Ve­láz­quez: la pin­tu­ra

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - JOAN-PE­RE VI­LA­DE­CANS

Ve­láz­quez, y to­do el mun­do de acuer­do. Una de­fi­ni­ción re­duc­cio­nis­ta pe­ro ge­ne­ra­li­za­da: “Go­ya el ar­te, Ve­láz­quez la pin­tu­ra”. Po­cos pin­to­res, po­cas pin­tu­ras, sus­ci­tan una tan gran una­ni­mi­dad de cri­te­rio va­lo­ra­ti­vo. Ve­láz­quez es la pin­tu­ra y tam­bién es la dig­ni­dad del pin­tor, la afir­ma­ción so­cial de un ofi­cio has­ta en­ton­ces re­la­ti­va­men­te sub­al­terno, sun­tua­rio; más cer­cano a la ar­te­sa­nía que a la crea­ción. En Ve­láz­quez la pa­la­bra maes­tro apli­ca­da co­mo ad­je­ti­vo se ve ejem­pla­ri­za­da en una o va­rias ma­ne­ras de pre­sen­tar­se, de com­por­tar­se, de tra­ba­jar. Só­lo Pi­cas­so lo tu­teó.

Ve­láz­quez fue un pin­tor de cá­ma­ra, un fun­cio­na­rio pa­la­cie­go y cor­te­sano que mer­ced a su ar­te dis­fru­tó de un as­cen­so so­cial im­pa­ra­ble. Fue el pre­fe­ri­do de la no­ble­za y del es­ta­blish­ment de la épo­ca. En su fa­ce­ta de re­tra­tis­ta adu­ló y pu­lió de­fec­tos, en­no­ble­ció

Ve­láz­quez: ‘Vis­ta del jar­dín de Vi­lla Mé­di­ci en Ro­ma’

y dio lus­tre a las mi­se­rias fí­si­cas de los/las que re­que­rían sus ser­vi­cios. A la vis­ta es­tá que las pro­pie­da­des del lif­ting ve­laz­que­ño eran ca­si in­fi­ni­tas. Su an­da­du­ra palaciega fue ad­qui­rien­do tan­ta al­tu­ra y con­si­de­ra­ción que en sus úl­ti­mos años pin­tó po­co, so­lo al­gu­nos so­ber­bios re­tra­tos, pa­ra de­di­car­se a otros queha­ce­res, al pa­re­cer pa­ra él más re­le­van­tes.

A di­fe­ren­cia de Si­be­lius, que re­sol­vía sin­fo­nías en­te­ras en su ca­be­za y lue­go le pa­re­cía un abu­rri­mien­to te­ner que trans­cri­bir­las al pa­pel una vez pa­sa­da la ex­ci­ta­ción del ac­to crea­ti­vo, Ve­láz­quez pien­sa, or­ga­ni­za y re­fle­xio­na siem­pre pin­tan­do. Su pin­tu­ra apa­ren­ta ser de una ex­tra­or­di­na­ria fa­ci­li­dad téc­ni­ca, de un es­plen­dor y de una ele­gan­cia es­té­ti­ca irre­pe­ti­bles; es la obra de un ar­tis­ta pri­vi­le­gia­da­men­te do­ta­do pa­ra la pin­tu­ra, pa­ra la for­ma, el co­lor y la ima­gen. Pe­ro la ciencia de la res­tau­ra­ción con­tem­po­rá­nea re­ve­la las múl­ti­ples co­rrec­cio­nes, rec­ti­fi­ca­cio­nes y re­to­ques que se ama­gan tras esa ven­ta­na de ai­re trans­pa­ren­te que son sus cua­dros de ple­ni­tud, una vez que ya ha­bía arrin­co­na­do su luz vio­len­ta y tri­di­men­sio­nal de sus años se­vi­lla­nos. Uno de los ca­sos más cla­ros de su exi­gen­cia y afán de per­fec­ción es el re­tra­to del jo­ven Fe­li­pe IV pin­ta­do ha­cia 626 y asal­ta­do por el pro­pio pin­tor en su­ce­si­vas épo­cas. ¿Em­be­lle­ci­do?, qui­zá, pe­ro sin­té­ti­co y esen­cial.

Ve­láz­quez es un pin­tor in­ve­ro­sí­mil, má­xi­mo; con to­da pro­ba­bi­li­dad el po­see­dor del es­ti­lo más es­tric­ta­men­te pic­tó­ri­co de to­da la his­to­ria del ar­te. Cé­zan­ne aún que­da­ba muy le­jos cuan­do él pin­tó por pu­ro pla­cer y en plein air las vis­tas de Vi­lla Mé­di­ci, ya en­ton­ces se sa­lió de la his­to­ria y de la cro­no­lo­gía. Na­die ha pin­ta­do la bri­sa, la at­mós­fe­ra ni la trans­pa­ren­cia del agua co­mo él. So­ber­bio in­tér­pre­te del mun­do ani­mal, se ale­jó siem­pre de re­fle­jar la an­gus­tia y la tor­tu­ra que to­da crea­ción con­lle­va, y lo hi­zo con sa­bi­du­ría. Con ma­jes­tad. Pa­ra abo­car­se a la pu­ra pin­tu­ra, al es­plen­dor de los gri­ses, a con­du­cir la mi­ra­da pa­ra asom­brar­la an­tes que he­rir­la. To­do en Ve­láz­quez es mag­ni­fi­cen­cia, gran­de­za y go­zo preim­pre­sio­nis­ta.

Ve­láz­quez diurno y ce­ni­tal, trans­pa­ren­te y meridiano; lle­vó la pin­tu­ra, su pin­tu­ra, a una gra­dual, pau­sa­da, pe­ro im­pa­ra­ble des­ma­te­ria­li­za­ción. Ve­láz­quez es un pin­tor de es­pe­ran­zas y aún hoy con la pers­pec­ti­va del tiem­po a su fa­vor; de una gran mo­der­ni­dad. En Las me­ni­nas Ve­láz­quez con­vo­ca a to­da una teo­lo­gía de la pin­tu­ra, des­de el cua­dro el pin­tor mi­ra y nos mi­ra, en reali­dad in­te­rro­ga y se in­te­rro­ga a la vez que re­la­ta. Y un mis­te­rio: ¿quién aña­dió a la efi­gie del ar­tis­ta la Cruz de San­tia­go que le fue otor­ga­da pós­tu­ma­men­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.