Pe­dir per­dón

Se cum­plen 25 años de la pu­bli­ca­ción de un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na re­cien­te: ‘Dins el da­rrer blau’ de Car­me Rie­ra. Ofre­ce­mos un ex­trac­to del pos­fa­cio es­cri­to por Ma­nuel For­cano pa­ra es­ta edi­ción es­pe­cial, en su ver­sión ori­gi­nal (Al­fa­gua­ra pu­blic

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - Los fal­sos con­ver­sos Ac­tos de fe

El hom­bre de­be per­te­ne­cer siem­pre al gru­po de los per­se­gui­dos y no al de los per­se­gui­do­res.

TALMUD BABLÍ, BABA QAMMA 93A

MA­NUEL FOR­CANO

Es­ta­mos de ani­ver­sa­rio: ha­ce vein­ti­cin­co años que apa­re­ció una de las no­ve­las más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la na­rra­ti­va ca­ta­la­na mo­der­na, Dins el da­rrer blau, de Car­me Rie­ra, y es­ta re­edi­ción es, por lo tan­to, una ce­le­bra­ción. En la fies­ta es­tán in­vi­ta­dos to­dos los lec­to­res que ha­ce años leí­mos la te­rri­ble his­to­ria de los chue­tas que in­ten­ta­ban es­ca­par de la la­cra de la In­qui­si­ción en Ma­llor­ca, y tam­bién se­rán bien­ve­ni­dos los fu­tu­ros lec­to­res que, a tra­vés de es­tas pá­gi­nas es­cri­tas con tan­ta maes­tría, ovi­lla­rán y des­ovi­lla­rán las es­pe­ran­zas, mie­dos, ilu­sio­nes y de­silu­sio­nes de unos per­so­na­jes de los que se nos na­rra con in­tri­ga, con poe­sía, la des­di­cha que se les vino en­ci­ma en 1688.

Es­cri­ta a par­tir de he­chos his­tó­ri­cos y muy bien do­cu­men­ta­dos, la no­ve­la de Car­me Rie­ra es un mo­nu­men­to de re­cuer­do y per­dón a las víc­ti­mas inocen­tes de una dis­cri­mi­na­ción his­tó­ri­ca hoy en día ver­gon­zo­sa e in­jus­ti­fi­ca­ble, la que ha su­fri­do du­ran­te si­glos en la is­la el co­lec­ti­vo chue­ta. Dins el da­rrer blau, apar­te de ser un hi­to al­tí­si­mo de las le­tras ca­ta­la­nas, es una lec­ción li­te­ra­ria e his­tó­ri­ca que de­ja al des­cu­bier­to de for­ma fla­gran­te la cruel dic­ta­du­ra ideo­ló­gi­ca de la San­ta In­qui­si­ción, que so­lo ac­tua­ba cha­pu­ce­ra­men­te por in­tere­ses pro­pios con­tra­vi­nien­do las má­xi­mas evan­gé­li­cas que, en teo­ría, de­cía de­fen­der. Hay una li­te­ra­tu­ra que sir­ve be­lla­men­te pa­ra en­tre­te­ner, y otra que, al mis­mo tiem­po que te en­tre­tie­ne, en­se­ña, ilus­tra, edu­ca y te ha­ce to­mar par­ti­do cuan­do la cau­sa es tan in­jus­ta, tan cruel, tan ne­fas­ta. Dins el da­rrer blau es de es­te se­gun­do ti­po, y es­ta re­edi­ción es, pues, jus­ti­fi­ca­da y mo­ti­vo de aplau­so.

Car­me Rie­ra sa­be muy bien que nues­tro pa­sa­do es­tá lleno de per­se­gui­dos y de per­se­gui­do­res. El es­pa­cio geo­grá­fi­co que nues­tra cul­tu­ra ha ocu­pa­do a lo lar­go de los si­glos ha in­clui­do en su in­te­rior po­bla­cio­nes di­ver­sas con otras for­mas cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas co­mo la mu­sul­ma­na y la ju­día. Con res­pec­to a los ju­díos, es in­ne­ga­ble su pro­ta­go­nis­mo du­ran­te una edad me­dia que los vio tan­to dis­fru­tan­do de los fa­vo­res de la cor­te real co­moes­ca­pan­do­de­lo­sa­ta­quesy­de­la ex­tre­ma in­to­le­ran­cia re­li­gio­sa de aque­llos tiem­pos. El odio y la dis­cri­mi­na­ción es­po­lea­dos por el es­ta­men­to ecle­siás­ti­co aca­ba­ron por arrin­co­nar­los en ju­de­rías y, pa­ra hu­mi­llar­los, se les obligó a ves­tir de for­ma di­fe­ren­te, pe­ro aun así ha­bi­ta­ban en­tre no­so­tros, vi­vían co­mo no­so­tros, eran no­so­tros. A gol­pe de cruz o de de­cre­to, fue­ron per­se­gui­dos y obli­ga­dos fi­nal­men­te a mar­char­se y, con ellos, sus for­mas cul­tu­ra­les, sus ple­ga­rias, su poe­sía. En 1436, la rei­na María de Cas­ti­lla, es­po­sa de Al­fon­so el Mag­ná­ni­mo, otor­gó gra­cio­sa­men­te al Reino de Ma­llor­ca el “pri­vi­le­gio” por el cual “de aquí en ade­lan­te no pue­da ha­ber en la is­la nin­gu­na ju­de­ría ni si­na­go­ga de ju­díos, y que no ha­bi­te nin­gún ju­dío más de 15 días ba­jo pe­na de in­cau­ta­ción de bie­nes”.

La ma­yo­ría de los ju­díos ma­llor­qui­nes, pa­ra aca­bar con es­ta im­pla­ca­ble per­se­cu­ción, de­ci­dió con­ver­tir­se al cris­tia­nis­mo, pe­ro en un gra­ve error de cálcu­lo, co­mo cris­tia­nos nue­vos, si­guie­ron ocu­pan­do en Pal­ma el mis­mo es­pa­cio de la an­ti­gua ju­de­ría: su per­ma­nen­cia en las ca­lles de las ca­sas y de las tien­das de los ju­díos les se­guían mar­can­do igual­men­te co­mo ta­les, y eso les im­po­si­bi­li­tó ins­ta­lar­se en cual­quier otro lu­gar de la ciu­dad. En otros ba­rrios les ce­rra­ban la puer­ta y no po­dían es­ta­ble­cer­se fue­ra de la ciu­dad por­que eran blan­co fá­cil de ata­ques. Ais­la­dos den­tro de su ba­rrio lla­ma­do “del Se­gell”, el res­to de la po­bla­ción los veía co­mo un gru­po apar­te y ellos mis­mos, fi­nal­men­te, así se cons­ti­tu­ye­ron: se ca­sa­ban en­tre ellos, ce­le­bra­ban en se­cre­to fies­tas ju­días, o los sá­ba­dos, y en pri­va­do, pro­cu­ra­ban abs­te­ner­se de co­mer car­ne de cer­do. La lle­ga­da de la nue­va In­qui­si­ción a Ma­llor­ca en 1478, sin em­bar­go, mar­có el ini­cio de una nue­va per­se­cu­ción, tam­bién cruel y sin pie­dad, ha­cia es­tos fal­sos con­ver­sos: en 1488 se pro­ce­sa­ron e hi­cie­ron ab­ju­rar de is­rae­lis­mo a 260 cris­tia­nos nue­vos a cam­bio de al­tas su­mas de di­ne­ro o bien me­dian­te eje­cu­cio­nes en la ho­gue­ra o por ga­rro­te. Du­ran­te el si­glo XVI, y es­pe­cial­men­te du­ran­te los cruen­tos Ac­tos de fe del si­glo XVII, al­gu­nos con­de­na­dos fue­ron que­ma­dos vi­vos o una vez muer­tos des­pués de ser as­fi­xia­dos, o bien con­de­na­dos des­pués de muer­tos y que­ma­dos sus res­tos o en efi­gie o es­ta­tua si es­tos ha­bían po­di­do huir de la is­la.

Los “re­con­ci­lia­dos” y pe­ni­ten­tes que des­pués de un te­rri­ble Ac­to de fe cum­plían sus pe­nas, ma­yo­res o me­no­res, en los ca­la­bo­zos, en ga­le­ras, en con­ven­tos o li­bres, te­nían que ves­tir los cu­cu­ru­chos y los ca­po­ti­llos con el as­pa de Sant An­drés. El há­bi­to con es­ta as­pa era la in­sig­nia de los que con­fe­sa­ban pú­bli­ca­men­te la fe en Je­sús de Na­za­ret co­mo hi­jo de Dios Pa­dre tal co­mo en el evan­ge­lio lo ha­cía el após­tol An­drés. La pe­na de in­fa­mia in­ha­bi­li­ta­ba al ju­dai­zan­te pa­ra to­do ho­nor o dig­ni­dad y se le ve­ta­ba pa­ra ejer­cer de juez, corregidor y otros ser­vi­cios pú­bli­cos, y la prohi­bi­ción se ha­cía ex­ten­si­va a sus hi­jos y nie­tos, has­ta la se­gun­da ge­ne­ra­ción. Los “in­fa­mes” tam­po­co po­dían ves­tir cier­tas ro­pas ni te­ji­dos co­mo la se­da ni lle­var jo­yas de oro o de pla­ta. Pe­ro la per­pe­tua­ción de la in­fa­mia ve­nía con la obli­ga­to­rie­dad de col­gar pú­bli­ca­men­te en igle­sias o con­ven­tos los ca­po­ti­llos de la ver­güen­za don­de que­da­ban con­sig­na­dos los ape­lli­dos de los pe­ni­ten­cia­dos, o bien alis­tar las fa­mi­lias pe­ni­ten­cia­das en gran­des lien­zos. El ca­so más cé­le­bre es el de la Man­ta de Tu­de­la, que en 1610 has­ta me­dia­dos del si­glo XIX es­tu­vo col­ga­da en la Ca­pi­lla del Cris­to del Per­dón de la ca­te­dral con 187 ape­lli­dos de ju­díos con­ver­sos (...). En Ma­llor­ca, el ca­so más cruen­to es el del claus­tro del des­apa­re­ci­do con­ven­to de Sant Do­mè­nec de Pal­ma (...).

Las ac­tas in­qui­si­to­ria­les de una trein­te­na de crip­to­ju­díos en 1691 son el ma­te­rial en que Rie­ra se ins­pi­ra

El pri­mer gran Ac­to de fe en Ma­llor­ca con­tra un crip­to­ju­dío se ce­le­bra en 1645. En 1669 lle­ga a Pal­ma des­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.