Sally Roo­ney, un fe­nó­meno de 28 años

Na­rra­ti­va Sus ‘Con­ver­sa­cio­nes en­tre ami­gos’ han sus­ci­ta­do am­plio se­gui­mien­to de lec­to­res y tam­bién en las re­des so­cia­les y en te­le­vi­sión. Au­to­ra de mo­da, pu­bli­ca aho­ra su se­gun­da obra, que la con­fir­ma

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

BE­GO­ÑA GÓ­MEZ UR­ZAIZ

Ha­cia el fi­nal de Gen­te nor­mal, uno de los pro­ta­go­nis­tas, Con­nell, es­tu­dian­te de Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa en la Uni­ver­si­dad de Tri­nity de Du­blín, asis­te a la lectura que ha­ce un es­cri­tor en el cam­pus y en­cuen­tra to­da la ex­pe­rien­cia es­tú­pi­da y alie­nan­te. “A Con­nell no se le ocu­rría nin­gu­na ra­zón de ser pa­ra es­tos ac­tos li­te­ra­rios, no en­ten­día qué apor­ta­ban ni qué sen­ti­do te­nían. So­lo asis­tía gen­te que que­ría ser la cla­se de gen­te que asis­tía a ellos”, opi­na. Los del mun­di­llo li­te­ra­rio de la uni­ver­si­dad, sos­pe­cha, ven los libros co­mo una “re­pre­sen­ta­ción de cla­se” y “fe­ti­chi­zan la li­te­ra­tu­ra por su ca­pa­ci­dad de trans­por­tar a gen­te cul­ti­va­da a via­jes emo­cio­na­les fal­sos que lue­go les per­mi­tían sen­tir­se su­pe­rio­res a la gen­te in­cul­ta acer­ca de cu­yos via­jes emo­cio­na­les les gus­ta­ba leer”.

Pa­re­ce que (au­to)iro­ni­za Roo­ney, y de pa­so des­po­tri­ca por la can­ti­dad de even­tos li­te­ra­rios que ha te­ni­do que so­por­tar des­de que su de­but,

Con­ver­sa­cio­nes en­tre ami­gos, se con­vir­tió en un fe­nó­meno edi­to­rial. En Nue­va York, una li­bre­ría re­ci­bió tan­tas pe­ti­cio­nes de asis­ten­cia que tu­vo que tras­la­dar el ac­to a una igle­sia cer­ca­na, lo que fa­ci­li­tó mu­cho el tra­ba­jo a los pe­rio­dis­tas, ha­blan­do de “la igle­sia de Sally Roo­ney”. Sus dis­cí­pu­los in­clu­yen al ju­ra­do del Boo­ker, a au­to­res co­mo Ka­zuo Is­hi­gu­ro y a las más de 15.000 per­so­nas que han he­cho bo­de­go­nes con sus libros en Ins­ta­gram uti­li­zan­do los hash­tags #sally­roo­ney, #sally­roo­ney­vi­bes, #sally­roo­ney­fan o #sally­roo­ne­yis­li­fe.

La au­to­ra tie­ne 28 años. Así que no ha­ce mu­cho que ella tam­bién es­ta­ba sen­ta­da en las au­las del Tri­nity. Aho­ra

sus dos no­ve­las es­tán en pro­ce­so de con­ver­tir­se en mi­ni­se­ries de la BBC y Hu­lu, y con un po­co de suer­te en su ter­ce­ra o cuar­ta no­ve­la lee­re­mo­su­na­des­crip­ció­ni­gual­de­mor­daz so­bre la gen­te que va a ac­tos de la te­le.

Gen­te nor­mal re­to­ma el mis­mo uni­ver­so y al­gu­nos te­mas de Con­ver­sa­cio­nes, pe­ro con la res­pon­sa­bi­li­dad aña­di­da pa­ra Roo­ney de a) sa­ber­se una au­to­ra de éxi­to y b) con­tar una gran his­to­ria con­tem­po­rá­nea de aman­tes mal­di­tos a lo Eloí­sa y Abe­lar­do. Aquí son Con­nell y Ma­rian­ne, com­pa­ñe­ros de co­le­gio y ve­ci­nos de Ca­rric­klea, don­de la ma­dre de él tra­ba­ja lim­pian­do la ca­sa de la fa­mi­lia de ella. No es ese el mo­ti­vo por el que su re­la­ción em­pie­za de ma­ne­ra fur­ti­va, sino el es­ta­tus di­fe­ren­te que tie­nen en el co­le­gio. Él, bri­llan­te y po­pu­lar. Ella, igual­men­te in­te­li­gen­te pe­ro sin ami­gos. Cuan­do lle­gan a la uni­ver­si­dad, co­no­ci­da co­mo el Ox­brid­ge de Ir­lan­da, las tor­nas cam­bian. Es Ma­rian­ne quien en­ca­ja con to­tal sua­vi­dad en­tre los hi­jos de ban­que­ros y

La es­cri­to­ra ir­lan­de­sa Sally Roo­ney

Re­to­ma el uni­ver­so de ‘Con­ver­sa­cio­nes’ pa­ra con­tar una his­to­ria de aman­tes mal­di­tos a lo Eloí­sa y Abe­lar­do

GETTY IMA­GES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.