De trai­do­res y fi­na­dos

Na­rra­ti­va Mario Vargas Llo­sa re­cons­tru­ye el gol­pe mi­li­tar en Gua­te­ma­la aus­pi­cia­do por Es­ta­dos Uni­dos con­tra el pre­si­den­te gua­te­mal­te­co Ja­co­bo Ár­benz, el man­da­ta­rio que em­pren­dió la mo­der­ni­za­ción del país la­ti­noa­me­ri­cano. Un com­pen­dio de in­for­ma­ción, his­to

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

J.A. MASOLIVER RÓDENAS

La pu­bli­ca­ción de La ciu­dad y los perros, pre­mio Bi­blio­te­ca Bre­ve 1962, de Mario Vargas Llo­sa (Are­qui­pa, Pe­rú, 1936) mar­ca la apa­ri­ción de un fe­nó­meno li­te­ra­rio co­mo es el boom de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na, has­ta en­ton­ces prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da. No se tra­ta de un mo­vi­mien­to, mar­ca­do por unas ideas co­mu­nes so­bre la no­ve­la, sino de un gru­po de es­cri­to­res que han apos­ta­do por la re­no­va­ción del gé­ne­ro, con ex­po­nen­tes tan dis­tin­tos co­mo Cor­tá­zar, Ca­bre­ra In­fan­te o Gar­cía Már­quez. Lo ex­tra­or­di­na­rio en el ca­so de Vargas Llo­sa es que no tra­ta de in­no­var, co­mo el res­to de los es­cri­to­res del boom, sino de re­no­var. Fren­te al re­cha­zo del rea­lis­mo de­ci­mo­nó­ni­co por la nue­va li­te­ra­tu­ra, mues­tra to­das las po­si­bi­li­da­des del gé­ne­ro.

Su li­bro La or­gía per­pe­tua: Flau­bert y Ma­da­me Bo­vary (1975) ex­pre­sa su fi­de­li­dad a los prin­ci­pios del na­tu­ra­lis­mo fran­cés, mar­ca­dos por su ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción di­rec­ta de la reali­dad, es­pe­cial­men­te de sus as­pec­tos más sór­di­dos y de­pra­va­dos. Le in­tere­sa es­pe­cial­men­te la co­rrup­ción del po­der, con atrac­ción por los dic­ta­do­res, y la de­gra­da­ción se­xual. Se mue­ve en es­pa­cios muy dis­tin­tos: des­de Li­ma y el Piu­ra pe­rua­nos has­ta Con­go o la República Dominicana, a los que lle­ga por el co­no­ci­mien­to di­rec­to y por la in­ves­ti­ga­ción. La fuer­za de su voz le per­mi­te su­pe­rar to­do ex­ce­so de eru­di­ción, por más que la eru­di­ción es­té siem­pre pre­sen­te, co­mo se ve en sus no­ve­las “his­tó­ri­cas” La Fies­ta del Chi­vo (2000, en torno al dic­ta­dor do­mi­ni­cano Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo o El sue­ño del cel­ta (2010), so­bre el na­cio­na­lis­ta ir­lan­dés Roger Ca­se­ment). Uno de sus as­pec­tos más re­no­va­do­res es­tá en la ar­qui­tec­tu­ra na­rra­ti­va, do­mi­na­da por el con­tra­pun­to, que acen­túa la ten­sión y per­mi­te una vi­sión glo­bal de la reali­dad, en una vi­sión que po­dría­mos lla­mar “cu­bis­ta”.

To­dos es­tos ras­gos los en­con­tra­mos en Tiem­pos re­cios. El tí­tu­lo es­tá to­ma­do de san­ta Te­re­sa (“¡Eran tiem­po re­cios!”) aun­que yo pa­ra es­ta crónica he pre­fe­ri­do apro­piar­me El escritor pe­ruano Mario Vargas Llo­sa del más ex­pre­si­vo De trai­do­res y fi­na­dos, de la no­ve­la del escritor ar­gen­tino Juan Car­los Ghiano. El personaje cen­tral –si es que pue­de ha­blar­se de un úni­co personaje cen­tral– es el pre­si­den­te gua­te­mal­te­co Ja­co­bo Ár­benz. Yo su­pe de él por Au­gus­to Mon­te­rro­so, quien tu­vo que exi­liar­se a Mé­xi­co co­mo to­dos los que colaboraro­n con él. La no­ve­la se abre con un An­tes, don­de se nos in­tro­du­ce a Ed­ward L. Ber­nays, con­si­de­ra­do el Pa­dre de las Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, y su co­la­bo­ra­dor Sam Ze­mu­rray. Se tra­ta de mos­trar que “quie­nes ma­ni­pu­lan es­te des­co­no­ci­do me­ca­nis­mo de la so­cie­dad cons­ti­tu­yen un go­bierno in­vi­si­ble que es el ver­da­de­ro po­der en nues­tro país”. Ellos tratan de de­fen­der los apa­ren­tes be­ne­fi­cios de la des­pres­ti­gia­da Uni­ted Fruit, pre­sen­te en el Can­to ge­ne­ral de Ne­ru­da y en Cien años de so­le­dad de Gar­cía Már­quez. Ber­nays y Ze­mu­rray tratan de cri­ti­car la ley del tra­ba­jo que per­mi­te cons­ti­tuir sin­di­ca­tos. “El pe­li­gro, se­ño­res, es el mal ejem­plo. No tan­to el co­mu­nis­mo co­mo la de­mo­cra­ti­za­ción de Gua­te­ma­la”. “La idea de que Gua­te­ma­la es­tá a pun­to de pa­sar a ma­nos so­vié­ti­cas no de­be pro­ve­nir de la pren­sa re­pu­bli­ca­na y de­re­chis­ta de Es­ta­dos Uni­dos, sino más bien de la pren­sa pro­gre­sis­ta”. Y es­te es uno de los as­pec­tos más in­tere­san­te de la no­ve­la. Ten­go que re­pe­tir­me: si las ideas que Vargas Llo­sa ex­pre­sa a tra­vés de sus ar­tícu­los y en­sa­yos pue­den ser con­si­de­ra­das de de­re­cha (sus des­me­su­ra­dos elo­gios a la fa­ná­ti­ca pa­trio­ta Mar­ga­ret That­cher que tan­to tu­vi­mos que su­frir la ma­yo­ría de los que vi­vía­mos en el desuni­do Reino Uni­do), su exi­gen­cia de man­te­ner­se fiel a la reali­dad mues­tra a un escritor crí­ti­co con las ma­ni­pu­la­cio­nes del po­der, y muy con­cre­ta­men­te de Es­ta­dos Uni­dos. Es lo que el pre­si­den­te Ár­benz, su­ce­sor de Aré­va­lo, tra­ta de ex­pli­car al agen­te de la CIA Peu­ri­fo y so­bre la ver­da­de­ra si­tua­ción del país y le in­sis­te en que “las re­for­mas em­pren­di­das por su go­bierno, in­clui­da la agra­ria, só­lo ten­dían a con­ver­tir a Gua­te­ma­la en una de­mo­cra­cia mo­der­na y ca­pi­ta­lis­ta”, pa­ra­dó­ji­ca­men­te “se­gún el mo­de­lo de Es­ta­dos Uni­dos”.

Y es así co­mo pa­sa­mos al cuer­po cen­tral de la no­ve­la en la que apa­re­cen y des­apa­re­cen los di­ver­sos per

LLIBERT TEIXIDÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.