Mi úni­co de­seo es es­tar le­jos

No­ve­la El mar­tes sal­drá a la ven­ta ‘El ne­go­cia­do del yin y el yang’, se­gun­da en­tre­ga de la tri­lo­gía de Eduar­do Men­do­za pro­ta­go­ni­za­da por Ru­fo Ba­ta­lla

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

LLÀTZER MOIX

El ne­go­cia­do del yin y el yang es la se­gun­da no­ve­la de Eduar­do Men­do­za pro­ta­go­ni­za­da por Ru­fo Ba­ta­lla. Só­lo Ce­fe­rino, el de­tec­ti­ve ma­ja­re­ta, ha­bía go­za­do has­ta aho­ra del pri­vi­le­gio de un pro­ta­go­nis­mo reite­ra­do en la bi­blio­gra­fía men­do­ci­na. Se­gún se mi­re, Ru­fo es el opues­to de Ce­fe­rino, en lo re­la­ti­vo a po­si­ción so­cial, per­fil per­so­nal y es­ta­do de áni­mo. Si el de­tec­ti­ve as­tro­so de len­gua­je cer­van­tino era un pa­ria, que so­bre­vi­vía con ener­gía inago­ta­ble en las peo­res cir­cuns­tan­cias (aca­so por­que su épo­ca es­ta­ba col­ma­da de ex­pec­ta­ti­vas), el pe­rio­dis­ta, pe­se a su po­si­ción aco­mo­da­da, su cul­tu­ra y sus bue­nas re­la­cio­nes so­cia­les, va ti­ran­do y se de­ja lle­var sin sa­ber muy bien adón­de.

Am­bos –Ce­fe­rino y Ru­fo– vi­ven los días de la tran­si­ción del fran­quis­mo a la de­mo­cra­cia, a ve­ces en los mis­mos es­ce­na­rios, pe­ro con dis­tin­to ba­ga­je. Ce­fe­rino es­tá en su me­dio na­tu­ral en­tre las pil­tra­fas del arro­yo y es un in­tru­so cuan­do se cue­la en am­bien­tes se­lec­tos, aun­que sue­le mos­trar­se siem­pre proac­ti­vo y efi­caz. Por el con­tra­rio, Ru­fo per­te­ne­ce a los círcu­los bur­gue­ses y se re­la­cio­na in­clu­so con uno prin­ci­pes­co, pe­ro pa­de­ce te­dio vi­tal y a ve­ces se sien­te atraí­do por lo ig­no­to, sin im­por­tar­le los ries­gos que pue­da en­tra­ñar.

Si­guien­do el es­que­ma de El rey re­ci­be, su pri­mer tí­tu­lo, Ru­fo lle­va en El ne­go­cia­do del yin y el yang una exis­ten­cia que le pa­re­ce ano­di­na y has­ta as­fi­xian­te, y que aca­ba pro­pul­sán­do­le, me­dian­do otro en­car­go del prín­ci­pe Tu­kuu­lo, he­re­de­ro del inexis­ten­te reino de Li­vo­nia, ha­cia aventuras de im­pre­vi­si­ble fi­nal. Co­mo si Pas­cal no hu­bie­ra es­cri­to aque­llo de que to­dos los ma­les del hom­bre pro­ce­den de no sa­ber es­tar­se quie­to en una ha­bi­ta­ción.

Es así co­mo Ru­fo, en un re­co­rri­do don­de no fal­tan los pa­ra­le­lis­mos con la ex­pe­rien­cia vi­tal del pro­pio au­tor –en su día, un cu­lo de mal asien­to-, aban­do­na el nú­cleo fa­mi­liar bar­ce­lo­nés, fre­cuen­ta el ma­ra­vi­llo­so mun­do de la se­gun­da re­si­den­cia del Am­pur­dán, se afin­ca en Nue­va York y, an­tes de re­gre­sar a su ciu­dad, via­ja en mi­sión se­cre­ta al ser­vi­cio de Li­vo­nia a Ex­tre­mo Orien­te, con pa­ra­das en Ja­pón y en ar­chi­pié­la­gos me­no­res.

En al­gu­na de esas is­las hay le­pro­se­rías, pe­ro se vi­ven ho­ras dul­ces. En otras, ace­cha­das por bar­cos pi­ra­ta, se es­con­den re­fu­gios de adi­ne­ra­dos de­lin­cuen­tes, con un au­ra de ma­lo de pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond. Na­da pa­re­ce en ellas des­car­ta­ble, ni si­quie­ra la apa­ri­ción de un mo­derno San­do­kán a bor­do de un he­li­cóp­te­ro Co­bra, co­mo los de la gue­rra de Viet­nam. Y es en ellas y en sus in­me­dia­cio­nes don­de el pro­ta­go­nis­ta co­rre pe­li­gros, en un pas­ti­che de no­ve­la de aventuras.

Pe­ro no son las pin­ce­la­das geo­grá­fi­cas, cul­tu­ra­les o ge­né­ri­cas re­fe­ri­das en el an­te­rior pá­rra­fo lo más re­le­van­te en es­te li­bro, sino la ha­bi­li­dad de Men­do­za pa­ra, so­bre una tra­ma a ve­ces fan­ta­sio­sa, evo­car los tiem­pos que le ha to­ca­do vi­vir, re­fle­xio­nar so­bre al­gu­na de sus vi­gen­cias, tam­bién so­bre­al­gu­nos­de­sus­per­so­na­jes(reales o in­ven­ta­dos), e ir des­gra­nan­do, co­mo el que no quie­re la co­sa, ati­na­das re­fle­xio­nes, a ve­ces pe­si­mis­tas, a ve­ces di­ver­ti­das, so­bre la his­to­ria re­cien­te y la con­di­ción hu­ma­na. To­do ello, co­mo de cos­tum­bre, se ex­po­ne con una pro­sa im­pe­ca­ble, ame­na, per­so­na­lí­si­ma y oca­sio­nal­men­te po­li­fó­ni­ca, que con­vier­te en adic­ti­va la lectura de es­ta no­ve­la. Por más que, so­bre to­do al prin­ci­pio, el rit­mo sea más con­te­ni­do, me­nos pi­ro­téc­ni­co, que en la an­te­rior y pri­me­ra no­ve­la pro­ta­go­ni­za­da por Ru­fo, y las sa­li­das de tono sean más es­ca­sas.

En es­ta se­gun­da en­tre­ga, Men­do­za

El es­cri­tor bar­ce­lo­nés Eduar­do Men­do­za, en una ima­gen re­cien­te

in­cor­po­ra a su ya ri­ca ga­le­ría de per­so­na­jes al­gu­nas nue­vas jo­yas, co­mo esa aba­de­sa de un mo­nas­te­rio de Tor­de­si­llas, pe­ro pa­sa­da por el con­ci­lio Va­ti­cano II, ra­ro cru­ce de clau­su­ra y aper­tu­ra, con la que el au­tor pa­re­ce sen­tir­se muy có­mo­do, aca­so por­que se mues­tra cu­rio­sa y al­go des­pre­jui­cia­da sin fal­tar a sus prin­ci­pios; o Fras­cue­lo, el rús­ti­co es­pa­ñol que abre los ojos a al­gún cos­mo­po­li­ta neo­yor­quino; o Agus­tín, el her­mano de Ru­fo, otro con­tra­pun­to, que vi­ve en Ale­ma­nia, un país don­de –a di­fe­ren­cia de en la vi­da del pro­ta­go­nis­ta– “to­do es­tá me­ticu­losa­men­te pre­vis­to y re­gla­men­ta­do”; o un gru­po de bar­ce­lo­ne­ses aco­mo­da­dos; o la ya fa­mi­liar y apo­li­lla­da y siem­pre hi­la­ran­te cor­te por­tá­til del prín­ci­pe Tu­kuu­lo, en la que abun­dan los per­so­na­jes ca­ri­ca­tu­res­cos, por no de­cir de­li­ran­tes.

Ru­fo Ba­ta­lla se ha con­ver­ti­do, pues, en un ins­tru­men­to de gran uti­li­dad pa­ra Men­do­za, que se va­le de él pa­ra re­vi­si­tar una épo­ca, y en cier­ta me­di­da ajus­tar cuen­tas con ella. Esa épo­ca fue pri­me­ro la de Fran­co, pre­sen­ta­do aquí co­mo un me­ro ex­ci­pien­te de la “Es­pa­ña tri­den­ti­na, pe­tri­fi­ca­daein­to­le­ran­te”;lue­go­fueu­na eta­pa de du­das e in­ten­to­nas, en la que a la pos­tre lo­gra­ría for­jar y con­so­li­dar su ca­rre­ra li­te­ra­ria. Una épo­ca de gran­des fric­cio­nes y cam­bios, en la que las ex­pec­ta­ti­vas eran am­plias y to­do pa­re­cía po­si­ble. Por ejem­plo, que una chi­ca del Opus Dei y un chi­co de Ban­de­ra Ro­ja fue­ran no­vios, aca­so tras­tor­na­dos por una ban­da so­no­ra in­som­ne a car­go de Don­na Sum­mer, Bee Gees y Abba.

Tras sus ac­ci­den­ta­das co­rre­rías pla­ne­ta­rias, Ru­fo, que tie­ne al­go del desa­so­se­ga­do Fá­bre­gas (La is­la inau­di­ta) y se de­ja que­rer por las mu­je­res co­mo Pru­llás (Una comedia li­ge­ra), re­gre­sa a su ciu­dad. Al com­pa­rar­la con otras, le pa­re­ce “un re­duc­to pro­vin­ciano, hi­per­tro­fia­do, en­do­gá­mi­co y pre­ten­cio­so”, que ha ele­gi­do co­mo sim­bó­li­co re­pre­sen­tan­te a Co­pi­to de Nie­ve, “mi­tad bes­tia, mi­tad ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal”. Un lu­gar por tan­to del que es­ca­par, pe­ro al que fa­tal­men­te se re­gre­sa, por­que por mu­cho que desee uno ir­se le­jos del lu­gar en el que vio la luz, cual­quier es­ca­pa­da es inú­til: “Hu­ye­ra a don­de hu­ye­ra –se la­men­ta Ru­fo–, tar­de o tem­prano ha­bría de clau­di­car y ni mis lo­cu­ras ni mis fan­ta­sías me li­bra­rían de po­ner mi in­te­li­gen­cia, mi ener­gía y mi co­ra­zón al ser­vi­cio del Ba­rça”.

Es a la luz de es­ta fa­ta­li­dad que co­bran sen­ti­do las en­so­ña­cio­nes de Tu­kuu­lo y la atrac­ción que ejer­cen so­bre Ru­fo. Aun­que inú­til­men­te. Por­que si bien el prín­ci­pe vi­ve en un ape­te­ci­ble mun­do de en­so­ña­ción e irrea­li­dad, tam­bién en su bál­ti­co país “mu­cha gen­te sien­te es­pe­cial re­ve­ren­cia por los lo­cos y los im­bé­ci­les”. Na­da ex­cep­cio­nal ¿ver­dad? Y una ra­zón –pa­ra­do­ja fi­nal– por la que Ru­fo aca­ba dán­do­le otra opor­tu­ni­dad, una más,ala­ciu­dad­que­le­vio­na­cer.

La pro­sa im­pe­ca­ble, ame­na y per­so­na­lí­si­ma de Men­do­za con­vier­te en adic­ti­va la lectura de es­ta no­ve­la

Eduar­do Men­do­za

El ne­go­cia­do del yin y el yang

SEIX BA­RRAL. 384 PÁ­GI­NAS. 20,90 EU­ROS

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.