Al ca­lor de la re­dac­ción

Es­ce­na­rios ce­rra­dos

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

Un gran re­por­ta­je ha­za­ña Chica­go Pac­to de san­gre pulp PHILIPP EN­GEL

Pa­ra­fra­sean­do a Ray Liot­ta en Uno de los nues­tros (Martin Scor­se­se, 1990), siem­pre qui­se ser pe­rio­dis­ta, aun­que al fi­nal me que­dé en pe­rio­dis­ta cul­tu­ral. Es de­cir, que nun­ca me he aven­tu­ra­do en zo­nas de ries­go co­mo El Salvador del fil­me ho­mó­ni­mo de Oli­ver Sto­ne, la In­do­ne­sia de El año que vi­vi­mos pe­li­gro­sa­men­te (Pe­ter Weir, 1982), la Ni­ca­ra­gua de Bajo el fue­go (Ro­ger Spot­tis­woo­de, 1983) o la Cam­bo­ya de Los gri­tos del si­len­cio (Ro­land Jof­fé, 1984), por ci­tar al­gu­nos clá­si­cos ochen­te­ros sobre lo más in­tré­pi­do del gre­mio. En mi ca­so, co­mo má­xi­mo me ha­bré ju­ga­do el fí­si­co, es un de­cir, en las co­las de con­cu­rri­dos fes­ti­va­les ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, ca­ren­cia de épi­ca que qui­zás ex­pli­ca la es­ca­sa re­pre­sen­ta­ción de crí­ti­cos de ci­ne en el mis­mo ci­ne (se me ocu­rre Mi­chael Fass­ben­der en

Mal­di­tos bas­tar­dos, y po­co más). Me pre­gun­to de dón­de me vino la tem­pra­na vo­ca­ción, ya que no cre­cí con pe­rio­dis­tas a mi al­re­de­dor. Qui­zás fueron los más de cien epi­so­dios de Lou Grant, o la icó­ni­ca

To­dos los hom­bres del pre­si­den­te (A.J. Pa­ku­la, 1976). Lo que sí sé es que, más que fo­to­re­por­te­ros co­rre­tean­do por el an­cho mun­do a la ca­za de la no­ti­cia, siem­pre he pre­fe­ri­do ob­ser­var­los en esos grandes es­pa­cios ce­rra­dos, uni­for­me­men­te ilu­mi­na­dos y con acris­ta­la­das vis­tas a la ciu­dad, donde coha­bi­tan to­das las es­pe­cies de la pro­fe­sión. Siem­pre me han fas­ci­na­do las re­dac­cio­nes de los grandes ro­ta­ti­vos.

En el origen qui­zás es­ta­ban las re­dac­cio­nes del Los An­ge­les Tri­bu­ne, in­ven­ta­da para la se­rie de Ed As­ner, y la del Was­hing­ton Post, cuando es­ta­lló el es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te. Ste­ven Spiel­berg re­gre­só a esa mis­ma re­dac­ción en lo que pue­de con­si­de­rar­se co­mo una pre­cue­la del fil­me de Pa­ku­la, ya que la tra­ma no me­nos real de Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono (2017) trans­cu­rre po­co an­tes de que Wood­ward y Berns­tein se pu­sie­ran a te­clear co­mo locos. Aún se po­dría aña­dir un epí­lo­go, para con­cluir la tri­lo­gía: El desafío: Frost con­tra Ni­xon (Ron Ho­ward, 2008). Pe­ro eso ya es historia de la te­le­vi­sión.

Cier­to es que, al con­tra­rio del dis­cre­to Clark Kent, mu­chos pe­rio­dis­tas han apren­di­do a vo­ca­li­zar y a mo­ver las ma­nos, para ga­nar no­to­rie­dad en la pe­que­ña pan­ta­lla, y tam­bién hay muy bue­nas pe­lí­cu­las al res­pec­to: des­de una vi­sión muy po­si­ti­va co­mo la de la ele­gan­te Bue­nas no­ches, y bue­na suer­te (Geor­ge Cloo­ney, 2005), donde Ed­ward R. Mu­rrow se eri­gía en azo­te del ma­car­tis­mo, a la ex­tra­or­di­na­ria Net­work (Sid­ney Lu­met, 1976), en la que, muy al con­tra­rio, la ca­de­na ex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.