Me acuer­do de Ro­land Bart­hes

El cé­le­bre en­sa­yis­ta for­mó parte del con­se­jo de re­dac­ción de la re­vis­ta de tea­tro fran­ce­sa ‘Théa­tre Po­pu­lai­re’ fir­man­do crí­ti­cas de obras co­mo ‘Ne­kras­sov’ de Sar­tre

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOAN DE SA­GA­RRA

La cé­le­bre co­lec­ción Que sais-je? pu­bli­ca un Ro­land Bart­hes de Mat­hieu Mes­sa­ger (126 pá­gi­nas. 9 eu­ros). Le de­bo –y no de­bo ser el úni­co, va­mos, creo yo– mu­cho a Que sais-je? Su­pon­ga­mos que he oí­do ha­blar de Bart­hes a unos ami­gos, un Bart­hes que yo des­co­noz­co, que no he leí­do y que me gus­ta­ría co­no­cer. Pues bien, Que sais-je? te cuenta de dón­de sa­le, de qué se ali­men­ta, en qué mun­do vi­ve, con quié­nes se ha­ce, qué pien­sa, qué cree. Te mues­tra su obra, sus li­bros, la va­lo­ra­ción y la La mí­ti­ca ac­triz He­le­ne Wei­gel en el pa­pel prin­ci­pal en ‘Mut­ter Cou­ra­ge’ de Brecht, con la com­pa­ñía Ber­li­ner En­sem­ble (1956)

re­per­cu­sión que tu­vie­ron… y si tras leer esas 126 pá­gi­nas el per­so­na­je te si­gue in­tere­san­do, te se­ña­la el ca­mino para que te fa­mi­lia­ri­ces con tal o cual as­pec­to de su obra –te ofre­ce las úl­ti­mas edi­cio­nes crí­ti­cas– o del pro­pio per­so­na­je –la re­cien­te bio­gra­fía de Tip­hai­ne Sa­mo­yault (Ro­nald Bart­hes, París, Seuil, 2015) o el Al­bum de Éric Marty (Al­bum. Iné­dits, co­rres­pon­dan­ce et va­ria, París, Seuil, 2015).

En mi, nues­tro, cur­so uni­ver­si­ta­rio, en el que los com­pa­ñe­ros que aca­bá­ba­mos de co­no­cer­nos ha­blá­ba­mos de lo que leía­mos, de lo que nos agra­da­ba, Bart­hes apa­re­ce, a me­dia­dos de los 50 co­mo un ti­po ra­ro, cu­rio­so, muy cu­rio­so: el au­tor de Le De­gré zé­ro de l’écri­tu­re, su pri­mer en­sa­yo (París, Seuil, 1953), an­tes de con­ver­tir­se cua­tro años más tar­de, con sus Myt­ho­lo­gies, en el en­sa­yis­ta de mo­da de la co­mu­ni­dad ger­ma­no­pra­ti­na.

No re­cuer­do quién fue el pri­me­ro

que me ha­bló de Bart­hes en el pa­tio de De­re­cho –¿o fue en el de Le­tras, a donde me es­ca­pa­ba durante las cla­ses de De­re­cho Ca­nó­ni­co?– de nues­tra vie­ja uni­ver­si­dad. Lo que sí re­cuer­do es que el nom­bre del fla­man­te en­sa­yis­ta me re­sul­tó fa­mi­liar. El fla­man­te en­sa­yis­ta, el Ro­land Bart­hes del que me ha­bla­ba mi com­pa­ñe­ro, ¿era el mis­mo Ro­land Bart­hes que for­ma­ba parte del co­mi­té de re­dac­ción –con Guy Du­mur, Jean Du­vig­naud, Hen­ri La­bor­de, Jean Pa­ris– de Théâ­tre Po­pu­lai­re, la re­vis­ta de tea­tro que yo ha­bía descubiert­o en 1954, en la bi­blio­te­ca del Ins­ti­tut Fra­nçais en la en­ton­ces ave­ni­da de Pri­mo de Ri­ve­ra? Pues sí, cla­ro que sí. El fla­man­te en­sa­yis­ta del “gra­do ce­ro de la li­te­ra­tu­ra” era el mis­mo crí­ti­co tea­tral, “mar­xis­ta y sar­triano” que, en 1954, en el Pri­mer Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Arte Dra­má­ti­co que se ce­le­bra­ba en la ca­pi­tal de Fran­cia, ha­bía descubiert­o la

ma­gia del Ber­li­ner En­sem­ble con Mut­ter Cou­ra­ge, la obra de Brecht, en una pues­ta en es­ce­na del pro­pio Brecht y Hen­rich En­gel, con la mí­ti­ca Ele­na Wei­gel en el pa­pel del per­so­na­je que bau­ti­za la pie­za. Sí, el fla­man­te en­sa­yis­ta era él, el mis­mo Ro­land Bart­hes que en 1955 de­fen­de­ría, en Théâ­tre Po­pu­lai­re, Ne­kras­sov, la obra de Sar­tre en la que la gran ma­yo­ría de sus co­le­gas de la crí­ti­ca vie­ron una cie­ga apo­lo­gía del co­mu­nis­mo, amén de ser una obra de muy di­fí­cil di­ges­tión.

Cin­co años más tar­de, tras la muer­te de mi pa­dre, me mar­ché a París, me ma­tri­cu­lé en el re­cién crea­do Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Tea­tra­les de la Sor­bo­na y co­no­cí y tra­té a al­gu­nos de mis hé­roes de Théâ­tre Po­pu­lai­re, Ro­land Bart­hes en­tre ellos. Un Ro­land Bart­hes que me acep­tó que se ha­bía pa­sa­do en su crí­ti­ca de Ne­kras­sov y se me emo­cio­nó re­cor­dan­do el efec­to que le pro­du­jo la apa­ri­ción de aque­lla Ma­dre Co­ra­je arras­tran­do su ca­rre­ta en el es­ce­na­rio del Théâ­tre Sa­rah-Bern­hardt.

Al re­gre­so a Es­pa­ña, pri­me­ro a Ma­drid y lue­go a Bar­ce­lo­na, me fa­mi­lia­ri­cé con gen­tes que no só­lo sa­bían de la exis­ten­cia de Théâ­tre Po­pu­lai­re y de mis hé­roes sino que los ad­mi­ra­ban, si bien se do­lían, con ra­zón, del es­ca­so in­te­rés que Bart­hes y sus co­le­gas mostraban por ellos, por su tea­tro “de una no­che y gra­cias”, gra­cias al fran­quis­mo. Gen­tes co­mo Al­fon­so Sas­tre y el Pe­pe Mon­león de Pri­mer Ac­to, en Ma­drid, o Ri­card Sal­vat en Bar­ce­lo­na.

¿Por qué les ha­blo de Théâ­tre Po­pu­lai­re y de mis hé­roes? Por­que los echo a fal­tar. No co­noz­co nin­gu­na re­vis­ta tea­tral co­mo aque­lla. Es cu­rio­so: Bar­ce­lo­na tie­ne un Tea­tre Na­cio­nal, un tea­tro “con vo­ca­ción de tea­tro pú­bli­co”, es de­cir, el Lliu­re; tie­ne un Ins­ti­tut del Tea­tre y una em­pre­sa, Fo­cus, con un in­dis­cu­ti­ble pe­so en el es­ce­na­rio tea­tral. Y, si no me equi­vo­co, el tea­tro si­gue pre­sen­te en la uni­ver­si­dad (des­de Ri­card Sal­vat). Pe­ro ca­re­ce de una pu­bli­ca­ción co­mo Théâ­tre Po­pu­lai­re, o aquel Pri­mer Ac­to de Pe­pe Mon­león. ¿Por qué? Otro día se lo cuen­to, y les cuen­to que el Lliu­re es­tu­vo a pun­to de te­ner su re­vis­ta, una mez­cla de Théâ­tre Po­pu­lai­re y la re­vis­ta que An­toi­ne Vi­tez creó al ha­cer­se car­go del TNP de Jean Vi­lar.

Des­cu­brió la ma­gia del Ber­li­ner En­sem­ble con ‘Mut­ter Cou­ra­ge’ de Brecht, y con la mí­ti­ca Wei­gel de pro­ta­go­nis­ta

GETTY IMA­GES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.