Bri­des­head ca­no­ni­za­do

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

La no­ve­la de Evelyn Waugh Re­torno a Bri­des­head nos fa­mi­lia­ri­zó a sus ad­mi­ra­do­res con el am­bien­te in­te­lec­tual del ca­to­li­cis­mo in­glés de en­tre­gue­rras. En esa at­mós­fe­ra, el re­cuer­do del car­de­nal New­man era re­cu­rren­te. Lady March­main, la ele­gan­te y eva­si­va ma­dre de Se­bas­tian, lo ci­ta al na­rra­dor Char­les Ry­der en una de sus do­li­das con­ver­sa­cio­nes so­bre la mala vi­da de su hi­jo. Se­bas­tian –se que­ja la da­ma– ¡nun­ca va al Cen­tro New­man!

Va­rias uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas con­ta­ban con aso­cia­cio­nes de es­te nom­bre, y el pro­pio Evelyn Waugh, al ingresar en la de Ox­ford, una de las pri­me­ras co­sas que hi­zo fue acu­dir a un Cen­tro New­man pa­ra es­cu­char a G.K. Ches­ter­ton. En los re­cuer­dos de Ry­der, el Ox­ford ju­ve­nil era una ciu­dad de ca­lles tran­qui­las y es­pa­cio­sas, don­de pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes ca­mi­na­ban y ha­bla­ban “co­mo en los tiem­pos de New­man”.

John Henry New­man (18011890), or­de­na­do con 26 años pres­bí­te­ro an­gli­cano, se con­vir­tió en 1845 al ca­to­li­cis­mo y fue la fi­gu­ra que más pres­ti­gio cul­tu­ral dio a es­ta re­li­gión en la Gran Bre­ta­ña del si­glo XIX.

Au­tor de la ci­ta­dí­si­ma Apo­lo­gía pro vi­ta sua –una es­pe­cie de au­to­bio­gra­fía es­pi­ri­tual– y de va­rias obras de teo­lo­gía, se le de­be tam­bién una no­ve­la más o me­nos au­to­bio­grá­fi­ca am­bien­ta­da en el pro­pio Ox­ford, don­de es­tu­dió y don­de en­se­ña­ría: Per­der y ga­nar, cu­yo pro­ta­go­nis­ta, Char­les Re­ding, vi­ve los am­bien­tes uni­ver­si­ta­rios de­ci­mo­nó­ni­cos así co­mo la ex­pe­rien­cia de la con­ver­sión (en cas­te­llano en edi­to­rial En­cuen­tro). Los Cen­tros New­man te­nían el ob­je­ti­vo de ayu­dar a es­tu­dian­tes ca­tó­li­cos en lu­ga­res de es­tu­dios que no lo eran, y por ellos des­fi­la­ron con sus con­fe­ren­cias au­to­res co­mo J.R.R. Tol­kien, pa­dre del Se­ñor de los ani­llos, o Hi­lai­re Be­lloc. La lec­tu­ra de New­man lle­va­ría a la re­li­gión ro­ma­na a la es­cri­to­ra Mu­riel Spark, quien en­con­tra­ba sus ser­mo­nes y en­sa­yos “irresistib­les”. New­man, nom­bra­do car­de­nal por León XIII en 1875, fue ca­no­ni­za­do el pa­sa­do do­min­go por el Pa­pa Fran­cis­co en una ce­re­mo­nia que con­tó con el inevi­ta­ble per­fu­me a Vie­ja In­gla­te­rra, con­fe­ri­do por la pre­sen­cia del prín­ci­pe Car­los. El car­de­nal New­man pin­ta­do por John Eve­rett Mi­llais

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.