El es­ti­lo per­so­nal de Pe­re Gas­tó

Re­cu­pe­ra­ción La Sa­la Pa­rés pre­sen­ta a una fi­gu­ra po­co com­pren­di­da en su épo­ca, que pa­só de una pri­me­ra fi­gu­ra­ción a la es­té­ti­ca del ‘ser inaca­ba­do’

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

NAILA VÁZ­QUEZ TANTINYÀ LaSa­laPa­rés­res­ca­ta­de­su­pro­pia­me­mo­ria a Pe­re Gas­tó (1908-1997) con la mues­tra El ser inaca­ba­do, co­mi­sa­ria­da por Ser­gio Fuen­tes Mi­là. Con pie­zas pro­ce­den­tes de co­lec­cio­nes pri­va­das, ce­di­das por la pro­pia fa­mi­lia o del MNAC, la ma­yo­ría de ellas a la ven­ta, la ga­le­ría re­des­cu­bre, se­gún Fuen­tes, a un ar­tis­ta “mal­tra­ta­do por crítica y mer­ca­do” y po­co com­pren­di­do en su tiem­po. De ori­gen hu­mil­de y con di­fi­cul­ta­des pa­ra vi­vir de su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, Gas­tó em­pie­za a pin­tar de jo­ven, de for­ma au­to­di­dac­ta, aun­que acu­de al Reial Cer­cle Ar­tís­tic de Bar­ce­lo­na (1932) pa­ra com­ple­tar su for­ma­ción. De es­tas pri­me­ras épo­cas da­tan pin­tu­ras aca­de­mi­cis­tas y de Pe­re Gas­tó: ‘Ar­le­quino’, 1951 cor­te tra­di­cio­nal co­mo In­te­rior amb dues noies (1941) o Fi­gu­ra (1944), am­bas ates­ti­guan un gran ma­ne­jo de la luz y una de­li­ca­da pe­ri­cia al re­tra­tar el ros­tro hu­mano.

No obs­tan­te, al ca­bo de po­co tiem­po, el pin­tor mues­tra su es­ti­lo per­so­nal, con no­ta­bles in­fluen­cias del ex­pre­sio­nis­mo ale­mán y de las eta­pas ro­sa y azul de Pi­cas­so. Con las mis­mas pro­ta­go­nis­tas –en to­da su tra­yec­to­ria uti­li­za a los mis­mos mo­de­los: su mu­jer y cu­ña­da, con las que vi­ve, y él mis­mo– Tres mu­je­res (1951) da cuen­ta de unos ros­tros an­gos­tos, qui­zá afi­la­dos por el ham­bre, con mi­ra­da desa­so­se­ga­da y a los que acom­pa­ña una ter­ce­ra y mis­te­rio­sa fi­gu­ra, en un con­jun­to es­pec­tral y enig­má­ti­co.

En las dé­ca­das si­guien­tes, Gas­tó uti­li­za a me­nu­do, a se­me­jan­za de Pi­cas­so, la fi­gu­ra del ar­le­quín o el ac­tor. Des­ti­lan­do más su es­ti­lo, con for­mas hu­ma­nas sim­pli­fi­ca­das, de pro­fun­dos ojos y ma­nos con­ver­ti­das en ga­rras, es­tas fi­gu­ras, en las que se to­ma, de nue­vo a sí mis­mo co­mo mo­de­lo, Ar­le­quino (1951) o las dis­tin­tas ite­ra­cio­nes de Ac­tor, se con­vier­ten en ar­que­ti­pos, en per­so­ni­fi­ca­cio­nes de es­ta­dos de ánimo. In­clu­so cuan­do Gas­tó fi­ja su mi­ra­da en la na­tu­ra­le­za des­de una ma­sía de Cas­tell­cir, gra­cias al mecenas Jo­sep Gu­diol, lo ha­ce plas­man­do en ella una emo­ción, con­vir­tien­do su Pai­sa­je (1963) en un pai­sa­je men­tal. De en­tre las pie­zas más ori­gi­na­les des­ta­ca Apa­ri­ció. Ho­me jo­ve, una ima­gen ca­si fu­tu­ris­ta y ex­pre­sio­nis­ta, que com­bi­na vi­vos to­nos azu­les con el par­ti­cu­lar uso de la ti­za so­bre óleo, que da una ilu­sión de re­lie­ve y mo­vi­mien­to. En­tre las más in­quie­tan­tes, El cap­tiu (1964), con ecos de Munch, la im­pac­tan­te fi­gu­ra mi­to­ló­gi­ca Ja­nus (1965), que per­so­ni­fi­ca con dos caras el mes de enero, que da en­tra­da y sa­li­da al año y en­tre las más tur­ba­do­ras El mal,las Ca­la­ve­res o Ho­me men­jant so­pa (Au­to­re­trat).

Re­ser­va­do, so­li­ta­rio, cul­to, ávi­do lec­tor, re­fe­ri­do co­mo mi­sán­tro­po por crí­ti­cos, pe­ro des­cri­to co­mo afa­ble por sus fa­mi­lia­res, aque­ja­do de una pro­nun­cia­da sor­de­ra que qui­zá aca­ba­ra de ahu­yen­tar­lo del mun­da­nal rui­do, es­ta áu­rea de ar­tis­ta mal­di­to ex­pli­ca en par­te su con­di­ción de pin­tor ol­vi­da­do. Con to­do, la tra­yec­to­ria de Gas­tó pue­de en­ten­der­se co­mo una lu­cha ar­tís­ti­ca per­so­nal, una for­ma de con­se­guir con la pin­tu­ra “cap­tar el mis­te­rio del ser hu­mano”; un ser inaca­ba­do, lleno de mie­dos y an­gus­tias, que los lien­zos del ar­tis­ta re­tra­tan más allá de la fi­gu­ra­ción, con­si­guien­do con tra­zo y co­lor ahon­dar en la con­di­ción hu­ma­na.

Pe­re Gas­tó (1908-1997). El ser inaca­ba­do CO­MI­SA­RIO: SER­GIO FUEN­TES MI­LÀ.SA­LA PA­RÉS. BAR­CE­LO­NA.WWW.SALAPARES.COM. HAS­TA EL 6 DE NO­VIEM­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.