to de la li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil. Me­nos aún, li­bros cla­ra­men­te des­ti­na­dos a re­pren­der a la cla­se po­lí­ti­ca de to­do el mun­do. Pe­ro la jo­ven ac­ti­vis­ta sue­ca Gre­ta Thun­berg (Es­to­col­mo, 2003) ha abier­to el ca­mino, y de igual for­ma que co­men­zó su re­vuel­ta es­tu­dian­til por el cam­bio cli­má­ti­co y que aho­ra si­guen mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do, aho­ra ha­ce lo pro­pio con Cam­bie­mos el mun­do, don­de po­ne so­bre el pa­pel su lla­ma­mien­to por la su­per­vi­ven­cia del pla­ne­ta. Un tes­ti­go que han re­co­gi­do en Bél­gi­ca las jó­ve­nes ac­ti­vis­tas Anu­na De We­ver (2001) y Ky­ra Gan­tis (2001) en El cli­ma so­mos no­so­tras yen Es­pa­ña el es­tu­dian­te de bio­lo­gía Lu­cas Ba­rre­ro (Ara­ce­na, Huelva, 1997) en El mun­do que nos de­jáis. Tres li­bri­tos de ape­nas un cen­te­nar de pá­gi­nas car­ga­dos de ar­gu­men­tos que sim­bo­li­zan y ates­ti­guan la in­dig­na­ción de los jó­ve­nes an­te el cam­bio cli­má­ti­co. EU­ROS (A LA VEN­TA EL 13 DE NO­VIEM­BRE)

“Lo ha­go por­que vo­so­tros, adul­tos, os es­táis ca­gan­do en mi fu­tu­ro”. Fra­se tex­tual de Gre­ta Thun­berg cuan­do un pe­rio­dis­ta del bri­tá­ni­co The Guar­dian le pre­gun­tó acer­ca de la pro­tes­ta en so­li­ta­rio que ini­ció en agos­to del 2018 y que re­pi­tió ca­da vier­nes an­te

La re­vo­lu­ción de Gre­ta co­men­zó en su ca­sa. Su ma­dre, Ma­le­na Ern­man, fa­mo­sa can­tan­te lí­ri­ca de Sue­cia, lo ex­pli­ca en pri­me­ra per­so­na en Nues­tra ca­sa es­tá ar­dien­do, un du­ro li­bro so­bre có­mo Gre­ta de­jó de ha­blar y co­mer has­ta que to­do en­ca­jó tras ser diag­nos­ti­ca­da con el sín­dro­me de As­per­ger, y su vuel­co to­tal por el cli­ma, al que arras­tró a to­da la fa­mi­lia: “Gre­ta per­te­ne­cía a esa mi­no­ría de per­so­nas que po­dían de­tec­tar el dió­xi­do de car­bono a sim­ple vis­ta. Ver lo in­vi­si­ble. Ver ese abis­mo in­co­lo­ro, inodo­ro y si­len­cio­so que nues­tra ge­ne­ra­ción ha ele­gi­do ob­viar”, re­la­ta una ma­dre dis­pues­ta a dar­nos a co­no­cer to­dos los por­me­no­res que en­vuel­ven a su hi­ja, hoy con­ver­ti­da en sím­bo­lo.

En la mis­ma lí­nea dis­cur­si­va de Cam­bie­mos el mun­do se pre­sen­ta El cli­ma so­mos no­so­tras, don­de las ac­ti­vis­tas Anu­na y Ky­ra es­cri­ben una car­ta al mun­do pa­ra de­nun­ciar que “he­mos uti­li­za­do el pla­ne­ta co­mo una tar­je­ta de cré­di­to”. In­tere­san­te cuan­do de­nun­cian que to­da su vi­da han si­do edu­ca­das en el ci­vis­mo, la de­mo­cra­cia, la to­le­ran­cia y el res­pe­to por el me­dio am­bien­te, pe­ro que cuan­do les ha lle­ga­do la ho­ra de pro­tes­tar por lo que con­si­de­ran “una ca­tás­tro­fe in­mi­nen­te” se las en­vía a ca­sa pi­dién­do­les que “sean bue­nas chi­cas”.

Por su par­te, el jo­ven bió­lo­go Lu­cas Ba­rre­ro do­ta su dis­cur­so de un com­po­nen­te más cien­tí­fi­co, apo­yán­do­se en los da­tos pa­ra dar más em­pa­que a su lla­ma­mien­to. Al­gu­nos ejem­plos: en el úl­ti­mo si­glo, el nú­me­ro de ver­te­bra­dos ha dis­mi­nui­do un 60%; en los úl­ti­mos 75 años un ter­cio de las tie­rras de cul­ti­vo se han con­ver­ti­do en yer­mas. Ni que ha­blar de las tem­pe­ra­tu­ras. En la ola de ca­lor del pa­sa­do ju­nio se ba­tie­ron ré­cords, por ejem­plo, en Gi­ro­na con 43,9 ºC o paí­ses co­mo Fran­cia,don­de­se­re­gis­tra­ron­pi­cos­de 45,9 ºC. Li­bros, to­dos ellos, que a pe­sar de ex­po­ner lo ca­tas­tró­fi­co de la si­tua­ción cli­má­ti­ca, abren una ven­ta­na a la es­pe­ran­za de que las co­sas cam­biensi­la­con­cien­cia­ció­nes­glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.