Cer­co a la pin­tu­ra

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - JOAN-PE­RE VI­LA­DE­CANS

Des­de ha­ce al­gu­nos años, pin­tar es al­go anacró­ni­co, pue­de que an­ti­guo. Una prác­ti­ca sub­al­ter­na a la crea­ti­vi­dad con­tem­po­rá­nea. El pin­tor, tal y co­mo se ha en­ten­di­do siem­pre, es una es­pe­cie que se ex­tin­gue. O que la que­rrían ex­tin­gui­da.

Na­da nue­vo: a re­bu­fo del Ma­yo del 68 el com­pro­mi­so po­lí­ti­co, la so­cia­li­za­ción del ar­te y la pues­ta en du­da del pro­pio ob­je­to ar­tís­ti­co hi­zo tam­ba­lear a los pin­to­res. Con la pers­pec­ti­va del tiem­po ve­mos que a mu­chos más de los que sa­bía­mos. Tam­bién a los más gran­des. La pin­tu­ra es­ta­ba en en­tre­di­cho: una prác­ti­ca le­ja­na, la obra úni­ca co­mo ob­je­to co­di­cia­do Em­plea­dos de Sot­heby’s sos­tie­nen ‘Brid­ling­ton Stu­dio In­te­rior’, de Da­vid Hock­ney

por ga­le­ris­tas, co­lec­cio­nis­tas, mu­seos… al­go ajeno al pue­blo. Ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que ro­dea­ba a la pin­tu­ra res­pon­día a los va­lo­res bur­gue­ses que de­bían ser es­tig­ma­ti­za­dos. La si­tua­ción pro­vo­có cor­to­cir­cui­tos en el mun­do del ar­te. Y en los ar­tis­tas. Al­gu­nos en­con­tra­ron pla­cer al ir a con­tra­co­rrien­te. Ju­lian Bar­nes de pa­sa­da es­cri­be en Con los ojos bien abier­tos que Da­vid Hock­ney, eter­na­men­te ale­gre, no ex­pre­só nin­gún re­sen­ti­mien­to an­te la mar­gi­na­ción de la pin­tu­ra. Un ejem­plo. Pe­ro la ma­yo­ría su­frió una cier­ta ma­la con­cien­cia gre­mial. Un des­con­cier­to. Fue al­go pa­sa­je­ro pe­ro no lo pa­re­cía.

Des­de el pun­to de vis­ta so­cio­po­lí­ti­co de de­ter­mi­na­dos in­te­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos, so­bre to­do con la iz­quier­da, al­gu­nos ar­tis­tas no en­ca­ja­ban y de al­gu­na ma­ne­ra fue­ron nin­gu­nea­dos ¿Tem­po­ral­men­te? No del to­do. En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal tam­bién se pa­de­cie­ron los em­ba­tes de las ideo­lo­gías y sus di­ri­gis­mos. Sor­pren­de que la repu­tación y la ca­li­dad de un ar­tis­ta de­pen­dan del res­pal­do doc­tri­nal de al­gu­nos man­da­ri­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Y de sus in­ter­mi­ten­cias. De ahí los vai­ve­nes y re­vi­si­tas a au­to­res que en su día tu­vie­ron po­co pro­ta­go­nis­mo. Bon­nard, por ejem­plo. Cla­ro que es­to no so­lo ocu­rre con la pin­tu­ra.

El cer­co a la pin­tu­ra pro­ce­de fun­da­men­tal­men­te de dos fren­tes dis­tin­tos: la te­má­ti­ca y el uso y fun­ción de la obra de ar­te. El com­pro­mi­so del au­tor, y el des­tino de la obra. Un de­ba­te se­cu­lar. Gran­des ar­tis­tas adap­ta­ron a su len­gua­je y a su prác­ti­ca te­mas de de­nun­cia so­cial, po­lí­ti­ca y una cla­ra reivin­di­ca­ción de­mo­crá­ti­ca, aquí an­ti­fran­quis­ta. Y en el mun­do una de­nun­cia de la so­cie­dad de con­su­mo di­rec­ta­men­te in­flui­da de Ber­ke­ley. Cier­to es que unas obras

han re­sis­ti­do me­jor el tiem­po que otras. Ya se sa­be có­mo es la his­to­ria. Y las mo­das. El otro em­ba­te a la pin­tu­ra ve­nía del ar­te con­cep­tual, muy be­li­ge­ran­te, que po­nía en du­da la va­li­dez de lo ar­tís­ti­co co­mo obra úni­ca y en­fa­ti­za­ba el pro­ce­so muy por en­ci­ma del re­sul­ta­do. El ar­te so­cia­li­za­do (?).

El mo­vi­mien­to con­cep­tual tam­bién, el po­ve­ra, hi­zo una apor­ta­ción fun­da­men­tal y ya na­da fue igual. Los pin­to­res em­pe­za­ron a men­cio­nar su pro­ce­so crea­ti­vo, se ini­cia­ron con más intensidad en to­do lo que fue­ra obra se­ria­da, sa­lie­ron ade­más del cua­dro y crea­ron obras efí­me­ras y fu­ga­ces de las que so­lo que­da­ría do­cu­men­to gráfico. Ch­ris­to en el Gran Ca­ñón, Mi­ró y la cris­ta­le­ra del Col·le­gi d’Ar­qui­tec­tes, Da­lí en el Park Güell y Gra­no­llers, Klein y sus es­cul­tu­ras ae­ros­tá­ti­cas, Pon­sa­tí y sus hinchables… Sin em­bar­go, y a pe­sar de to­do, cuan­do uno se po­ne a re­cor­dar el si­glo XX le vie­nen a la me­mo­ria gran­des nom­bres, gran­des ar­tis­tas. Ca­si to­dos ellos pin­to­res. Cu­rio­so. Al­go que­rrá de­cir es­to en fa­vor de la pin­tu­ra. Tam­bién pa­ra el ar­te la coha­bi­ta­ción es fun­da­men­tal, ¿no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.