De la sa­ba­na a las ma­ris­mas: ex­per­ta en ais­la­mien­to

In­tri­ga eco­ló­gi­ca De­but ex­plo­si­vo de la zoó­lo­ga De­lia Owens. Tres mi­llo­nes de li­bros ven­di­dos en EE.UU., tra­duc­cio­nes a 40 idio­mas y pe­lí­cu­la en cier­nes ava­lan ‘La chi­ca sal­va­je’ co­mo un fe­nó­meno li­te­ra­rio so­bre la so­le­dad y la su­per­vi­ven­cia

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - AN­TO­NIO LO­ZANO

A lo lar­go de vein­ti­trés años, la zoó­lo­ga y etó­lo­ga De­lia Owens (Geor­gia, 1949) fue re­co­rrien­do Áfri­ca en su em­pe­ño por es­tu­diar la fau­na sal­va­je. Si es­co­gió es­te con­ti­nen­te fue por el im­pe­ra­ti­vo de que los ani­ma­les hu­bie­ran se­gui­do los mis­mos pa­tro­nes de con­duc­ta des­de el mo­men­to de su na­ci­mien­to. La ma­yor par­te de esos más de ocho mil días los pa­só en ais­la­mien­to to­tal o par­cial; los leo­nes y ele­fan­tes acos­tum­bra­ron a ser su úni­ca com­pa­ñía. Du­ran­te sie­te de aque­llos años, ella y un co­le­ga cien­tí­fi­co fue­ron to­da la pre­sen­cia hu­ma­na en el de­sier­to de Ka­laha­ri, de una ex­ten­sión si­mi­lar a la de Ir­lan­da. Lo que en­ten­dió so­bre la ra­za hu­ma­na y lo que sin­tió mien­tras asi­mi­la­ba es­tos co­no­ci­mien­tos en unas con­di­cio­nes tan ex­tra­or­di­na­rias es­tán en el ori­gen de su pri­me­ra novela, La chi­ca sal­va­je, que ha vis­to pu­bli­ca­da con se­ten­ta años.

“Aquel tra­ba­jo de cam­po, ini­cia­do re­cién li­cen­cia­da en Zoo­lo­gía, me per­mi­tió com­pro­bar las mu­chas si­mi­li­tu­des que nos unen a los ani­ma­les sal­va­jes –co­men­ta por co­rreo elec­tró­ni­co des­de su re­si­den­cia de Idaho, a los po­cos días de vol­ver de uno de los nu­me­ro­sos com­pro­mi­sos pro­mo­cio­na­les que han lle­va­do su bu­lli­cio­so pre­sen­te lo más lejos po­si­ble de su con­tem­pla­ti­vo pa­sa­do–. Nos vi a tra­vés de sus ojos, re­co­no­cí unos com­por­ta­mien­tos pro­pios. Mi novela ex­plo­ra las re­la­cio­nes en­tre la con­duc­ta hu­ma­na ac­tual y la que des­ple­gá­ba­mos al ha­bi­tar la sa­ba­na. Por otro la­do, des­pués de vi­vir en un pro­fun­do ais­la­mien­to du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po, em­pe­cé a ex­pe­ri­men­tar en car­ne pro­pia el mo­do en que la so­le­dad pue­de lle­gar a afec­tar a una per­so­na. Nues­tra es­pe­cie mues­tra una pro­pen­sión muy acu­sa­da ha­cia la for­ma­ción de gru­pos y me des­cu­brí año­ran­do el he­cho de per­te­ne­cer a un co­lec­ti­vo de mu­je­res. Sen­tí el de­seo de ex­plo­rar el te­ma de los efec­tos de una exis­ten­cia ais­la­da en una jo­ven y en­ten­dí que só­lo po­dría con­se­guir­lo a tra­vés de la fic­ción”.

La jo­ven, la chi­ca sal­va­je del tí­tu­lo, la be­ne­fi­cia­ria del doc­to­ra­do en ais­la­mien­to que Owens cur­só en Áfri­ca, aque­lla so­bre la que ver­tió, por ejem­plo, las sen­sa­cio­nes que le pro­cu­ró ha­bi­tar un cam­pa­men­to de uno jun­to al río Luang­wa de Zam­bia, pe­ro tam­bién su amor in­con­di­cio­nal por la na­tu­ra­le­za, a la que ca­li­fi­ca de “mi me­jor ami­ga”, igual que lo ha­ría el miem­bro de una tri­bu ama­zó­ni­ca, es Kya, aban­do­na­da por to­da su fa­mi­lia a muy tier­na edad y for­za­da a so­bre­vi­vir sin ayu­da de na­die en­tre las ma­ris­mas de Ca­ro­li­na del Nor­te. Ca­paz de desa­rro­llar un víncu­lo inex­pug­na­ble con la flo­ra y la fau­na que la ro­dean, des­ci­fra­mien­to ín­ti­mo y pro­di­gio­so de sus res­pec­ti­vos len­gua­jes que pro­cu­ra al­gu­nas de las me­jo­res pá­gi­nas del li­bro, sus pro­ble­mas, es de­cir, la ten­sión dra­má­ti­ca, lle­ga­rán por me­dio de los ro­ces con sus pa­res, cu­yos có­di­gos no com­par­te. Víc­ti­ma de la in­ge­nui­dad pro­pia y de la mal­dad aje­na, Kya bas­cu­la­rá cons­tan­te­men­te en­tre la atrac­ción por el con­tac­to hu­mano y la ne­ce­si­dad de re­plie­gue en sí mis­ma, y aca­ba­rá sal­pi­ca­da por un cri­men que por mo­men­tos es­co­ra­rá la his­to­ria ha­cia lo po­li­cial.

La com­po­si­ción de un per­so­na­je tan re­so­lu­ti­vo y fuer­te, una ver­da­de­ra ama­zo­na de las cié­na­gas, ha si­do in­ter­pre­ta­do en cla­ve fe­mi­nis­ta pe­ro,a la ho­ra de se­ña­lar las cla­ves de su cria­tu­ra, la es­cri­to­ra po­ne so­bre to­do el fo­co en el de­ter­mi­nis­mo bio­ló­gi­co. “En la sa­ba­na asis­tí a la agre­si­vi­dad y a la com­pe­ti­ti­vi­dad de los ani­ma­les, un me­ca­nis­mo in­sos­la­ya­ble en un con­tex­to de su­per­vi­ven­cia. Eo­nes de tiem­po atrás, los se­res hu­ma­nos tu­vi­mos que ac­tuar del mis­mo mo­do en idén­ti­co es­ce­na­rio pues, de lo con­tra­rio, hoy no es­ta­ría­mos aquí. En la ac­tua­li­dad se­gui­mos des­ple­gan­do pa­tro­nes de con­duc­ta ba­sa­dos en esos ge­nes que me­re­cen la re­pul­sa so­cial. No po­de­mos en­ten­der quié­nes so­mos arrin­co­nan­do la ge­né­ti­ca”.

Tam­po­co la fi­gu­ra de De­lia Owens se ex­pli­ca re­cu­rrien­do só­lo a la in­ves­ti­ga­ción in si­tu en Áfri­ca que la con­du­jo a fir­mar en­sa­yos, a pu­bli­car ar­tícu­los en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das co­mo Na­tu­re o a ga­nar la me­da­lla John Bu­rroughs por la ex­ce­len­cia de sus es­cri­tos so­bre la na­tu­ra­le­za, sino que se im­po­ne ha­blar de las ma­ris­mas, es­ce­na­rio pró­di­go en ma­ra­vi­llas y en ame­na­zas a lo lar­go y an­cho de su novela, un re­gre­so a una geo­gra­fía ín­ti­ma, a las pri­me­ras ten­ta­ti­vas de ex­plo­ra­ción lle­va­das a ca­bo en la in­fan­cia. “Me de­can­té por las cié­na­gas de la cos­ta de Ca­ro­li­na del Nor­te por­que eran con las que es­ta­ba más fa­mi­lia­ri­za­da de en­tre to­das las que re­co­rren los es­ta­dos su­re­ños de mi país. Guar­do re­cuer­dos muy pre­cia­dos de las sa­li­das que ha­cía en ca­noa

con mi ma­dre por los pan­ta­nos de Oke­fe­no­kee y otros rin­co­nes ale­ja­dos de la ci­vi­li­za­ción, don­de so­lía­mos prac­ti­car la acam­pa­da. Te­nía in­te­rés en am­bien­tar la ac­ción en un en­torno na­tu­ral que per­mi­tie­ra al lec­tor zig­za­guear por él e ir apren­dien­do un po­co acer­ca de su fau­na, al tiem­po que des­per­di­ga­ra un con­jun­to de pis­tas li­ga­das a la in­tri­ga en el co­ra­zón del re­la­to”.

Bue­na par­te del éxi­to de La chi­ca sal­va­je en Es­ta­dos Uni­dos –don­de ven­dió más de tres mi­llo­nes de ejem­pla­res, aco­mo­dán­do­se en lo más al­to de la lis­ta de best se­llers de The New York Ti­mes du­ran­te cin­cuen­ta se­ma­nas, a lo que se suma la ven­ta de los de­re­chos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos a la pro­duc­to­ra de la ac­triz Ree­se Wit­hers­poon y los de­re­chos de tra­duc­ción a cua­ren­ta idio­mas– qui­zá ca­be bus­car­lo en su fu­sión de dos gé­ne­ros con tan­to ti­rón co­mo el po­li­cia­co y el na­tu­re wri­ting. Ga­ran­te del se­gun­do, De­lia Owens re­co­no­ce no ser una lec­to­ra ha­bi­tual de gé­ne­ro ne­gro, em­pleán­do­lo só­lo con fi­nes adic­ti­vos. “Re­cu­rrí a al­gu­nos de sus in­gre­dien­tes pa­ra ase­gu­rar­me una tra­ma só­li­da. Des­de el prin­ci­pio as­pi­ré a una novela que en­gan­cha­ra, por lo que un mis­te­rio cen­tra­do en un per­so­na­je me pa­re­ció la for­ma más efi­caz de pro­pul­sar

La pro­ta­go­nis­ta es Kya, una ni­ña de nue­ve años aban­do­na­da en las cié­na­gas de Ca­ro­li­na del Nor­te

la lec­tu­ra ha­cia de­lan­te”.

En tan­to que de­ja al des­cu­bier­to los pre­jui­cios y el re­pu­dio so­cial que anidan en una lo­ca­li­dad ce­rra­da, cla­sis­ta y ra­cis­ta de Es­ta­dos Uni­dos en­tre los años cin­cuen­ta y se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, cuen­ta con una me­nor co­mo eje e in­clu­ye un jui­cio pe­nal que apes­ta a ca­za de bru­jas, La chi­ca sal­va­je se em­pa­ren­ta in­de­fec­ti­ble­men­te con Ma­tar a un rui­se­ñor, clá­si­co de Har­per Lee con el que Owens con­fir­ma es­tar en deu­da por ser­vir­le de guía a la ho­ra de mos­trar el mo­do en que des­ci­fra el mun­do una men­te in­fan­til, un tí­tu­lo pues rec­tor al que, ase­gu­ra, se su­man los as­cen­den­tes de dos tí­tu­los con mu­je­res he­roi­cas co­mo mo­tor: Al oes­te con la no­che, las me­mo­rias de la pio­ne­ra de la avia­ción en Áfri­ca y en­tre­na­do­ra de ca­ba­llos Beryl Mark­ham, y la novela La flor del mal, don­de Ja­net Fitch re­tra­tó la odi­sea de una jo­ven por va­rios ho­ga­res de aco­gi­da.

Po­co se ima­gi­na­ría aque­lla zoó­lo­ga y etó­lo­ga con­sa­gra­da a la re­co­pi­la­ción de da­tos so­bre la con­duc­ta de leo­nes y ele­fan­tes en re­mo­tos pa­ra­jes de la sa­ba­na afri­ca­na, sin ras­tro de otros re­pre­sen­tan­tes de su mis­ma es­pe­cie, que lle­ga­da la se­nec­tud se pa­sa­ría bue­na par­te del año acu­dien­do a con­fe­ren­cias y pre­sen­ta­cio­nes li­te­ra­rias, es­tre­chan­do más ma­nos y vien­do más ros­tros en un día de lo que tiem­po atrás hi­zo en vein­ti­trés años. “Pe­ro no se en­ga­ñe –apun­ta–. Cuan­do vuel­vo a ca­sa y me en­vuel­ven las mon­ta­ñas del nor­te de Idaho, el ais­la­mien­to me arro­pa de nue­vo. Ha­go mu­chas de las co­sas que so­lía ha­cer. Mi vi­da no ha cam­bia­do tan pro­fun­da­men­te”. |

De­lia Owens

La chi­ca sal­va­je /La noia sal­vat­ge

ÁTICO DE LOS LI­BROS. TRA­DUC­CIÓN AL CAS­TE­LLANO: LO­REN­ZO F. DÍAZ / AL CA­TA­LÁN: PAT AGUILÓ. 384 PÁ­GI­NAS. 17,90 EU­ROS

Par­te del éxi­to ca­be bus­car­lo en la fu­sión de dos gé­ne­ros con tan­to ti­rón co­mo el po­li­cia­co y el ‘na­tu­re wri­ting’

AR­CHI­VO AR­CHI­VO

Los pan­ta­nos de Oke­fe­no­kee, en Ca­ro­li­na del Nor­te, por don­de la au­to­ra ha­cía sa­li­das en ca­noa con su ma­dre y que son el es­ce­na­rio fuen­te de ins­pi­ra­ción de la novela Arri­ba, la au­to­ra De­lia Owens en su ju­ven­tud du­ran­te su pe­rio­do de ais­la­mien­to y es­tu­dio en Zam­bia. Aba­jo una ima­gen ac­tual de ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.