Li­bros

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DO­MÈ­NEC

‘El rap­to de Eu­ro­pa’ (1559-1562) de Ti­ziano. Obra que se en­cuen­tra en el Mu­seo Isa­be­lla Ste­wart Gard­ne de Bos­ton

A par­tir de dos li­bros de his­to­ria re­cien­tes sur­ge la po­si­bi­li­dad de ha­cer un es­tu­dio com­pa­ra­do en­tre los grie­gos de la an­ti­güe­dad y los cru­za­dos de la edad me­dia, y así ana­li­zar dos mun­dos con há­bi­tos y cos­tum­bres di­fe­ren­tes en ese es­pa­cio de de­ba­tes y com­pli­ci­da­des que es el ágo­ra de la his­to­ria glo­bal. Am­bos li­bros son el fru­to del con­tac­to de sus au­to­res con la in­ves­ti­ga­ción y la rea­li­za­ción de do­cu­men­ta­les pa­ra la BBC, y ofre­cen un per­so­nal pun­to­de­vis­ta­de­dos­gran­de­sa­con­te­ci­mien­tos mun­dia­les, el efec­to de la gue­rra de Tro­ya de fi­na­les del si­glo XI a.C. y la to­ma de Je­ru­sa­lén de fi­na­les del si­glo XI d.C. Una nue­va his­to­ria del mun­do clá­si­co de Tony Spaw­forth reúne “el enor­me cau­dal de his­to­ria an­ti­gua que de­be con­si­de­rar­se pa­ra apre­ciar la re­mo­ta so­cie­dad que nos des­cri­bió el poe­ta Ho­me­ro; Las cru­za­das de

Tho­mas Ads­brid­ge quie­re mos­trar “el en­torno fron­te­ri­zo crea­do por los cru­za­dos don­de los eu­ro­peos in­ter­ac­tua­ron con la cul­tu­ra orien­tal, y la asi­mi­la­ron”. Uno en­tien­de que la nue­va his­to­ria de­be “de­can­tar­se por ad­mi­rar los lo­gros de la Gre­cia y la Ro­ma an­ti­guas al tiem­po que es­for­zar­se en crear un re­la­to so­bre la ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria de es­tas ci­vi­li­za­cio­nes en­tre­mez­cla­das; el otro es­ti­ma que de­be mos­trar có­mo la so­cie­dad de los Tony Spaw­forth Una nue­va his­to­ria del mun­do clá­si­co CRÍ­TI­CA. TRA­DUC­CIÓN: CAR­ME CAS­TELLS. 413 PÁ­GI­NAS. 25,90 EU­ROS

Tho­mas As­brid­ge Las cru­za­das. Una nue­va his­to­ria de las gue­rras por Tie­rra San­ta

ÁTI­CO DE LOS LI­BROS. TRA­DUC­CIÓN: TO­MÁS FER­NÁN­DEZ AUZ. 943 PÁ­GI­NAS. 39,90 EU­ROS

cru­za­dos “no era un lu­gar se­gu­ro don­de rei­na­ra la ar­mo­nía y la con­cor­dia, pe­ro si te­ne­mos en cuen­ta la reali­dad im­pe­ran­te en el res­to del mun­do, no de­be­ría sor­pren­der­nos”.

Asu­mir el le­ga­do de la gue­rra de Tro­ya le per­mi­tió a Es­qui­lo es­cri­bir Los per­sas y a los grie­gos clá­si­cos te­ner una sen­sa­ción de or­gu­llo ape­nas di­si­mu­la­da que ori­gi­nó una for­ma pen­sar que lle­vó a la fi­lo­so­fía de Só­cra­tes, Platón y Aris­tó­te­les, y a la his­to­ria de He­ro­do­to, Tu­cí­di­des y Je­no­fon­te; mien­tras que in­te­grar el he­cho de las cru­za­das desa­rro­lló un sa­ber na­rra­ti­vo que ajus­tó la no­ve­la de Ch­ré­tien de Tro­yes o Wol­fram von Es­chen­bach, la fi­lo­so­fía es­co­lás­ti­ca de To­más de Aquino y Oc­cam, el Ro­man de la Ro­se de Jean de Meun y la Co­me­dia de Dan­te. Lo que en Gre­cia y Ro­ma fue un via­je por el mun­do a tra­vés de Pau­sa­nias o Plutarco, en la edad me­dia se con­vir­tió en un ac­ce­so a la bi­blio­te­ca del hu­ma­nis­mo de Pe­trar­ca o Pi­co de­lla Mi­ran­do­la. En lo que pa­ra los grie­gos era una mo­da cul­tu­ral im­pues­ta por la paradoja de que el elo­gio de la li­ber­tad se ha­ce en una so­cie­dad que tie­ne es­cla­vos, pa­ra los herederos de los cru­za­dos fue un pa­tri­mo­nio li­bres­co que ex­ten­dió a las ma­ne­ras de la me­sa y a la in­ven­ción de pie­zas de la cu­ber­te­ría, co­mo el te­ne­dor.

Du­ran­te el di­fí­cil si­glo XIV, se ob­ser­vó la ex­tra­ña se­me­jan­za en­tre las for­mas de pen­sar de los an­ti­guos grie­gos y los más re­fi­na­dos eru­di­tos de las ciu­da­des ita­lia­nas has­ta el pun­to de con­si­de­rar la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar las fi­gu­ras es­te­la­res co­mo re­fe­ren­tes so­cia­les y po­lí­ti­cos. Una mis­ma cul­tu­ra, con sus va­lo­res li­te­ra­rios y ar­tís­ti­cos en al­za, se ex­ten­día des­de la re­mo­ta an­ti­güe­dad has­ta el mun­do mo­derno, y le­gi­ti­ma­ba el he­cho de que el fu­tu­ro pa­sa­ba por un re­na­ci­mien­to de lo clá­si­co. En cuan­to a las fá­bu­las y los re­la­tos mí­ti­cos, se lle­gó a la mis­ma con­clu­sión se le­ye­ra Ho­me­ro en la Ate­nas de Pe­ri­cles o en la Flo­ren­cia de Lo­ren­zo de Me­di­ci: los mi­tos son ideas car­di­na­les que se de­sa­rro­llan pa­ra co­no­cer los mis­te­rios de la vi­da hu­ma­na. La emu­la­ción se con­vir­tió en un re­to so­cial: en el Re­na­ci­mien­to los pin­to­res quie­ren es­tar a la al­tu­ra de Ape­les, los es­cul­to­res de Pra­xí­te­les y los ar­qui­tec­tos de Vi­tru­vio.

El sa­ber mo­derno no pue­de se­pa­rar­se del dúo gre­co­rro­ma­no­me­die­val. Por­que a tra­vés de to­dos aque­llos per­so­na­jes del me­dioe­vo que unie­ron la an­ti­güe­dad con la mo­der­ni­dad se plan­tean las cues­tio­nes esen­cia­les de nues­tro tiem­po. ¿Qué es la dig­ni­dad del hom­bre?, es una pre­gun­ta sur­gi­da en Gre­cia en el si­glo V a.C. y re­suel­ta en la Flo­ren­cia del si­glo XV, que ha­ce tem­blar a los enemi­gos de la hu­ma­ni­dad y tam­ba­lear los to­ta­li­ta­ris­mos po­pu­lis­tas. ¿Có­mo ha con­se­gui­do la men­te hu­ma­na asu­mir los va­lo­res de la ra­zón, in­tere­sar­se por el co­no­ci­mien­to prohi­bi­do y des­cu­brir el va­lor so­cial del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co? Los gre­co­rro­ma­nos desa­rro­lla­ron los pro­ce­di­mien­tos pa­ra al­can­zar ese es­ta­do de la men­te con pre­gun­tas de osa­da com­ple­ji­dad, los me­die­va­les crea­ron las con­di­cio­nes pa­ra ob­te­ner las res­pues­tas acer­ta­das. Es­ta fu­sión, por mu­cho que les due­la a al­gu­nos lec­to­res –e in­clu­so les mo­les­te–, es­tá en el cen­tro de la tra­ma de la his­to­ria que hi­zo po­si­ble una hu­ma­ni­dad dig­na de ese nom­bre. Es el le­ga­do que cu­bre un pen­sa­mien­to ya ex­haus­to, co­rroí­do por la ig­no­ran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.