Se­cuen­cia de to­da una gue­rra en Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - Culturas - - Portada - PLÀ­CID GAR­CIA-PLA­NAS

Ella es jo­ven y gua­pa. Él, tam­bién. Pa­re­cen una pa­re­ja, el ini­cio de un bai­le. Ocu­rre a fi­na­les de ju­lio de 1936, días des­pués del le­van­ta­mien­to mi­li­tar: ella ofre­ce in­sig­nias re­pu­bli­ca­nas a los que van pa­san­do por la Ram­bla. De le­jos pa­re­ce una his­to­ria de de­seo. De cerca es la gue­rra: él re­cha­za ta­jan­te la in­sig­nia. Los tres años que ven­drán con­cen­tra­dos en un ins­tan­te cap­ta­do con una Lei­ca.

El fo­tó­gra­fo que dis­pa­ró es­ta ima­gen, An­to­ni Campañà i Ban­dra­nas, nun­ca qui­so que se vie­ra. Ni es­ta ni las más de cin­co mil ins­tan­tá­neas que dis­pa­ró en­tre 1936 y 1939 en Bar­ce­lo­na: las en­ce­rró en dos ca­jas ro­jas.

Agen­te ofi­cial de Lei­ca y fo­tó­gra­fo ar­tís­ti­co de pri­me­ra lí­nea, an­tes de la gue­rra ape­nas ejer­ció de fo­to­rre­por­te­ro. Ca­ta­la­nis­ta y re­pu­bli­cano de or­den, ca­tó­li­co prac­ti­can­te, su pai­sa­je re­ven­tó en ju­lio de 1936, y de fo­to­gra­fiar por gus­to pa­só a fo­to­gra­fiar el dis­gus­to, y el dis­gus­to fue pro­fun­do y am­plio.Un­fres­co­de­la­gue­rrae­nBar­ce­lo­na: de ni­ños he­ri­dos por los bom­bar­deos aé­reos a pa­ti­na­do­res en ba­ña­dor por el Tu­ró Park, de mu­je­res fren­te a la Pe­dre­ra exi­gien­do co­mi­da a co­las pa­ra en­trar en el ci­ne, de or­gu­llo­sí­si­mas anar­quis­tas en po­se a na­zis en­tran­do por la Dia­go­nal co­mo si Bar­ce­lo­na fue­ra Dan­zig. Y siempre en un es­pa­cio Bar­ce­lo­na que da­ba vuel­tas co­mo una peon­za: de re­fu­gia­dos ma­la­gue­ños ti­ra­dos en el es­ta­dio de Mont­juïc a fa­lan­gis­tas des­fi­lan­do or­de­na­da­men­te por el mis­mo es­pa­cio olím­pi­co, de la igle­sia de Betlem de la Ram­bla lle­na de fie­les jus­to an­tes de la gue­rra a la mis­ma igle­sia re­ven­ta­da por los anar­quis­tas.

Du­ran­te la gue­rra pu­bli­có al­gu­na de sus imá­ge­nes en La Van­guar­dia o en la re­vis­ta Ca­ta­lun­ya del Ca­sal Ca­ta­là de Bue­nos Ai­res. Por su­pues­to, no las imá­ge­nes de gen­te hur­gan­do en la ba­su­ra ni las igle­sias que­ma­das que dis­cre­ta­men­te fo­to­gra­fió. Pe­ro si a al­guien en­tu­sias­ma­ron sus fo­to­gra­fías fue a la CNT-FAI, que re­pro­du­je­ron sus re­tra­tos de li­ber­ta­rias y li­ber­ta­rios en las ca­lles de Bar­ce­lo­na y en el cuar­tel del Bruc –re­bau­ti­za­do Ba­ku­nin– en fo­lle­tos, pos­ta­les y un li­bro de pro­mo­ción.

Chó­fer de la avia­ción re­pu­bli­ca­na en el úl­ti­mo tra­mo de la gue­rra, Campañà hu­yó en la re­ti­ra­da ha­cia Fran­cia de­jan­do la fa­mi­lia en Bar­ce­lo­na. Pe­ro en Vic dio la vuel­ta y se en­tre­gó a los fran­quis­tas en el cuar­tel del Bruc, don­de tan bien ha­bía re­tra­ta­do a los anar­quis­tas. Allí, por ca­sua­li­dad, se cru­zó con Jo­sé Or­tiz Echa­güe, in­ge­nie­ro mi­li­tar, pi­lo­to y fo­tó­gra­fo, al que co­no­cía bien. “Ve­te a casa”, le di­jo Echa­güe de­pu­rán­do­lo en unos se­gun­dos. To­do fue más ci­ne­ma­to­grá

>

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.