El con­tra­ba­jo flui­do de Ron Car­ter

Festival de Jazz de Bar­ce­lo­na De la nue­va edi­ción de es­ta ci­ta jaz­zís­ti­ca, nos fi­ja­mos en la pre­sen­cia (17 de no­viem­bre) del ve­te­rano in­tér­pre­te, una de las fi­gu­ras des­ta­ca­das de es­ta mú­si­ca en el úl­ti­mo me­dio si­glo

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

EDUAR­DO HOJMAN

En el jazz, el con­tra­ba­jo es pul­so, apo­yo y an­cla. Un ins­tru­men­to pe­sa­do y di­fí­cil de ma­ne­jar, con es­ca­sa am­pli­fi­ca­ción na­tu­ral a pe­sar de su ta­ma­ño, su­per­fi­cial­men­te pa­re­ce­ría re­le­ga­do a sos­te­ner el rit­mo, hun­dir las raí­ces de la ar­mo­nía y su­je­tar a sus com­pa­ñe­ros más li­ge­ros pa­ra que no sal­gan vo­lan­do y des­mon­ten la es­truc­tu­ra. Des­de sus orí­ge­nes en es­ta mú­si­ca, cuan­do, tras una bre­ve con­vi­ven­cia, ter­mi­nó ocu­pan­do la fun­ción del sou­sá­fono o la tu­ba y re­le­gan­do a esos ins­tru­men­tos al pin­to­res­quis­mo ar­queo­ló­gi­co, el con­tra­ba­jo tu­vo que lu­char (me­dian­te téc­ni­cas co­mo el slap, en la que las cuer­das se abo­fe­tean en lu­gar pul­sar­se) pa­ra ser, li­te­ral­men­te, es­cu­cha­do. A ve­ces su au­sen­cia se no­ta más que su pre­sen­cia. Cuan­do no es­tá, sen­ti­mos cla­ra­men­te que al­go fal­ta.

La his­to­ria del con­tra­ba­jo en el jazz es, en cier­ta ma­ne­ra, una his­to­ria de esa lu­cha, de esa in­co­mo­di­dad. Jimmy Blan­ton, el pri­mer gran in­no­va­dor; Char­les Min­gus, el or­ques­ta­dor ce­re­bral y salvaje; Char­lie Ha­den, el uni­fi­ca­dor del free con la me­lo­día, son al­gu­nos de los nom­bres que ja­lo­na­ron ese ca­mino. En esa his­to­ria, qui­zás el que más se preo­cu­pó por des­ti­lar ca­da no­ta, el que lo­gró con­ver­tir un so­ni­do tos­co y du­ro en una tex­tu­ra cau­da­lo­sa y flui­da co­mo la de la voz hu­ma­na, es Ron Car­ter.

Los lo­gros que más se le ce­le­bran a Ron Car­ter son otros: el más pin­to­res­co es el ré­cord, cer­ti­fi­ca­do Guin­ness con el co­rres­pon­dien­te bla­són, de 2.221 gra­ba­cio­nes re­gis­tra­das a sep­tiem­bre del 2015, con­vir­tién­do­lo en el ba­jis­ta de jazz más gra­ba­do de la his­to­ria. Ya han pasado cua­tro años des­de en­ton­ces, por lo que pro­ba­ble­men­te la lis­ta ha­ya au­men­ta­do. Otro lo­gro, qui­zás el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.