Víc­ti­mas y me­mo­ria

Na­rra­ti­va Díaz Via­na mez­cla reali­dad y fic­ción en una his­to­ria du­ra con un re­la­to co­lec­ti­vo de los aten­ta­dos del 11-M y de la Gue­rra Ci­vil

La Vanguardia - Culturas - - Libroscopi­o - MA­RIA-ÀN­GELS RO­QUE

To­das nues­tras víc­ti­mas es una novela de la me­mo­ria y ol­vi­do de si­len­cios y se­cre­tos. De fan­tas­mas fa­mi­lia­res y co­lec­ti­vos de muer­tos que ha­blan con los vi­vos y con otros muer­tos. No es fá­cil en­ca­si­llar el li­bro en un gé­ne­ro, es un re­la­to co­ral, con va­rias y dis­tin­tas vo­ces en di­fe­ren­tes pla­nos. El re­la­to trans­cu­rre en una vi­lla si­tua­da en la Tie­rra de Pi­na­res va­lli­so­le­ta­na en la que en muy po­co tiem­po, ape­nas un día, se des­li­zan dos tiem­pos, lo que ocu­rrió du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y el día del aten­ta­do que tu­vo lu­gar el 11 de mar­zo de 2004.

Po­de­mos sen­tir la voz de ca­da pro­ta­go­nis­ta, in­clu­si­ve la de los muer­tos, el au­tor lo re­suel­ve co­mo si le­yé­ra­mos pá­gi­nas es­cri­tas en un dia­rio don­de el lec­tor per­ci­be esa sen­sa­ción de ver­dad de aque­llo que se es­cri­be pa­ra uno mis­mo. Con un len­gua­je lí­ri­co y hon­do pe­ro tam­bién cer­cano, Luis Díaz Via­na (Za­mo­ra, 1951) en­vuel­ve al lec­tor en un ovi­llo de afec­tos y dis­tan­cias, de con­flic­tos fa­mi­lia­res y lo­ca­les que su­po­nen una ven­ta­na a to­das las vo­ces de nues­tro in­te­rior. La novela reivin­di­ca la raíz de nues­tro ser y de nues­tros pro­ble­mas co­mo so­cie­dad, el ori­gen de la gran som­bra que opa­ca nues­tro ser de­mo­crá­ti­co: sin ellas, sin las víc­ti­mas, no es­ta­mos to­dos.

No se tra­ta de una ver­sión ma­ni­quea ya que da voz a los dos ban­dos den­tro de la pro­pia fa­mi­lia re­pre­sen­ta­da por dos her­ma­nos y el en­torno cer­cano. Muer­tos y vi­vos con­vi­ven y se re­la­cio­nan, ha­blan, in­ter­pe­lan, im­pi­den mu­tua­men­te su des­can­so. ToLa

dos ha­blan el len­gua­je de la san­gre, del desamor y la me­mo­ria.

Luis Díaz Via­na es an­tro­pó­lo­go, poe­ta y no­ve­lis­ta, es­pe­cia­li­za­do en la cul­tu­ra po­pu­lar. A raíz del aten­ta­do del 11-M, for­mó par­te de los equi­pos de in­ves­ti­ga­ción de El ar­chi­vo del due­lo. En 1985 sa­lió a la luz un li­bro re­pre­sen­ta­ti­vo de la me­mo­ria sen­ti­men­tal e ideo­ló­gi­ca de Es­pa­ña que ha te­ni­do una am­plia re­per­cu­sión: Can­cio­nes po­pu­la­res de la Gue­rra Ci­vil (re­edi­ta­do en 2007), en el que re­co­pi­la las can­cio­nes de los dos ban­dos con sus to­na­das par­ti­cu­la­res. To­das nues­tras víc­ti­mas es su se­gun­da novela, que for­ma par­te de una tri­lo­gía. La pri­me­ra la pu­bli­có en 2010: Los úl­ti­mos pa­ga­nos: Ni­va­ria o la le­yen­da del fin del mun­do. La ac­tual le ha cos­ta­do ca­si una quin­ce­na de años es­cri­bir­la. Es a par­tir del 11-M cuan­do em­pie­za a tra­ba­jar­la, fru­to tam­bién de sus re­fle­xio­nes en torno a es­tos dos pe­rio­dos.

El len­gua­je de Luis Díaz Via­na es con­tun­den­te y al mis­mo tiem­po lí­ri­co, he­mos de re­cor­dar que tam­bién es poe­ta. En ho­nor a la qui­me­ra , re­co­pi­la la ma­yor par­te de sus tra­ba­jos poé­ti­cos, pe­ro el he­cho de co­la­bo­rar en di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción le con­fie­re una ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ca­ti­va ex­ce­len­te. To­das nues­tras­víc­ti­mas se lee con gran fa­ci­li­dad, co­mo un th­ri­ller aun­que no lo sea y en el re­la­to lla­ma la aten­ción la des­tre­za pa­ra usar el len­gua­je y los ar­gu­men­tos que ex­pre­san los per­so­na­jes con ideo­lo­gías en­fren­ta­das en sus dis­qui­si­cio­nes.

Edi­ta­da en co­la­bo­ra­ción de dos pe­que­ñas pe­ro di­ná­mi­cas edi­to­ria­les va­lli­so­le­ta­nas, es­ta novela se une a las vo­ces reivin­di­ca­ti­vas de esa me­mo­ria ne­ga­da. Por­que se ha de se­ña­lar que las viu­das e hi­jos de los ase­si­na­dos re­pu­bli­ca­nos en zo­nas na­cio­na­les, les ha si­do mu­cho más di­fí­cil lle­var una vi­da co­mún que en las zo­nas ro­jas, ya que vi­vían ro­dea­dos de una ma­yo­ría de ve­ci­nos que los con­si­de­ra­ban apes­ta­dos y fal­tos de ra­zón. Por ello, las ex­hu­ma­cio­nes de las fo­sas en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, esos lu­ga­res don­de tí­mi­da­men­te se de­ja­ban unas flo­res, han de­vuel­to en par­te la dignidad ne­ga­da a es­tos muer­tos.

Pa­ra ex­pre­sar to­do ello, el no­ve­lis­ta ad­quie­re su ca­rác­ter tau­ma­túr­gi­co com­po­nien­do lo que otras dis­ci­pli­nas sea la his­to­ria, la an­tro­po­lo­gía o la so­cio­lo­gía, no lle­gan a re­la­tar y en pa­la­bras del au­tor: “La novela se cons­tru­ye des­fi­gu­ran­do frag­men­tos de reali­dad has­ta que con­si­gues con­fi­gu­rar un ti­po de ver­dad ”.|

An­tro­pó­lo­go, poe­ta y no­ve­lis­ta, for­mó par­te de los equi­pos de in­ves­ti­ga­ción de ‘El ar­chi­vo del due­lo’

Luis Díaz Via­na To­das nues­tras víc­ti­mas

EDI­TO­RIAL DIFÁCIL Y EDI­TO­RIAL PÁRAMO. 230 PAGINAS. 16 EU­ROS

DA­NI DUCH

Me­mo­rial de las víc­ti­mas del 11-M en la es­ta­ción de Ato­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.