Can­tan los da­dos so­bre el már­mol

Novela Una mu­jer ma­yor y un chi­co apa­re­cen muer­tos en un pi­so de la ca­lle del Car­me. ¿Nar­co­trá­fi­co? Mà­rius Se­rra nos in­vi­ta a des­cu­brir lo que ha pa­sa­do

La Vanguardia - Culturas - - Libroscopi­o - JU­LIÀ GUILLAMON

Ju­gar-s’hi la vi­da de Mà­rius Se­rra (Bar­ce­lo­na, 1963) em­pie­za con una si­tua­ción tí­pi­ca de novela po­li­cia­ca con­tem­po­rá­nea: dos muer­tos en un pi­so de la ca­lle del Car­me. Pe­ro en­se­gui­da te das cuen­ta que la novela no va a te­ner na­da tí­pi­co. Te en­cuen­tras per­so­na­jes que co­no­cías de La no­vel·la de Sant Jordi (2018). Oriol Co­mas i Co­ma en­ca­be­za el re­par­to y ha­ce reír a la gen­te con sus his­to­rias. Le gus­ta tan­to ju­gar que si tie­ne que abrir un anó­ni­mo que ha re­ci­bi­do se lo jue­ga a los da­dos. Si caen de una ma­ne­ra u otra, abre la carta en­se­gui­da o es­pe­ra me­dia ho­ri­ta. A su al­re­de­dor, una se­rie per­so­na­jes de se­rie de te­le­vi­sión de an­tes: una ve­ci­na que ha­bía te­ni­do un bar, el jefe de pren­sa del Grup 69 que se que­dó sin tra­ba­jo tras las muer­tes de La no­vel·la de Sant Jordi, la so­bri­na de Co­mas, unas ami­gas, un mos­so d’es­qua­dra que se ha he­cho ami­go del gru­po. To­do tie­ne un ai­re ex­cén­tri­co y ca­se­ro, muy de Hor­ta y muy bar­ce­lo­nés. Jun­to a los li­bros de Se­bas­tià Jo­va­ni y Víctor Nu­bla, las no­ve­las de Se­rra son una idea­li­za­ción mu­lli­da de la ca­pa­ci­dad de la gen­te sen­ci­lla de re­sis­tir a las gran­des fuer­zas que za­ran­dean la ciu­dad.

Las tra­mas son múl­ti­ples y mez­cla­das: hay dos ca­dá­ve­res en el ca­rrer del Car­me, que han muer­to elec­tro­cu­ta­dos. Co­mas tie­ne una ofer­ta pa­ra mon­tar un fes­ti­val de­di­ca­do a los jue­gos en Por­tu­gal. Es­tá el jue­go, que se ha in­ven­ta­do un se­ñor por­tu­gués que par­ti­ci­pó en la re­vo­lu­ción de los cla­ve­les. Y a raíz de ahí, una bús­que­da com­pli­ca­da. Exis­te una fo­to­gra­fía muy fa­mo­sa de una mu­jer que se pu­so a re­par­tir cla­ve­les en­tre los sol­da­dos. Pa­ra pre­sen­tar el fes­ti­val de jue­gos en Por­tu­gal de una ma­ne­ra des­pam­pa­nan­te, hay que en­con­trar a esa mu­jer. La so­bri­na jo­ven­ci­ta y sus ami­gas for­man otro bra­zo de la ac­ción.

Tal co­mo yo la veo, a la novela le cues­ta en­gra­nar. Qui­zás es que nin­gu­na de las tra­mas re­sul­ta su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­va, igual es por los tiem­pos muer­tos, esos ca­pí­tu­los que ar­gu­men­tal­men­te apor­tan po­co. A lo me­jor es que al­gu­nas es­ce­nas se ex­pli­can de­ma­sia­das ve­ces. Por ejem­plo: pa­ra ex­pli­car una vio­la­ción en un par­king se ne­ce­si­tan tres ca­pí­tu­los. Uno ex­pli­ca los he­chos, el otro la per­cep­ción de la chi­ca, el ter­ce­ro re­es­cri­be y co­nec­ta.

Co­mo en otros li­bros de Mà­rius Se­rra hay un jue­go in­tere­san­te en­tre lo que pa­sa en la reali­dad fi­gu­ra­da de la novela, en el jue­go al que jue­gan los per­so­na­jes y el jue­go que es la novela en sí mis­ma. Es el te­ma clá­si­co de los per­so­na­jes que jue­gan en un cas­ti­llo y el re­sul­ta­do del jue­go se tra­du­ce en el mun­do. Aquí el cas­ti­llo son unos ami­gos de ba­rrio.

Se­rra es­cri­be co­mo res­pi­ra, con sen­ci­llez y na­tu­ra­li­dad. Da la im­pre­sión de que no le cues­ta na­da: des­crip­cio­nes, diá­lo­gos... Tie­ne una ale­gría de cam­pa­ni­llas, que se tra­du­ce en la con­clu­sión del li­bro: haz tu vi­da, no­te de­jes lle­var por los can tos de si­re­na que te pro­me­ten gran­des tra­ba­jos, gran­des con­tra­tos y res­pon­sa­bi­li­da­des. Jue­ga, pe­ro sin ju­gar te na­da. Y me­nos que na­da, la vi­da .|

Mà­rius Se­rra

Ju­gar-s’hi la vi­da

AMS­TER­DAM. 330 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS

XULIO RI­CAR­DO TRI­GO

Mà­rius Se­rra jun­to a Oriol Co­mas i Co­ma, el per­so­na­je de la novela en la vi­da real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.