Amar aun es­cla­vo

No­ve­la Ian McE­wan re­fle­xio­na sobre la res­pon­sa­bi­li­dad que com­por­ta la creación de vi­da ar­ti­fi­cial

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

ÁL­VA­RO COLOMER

Así re­su­mió Phi­lip K. Dick nues­tro fu­tu­ro in­me­dia­to: “Al­gún día un ser hu­mano po­drá des­pe­da­zar a un ro­bot sa­li­do di­rec­ta­men­te de una fá­bri­ca de Ge­ne­ral Elec­tric y, para su sor­pre­sa, lo ve­rá llo­rar y san­grar. Y el ro­bot mo­ri­bun­do po­drá a su vez des­pe­da­zar al hom­bre y, tam­bién para su sor­pre­sa, ve­rá un hu­mi­llo gris que sa­le de la bom­ba eléc­tri­ca que anida allí donde, por sen­ti­do co­mún, de­be­ría es­tar el co­ra­zón del hom­bre. Se­rá sin du­da un gran mo­men­to de ver­dad para am­bos”. Es­ta re­fle­xión del es­cri­tor que, con per­mi­so de Isaac Asi­mov y Mary She­lley, hu­ma­ni­zó para siem­pre a los se­res ar­ti­fi­cia­les pal­pi­ta en ca­da uno de los ca­pí­tu­los de

Má­qui­nas co­mo yo, no­ve­la con la que Ian McE­wan vuel­ve a po­ner el fo­co sobre un per­so­na­je fran­ca­men­te es­tra­fa­la­rio. Y es que, si en

Cás­ca­ra de nuez con­vir­tió a un fe­to en na­rra­dor, aho­ra co­lo­ca a un ro­bot en el cen­tro de la historia.

El ar­gu­men­to arran­ca con un trein­ta­ñe­ro mal­cria­do, in­ma­du­ro y sim­plón que com­pra un ejem­plar del pri­mer hu­ma­noi­de sin­té­ti­co lan­za­do al mer­ca­do. La cria­tu­ra es un ser in­ta­cha­ble: her­mo­so, in­te­li­gen­te, ho­nes­to. De he­cho, es tan per­fec­to que en­se­gui­da in­co­mo­da­rá tan­to al pro­ta­go­nis­ta co­mo a su pa­re­ja, una mu­jer car­ga­da de se­cre­tos que bus­ca­rá el la­do más car­nal del re­cién lle­ga­do.

McE­wan se ad­hie­re con es­ta no­ve­la a la lar­guí­si­ma tra­di­ción de es­cri­to­res que han re­fle­xio­na­do sobre la res­pon­sa­bi­li­dad que com­por­ta la creación de vi­da ar­ti­fi­cial, y no es di­fí­cil en­con­trar en Má­qui­nas co­mo yo cons­tan­tes gui­ños a to­do el ar­co de cien­cia fic­ción ro­bó­ti­ca que arran­ca con R.U.R., de Ka­rel Ca­pek, y se ex­tien­de has­ta Nun­ca me aban­do­nes, de Ka­zuo Is­hi­gu­ro, en­tre otros. De he­cho, la bi­blio­gra­fía sobre es­ta te­má­ti­ca es tan ex­ten­sa que en oca­sio­nes el lec­tor tie­ne la sen­sa­ción de que ya ha leí­do la no­ve­la de McE­wan. Los temas sobre los cuales re­fle­xio­na abun­dan en la li­te­ra­tu­ra y la ci­ne­ma­to­gra­fía con­tem­po­rá­neas, y el in­glés no El es­cri­tor bri­tá­ni­co Ian McE­wan

apor­ta gran co­sa a ese de­ba­te ya ma­ni­do sobre las nue­vas for­mas de es­cla­vi­tud, los de­re­chos de los se­res ar­ti­fi­cia­les, la di­fe­ren­cia en­tre con­cien­cia y al­ma, et­cé­te­ra.

El úni­co ele­men­to que di­fe­ren­cia Má­qui­nas co­mo yo de otras no­ve­las del mis­mo gé­ne­ro es­cri­tas por au­to­res de la mis­ma ta­lla es la in­cor­po­ra­ción de una idea que re­sul­ta in­tere­san­te: la po­si­bi­li­dad de que los ro­bots sean mo­ral­men­te me­jo­res que los hu­ma­nos. Es de­cir, que si­gan cie­ga­men­te unos prin­ci­pios que no­so­tros nos sal­ta­mos con fre­cuen­cia: jus­ti­cia, hon­ra­dez, sin­ce­ri­dad… Los ro­bots pro­gra­ma­dos para com­por­tar­se de un mo­do ab­so­lu­ta­men­te no­ble se con­ver­ti­rían, en este sen­ti­do, en unos jue­ces im­pla­ca­bles de nues­tros ac­tos y, aun sa­bien­do que son ar­ti­fi­cia­les, no so­por­ta­ría­mos el pe­so de sus mi­ra­das.

Por lo de­más, McE­wan con­vier­te su no­ve­la en una ucro­nía am­bien­ta­da en 1982, plan­tean­do un es­ce­na­rio en el que Gran Bre­ta­ña ha per­di­do la gue­rra de las Mal­vi­nas y en el que Alan Tu­ring no só­lo con­ti­núa vi­vo, sino que es el di­se­ña­dor del mo­de­lo de ro­bot que pro­ta­go­ni­za la historia. En al­gu­na en­tre­vis­ta el au­tor ha ase­gu­ra­do que ubi­có la historia en un Lon­dres al­ter­na­ti­vo por­que veía mu­chas si­mi­li­tu­des en­tre la épo­ca go­ber­na­da por Mar­ga­ret That­cher y el Reino Uni­do ac­tual. Y es es­ta de­nun­cia po­lí­ti­ca lo que do­ta de va­lor al mo­men­to his­tó­ri­co in­ven­ta­do por el in­glés.

En de­fi­ni­ti­va, Má­qui­nas co­mo yo es un en­tre­te­ni­mien­to, y co­mo tal ha de leer­se. Ar­gu­men­tal­men­te que­da le­jos del McE­wan del que mu­chos se enamo­ra­ron décadas atrás, pe­ro es­ti­lís­ti­ca­men­te si­gue es­tan­do a la al­tu­ra de aquel miem­bro del Dream Team que en su mo­men­to nos fas­ci­nó.

Los ro­bots son me­jo­res mo­ral­men­te que los hu­ma­nos, hi­pó­te­sis que mar­ca la di­fe­ren­cia con otras obras del gé­ne­ro

Ian McE­wan

Má­qui­nas co­mo yo/ Mà­qui­nes com jo ANA­GRA­MA. TRA­DUC­CIÓN AL CAS­TE­LLANO: JE­SÚS ZULAIKA GOI­COE­CHEA / AL CA­TA­LÁN: MARC RUBIÓ. 360/352 PÁ­GI­NAS. 20,90 EU­ROS

CRIS­TI­NA GA­LLE­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.