Ma­nel: el he­chi­zo de la bue­na gen­te

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - JORDI AMAT

Du­ran­te quin­ce se­gun­dos se en­cien­de la api­so­na­do­ra ver­bal. “En­ca­ra no saps si soc bo. En­ca­ra no he dit si soc bo. / En­ca­ra no saps si em do­mi­na la man­dra, si es­tic es­patllat per la por”. Es­ta­mos exac­ta­men­te en el mi­nu­to tres de Per la bo­na gent –pri­mer sin­gle, se­gun­da can­ción del dis­co, la que le da tí­tu­lo– y Gui­llem Gis­bert ra­pea. “En­ca­ra no he dit si tinc l’àni­ma pu­ra o si em ven­cen les bai­xes pas­sions. / En­ca­ra no saps quants mi­nuts ne­ces­si­to que lloïs aques­ta cançó”. No es la pri­me­ra vez, pe­ro es­te es el frag­men­to más lar­go de la pie­za. “En­ca­ra no he dit si la joia dels al­tres em por­ta no­més ale­gria / o em fa bro­llar dins un ve­rí, una met­zi­na, una for­ma sub­til de do­lor”. Al fin, tras agu­je­rear con un sprint de pa­la­bras ca­pas di­ver­sas de lo que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, nos des­cu­bri­mos en me­dio de un te­rri­to­rio mo­ral que el gru­po ya ha­bía fon­dea­do.

Ha­ce tres años, con la can­ción Jo com­pe­tei­xo, Ma­nel des­bro­zó los ca­mi­nos de su ac­tual ple­ni­tud ar­tís­ti­ca. La cró­ni­ca de cos­tum­bres y de­seos don­de una ge­ne­ra­ción re­co­no­cía su bio­gra­fía sen­ti­men­tal se su­pe­ra­ba en la in­da­ga­ción en la sub­je­ti­vi­dad que no en­se­ña­mos por­que siem­pre que­re­mos que los otros pien­sen que so­mos pu­ros. Y, en nues­tra vi­da en so­cie­dad, no lo so­mos tan­to co­mo que­rría­mos. En Jo com­pe­tei­xo, au­to­rre­fe­ren­cial y ex­ce­si­va, la in­da­ga­ción va­lien­te en el la­do es­con­di­do de la sub­je­ti­vi­dad se com­pa­sa­ba con la ex­pe­ri­men­ta­ción mu­si­cal elec­tró­ni­ca. Aquel en­sa­yo de ha­ce tres años ha da­do aho­ra fru­tos me­mo­ra­bles.

El cam­bio de pa­ra­dig­ma, pa­ra pa­ra­fra­sear el tí­tu­lo de una can­ción del nue­vo dis­co, es ro­tun­do. “Va ser efi­caç el foc”. Se to­ma con­cien­cia de ello, de re­pen­te, tras esos quin­ce se­gun­dos de ra­peo. La in­ten­si­fi­ca­ción in­tros­pec­ti­va (mie­do, ba­jas pasiones, do­lor) se ha lle­va­do al lí­mi­te, ace­le­ran­do la voz y re­for­zán­do­la con un so­ni­do es­tri­den­te de fon­do. Y sin es­pe­rar­lo, aca­ba­do el fra­seo, se pro­du­ce un bre­ví­si­mo ins­tan­te de si­len­cio. Es el pró­lo­go del es­ta­lli­do fi­nal. El sam­pler que

PLE­NI­TUD La in­da­ga­ción en la sub­je­ti­vi­dad su­pera a la cró­ni­ca de cos­tum­bres y de­seos

OSA­DÍA El ro­tun­do cam­bio de pa­ra­dig­ma y la osa­día es­té­ti­ca do­mi­nan en ca­si to­do el dis­co

TRA­DI­CIÓN ‘Per la bo­na gent’ se quie­re par­te de la lar­ga ca­de­na de la mú­si­ca pop en ca­ta­lán

DI­REC­TO Han he­cho fal­ta me­ses de tra­ba­jo pa­ra lle­var las den­sas tex­tu­ras del dis­co al es­ce­na­rio

Mú­si­ca Con su con­cier­to de hoy en Va­len­cia, el gru­po ca­ta­lán Ma­nel ini­cia una nue­va gi­ra tras dar a co­no­cer ha­ce unas se­ma­nas un nue­vo dis­co, ‘Per la bo­na gent’, el quin­to en po­co más de una dé­ca­da. Jordi Amat ana­li­za es­ta nue­va obra que con­so­li­da un ro­tun­do cam­bio, apun­ta­do ya ha­ce tres años en su tra­ba­jo an­te­rior

do­mi­na la can­ción des­de el arran­que –el es­tri­bi­llo de Ale­nar de Ma­ria del Mar Bonet– vuel­ve a so­nar, pe­ro es­ta vez no se oye só­lo la voz ma­jes­tuo­sa de la can­tan­te ma­llor­qui­na sino que es aho­ra y só­lo aho­ra cuan­do Gis­bert se si­túa en igual­dad de con­di­cio­nes so­la­pan­do su voz con la de ella. Y aho­ra, tras ha­ber qui­ta­do el ve­lo de hi­po­cre­sía a tan­tas asun­cio­nes mo­ra­les, es cuan­do sa­be­mos que la ca­sa de Ale­nar tie­ne tres puer­tas: la que es­pe­ra a quien es­cu­cha, la abier­ta a la bue­na gen­te y la que se abri­rá cuan­do lle­gue la muer­te. El clí­max es tan bes­tia que des­de ese mo­men­to que­das atra­pa­do por la osa­día es­té­ti­ca que do­mi­na en ca­si ca­da can­ción.

Es­ta no­che se des­cu­bri­rá có­mo la osa­día se trans­por­ta al es­ce­na­rio. Por­que a las 21 h , en el De­les­te Fes­ti­val de Va­len­cia, Ma­nel ha­rá el pri­mer bo­lo de la gi­ra. No pa­re­ce fá­cil re­con­ver­tir la den­si­dad de las tex­tu­ras de Per la bo­na gent –que du­ran­te una se­ma­na, por cier­to, fue el dis­co más ven­di­do en Es­pa­ña–. Tras me­ses de tra­ba­jo en el lo­cal de en­sa­yo, se cu­rra­ron la pues­ta en es­ce­na en el teatro L’Ar­te­sà del Prat de Llo­bre­gat. Úl­ti­ma se­ma­na de oc­tu­bre, de diez de la ma­ña­na a ocho de la no­che, a puer­ta ce­rra­da y con sus téc­ni­cos de so­ni­do y luz. Allí me plan­to el lu­nes 28 por la tar­de, cuan­do si­guen con los pro­le­gó­me­nos y es­pe­ran turno pa­ra to­car.

En la gi­ra un pri­mer cam­bio se­rá la dis­po­si­ción del gru­po so­bre el es­ce­na­rio. El sue­lo don­de to­can, de un co­lor ne­gro bri­llan­te, in­cor­po­ra una ta­ri­ma don­de Ar­nau Va­llé tie­ne la ba­te­ría (y aho­ra un mi­cró­fono que po­dría con­ver­tir­lo en un cí­borg) y tam­bién se co­lo­ca­rá allí el ba­jis­ta Mar­tí May­mó, que, co­mo en la gi­ra an­te­rior, con­tro­la par­te de los ar­te­fac­tos que ha­cen po­si­ble re­pro­du­cir to­da la pa­le­ta de las tex­tu­ras so­no­ras. En el cen­tro del es­ce­na­rio hay un ins­tru­men­to ex­tra­ño. Un piano Akai. Tie­ne po­cas te­clas, pe­ro su­fi­cien­tes pa­ra to­car Can­vi de pa­rad­gi­ma. Y so­bre el te­cla­do del piano hay un la­be­rin­to de bo­to­nes que, cuan­do Gis­bert los aprie­te, lan­za­rán so­ni­dos pre­gra­ba­dos que per­mi­ti­rán que la at­mós­fe­ra del dis­co pue­da re­crear­se. Mien­tras el can­tan­te me lo cuen­ta, se acer­ca el gui­ta­rra –Ro­ger Pa­di­lla– ame­na­zan­do con su mi­ra­da enig­má­ti­ca y su son­ri­sa pí­ca­ra. Uno de los téc­ni­cos de so­ni­do, le ex­pli­ca al má­na­ger Ge­rar­do Sanz, se en­car­ga­rá de los jacks pa­ra co­nec­tar los ins­tru­men­tos a los am­pli­fi­ca­do­res. En el dis­co Pa­di­lla can­ta Les res­tes, re­ela­bo­ran­do su ima­gi­na­rio fan­ta­sio­so (el ima­gi­na­rio de sus di­bu­jos, ilus­tra­cio­nes co­mo las del li­bro Un ca­mell d’Orient, que se re­edi­ta­rá an­tes de las Na­vi­da­des).

Ca­da ac­tua­ción es­ta­rá en­mar­ca­da por una te­la blan­ca don­de se pro­yec­tan co­lo­res. En un mo­men­to se ve la gra­da­ción cro­má­ti­ca de la por­ta­da del úl­ti­mo dis­co, que va, co­mo un Roth­ko, del ro­sa al ama­ri­llo pa­san­do por el ro­jo y el na­ran­ja. Con el teatro a os­cu­ras im­pre­sio­na. So­bre to­do por­que Vall­vé, que si de­ja las ba­que­tas tam­bién pue­de ha­cer de pro­duc­tor, aguan­ta un mi­cró­fono des­de la me­sa de so­ni­do, to­ca más bo­to­nes y se po­ne a can­tu­rrear: su voz sue­na con la dis­tor­sión que ne­ce­si­ta For­mi­gues ,la can­ción que em­pie­za con unos ver­sos de Ver­da­guer re­ci­ta­dos des­de la ul­tra­tum­ba y aca­ba crean­do una fá­bu­la kaf­kia­na mien­tras sue­na una me­lo­día em­pas­ti­lla­da.

Des­pués del te­so­ro que es Les es­tre­lles –ver­sión de un clá­si­co de Ja­nis Ian, “avui us por­to el més cert que sé que hi ha”–, el he­chi­zo sal­ta por los ai­res cuan­do el dis­co ter­mi­na. La ex­pe­ri­men­ta­ción des­apa­re­ce y, ca­si co­mo si los in­te­gran­tes del gru­po nos di­je­ran adiós tras su arries­ga­da re­pre­sen­ta­ción, se mar­chan con su pul­cra iro­nía y re­ga­lan­do una son­ri­sa cóm­pli­ce al au­di­to­rio. Lo ha­cen a con­cien­cia. No es la pri­me­ra vez que usan la po­si­bi­li­dad de ba­jar el te­lón con in­ten­ción. El fi­nal de Un di­rec­tiu em va aco­mia­dar –la úl­ti­ma de Atle­tes, bai­xin de l’escenari– era una des­pe­di­da di­ri­gi­da a pe­que­ños y ma­yo­res que los es­cu­cha­ban. En los úl­ti­mos se­gun­dos de Dei­xa-la Toni –la úl­ti­ma de 10 mi­lles per veu­re una bo­na ar­ma­du­ra, que can­ta­ban con Port Bo–, la ha­ba­ne­ra aca­ba­ba ca­si re­con­ver­ti­da en una pie­za country de co­pa y ta­ber­na don­de la sec­ción de vien­tos se des­ma­dra­ba has­ta la des­afi­na­ción hoo­li­gan. En el nue­vo dis­co, el quin­to de su ca­rre­ra, la fór­mu­la que han pro­ba­do es aún más má­gi­ca.

Si­sa, Llach, Els Pets, Ga­to Pé­rez...

To­do lo que no es tra­di­ción, de­cía Ors, es pla­gio. Per la bo­na gent es una obra que, a con­cien­cia tam­bién, se quie­re par­te de la lar­ga ca­de­na de la mú­si­ca pop en ca­ta­lán. Se oye des­de un ver­so per­di­do de La tie­ta de Se­rrat has­ta un sam­pler de Els Pets, pa­san­do por un eco de Llach o el es­tri­bi­llo per­fec­to de Ma­ria Cin­ta in­crus­ta­do en el ca­li­dos­co­pio de sen­sa­cio­nes que es Amb un ram de cla­mí­dies. Y es­te afán de apro­piar­se de la tra­di­ción, pa­ra re­vi­ta­li­zar­la, lle­ga a la ci­ma exac­ta­men­te al fi­nal del dis­co. Co­gen el arran­que de la rum­ba To­dos los ga­tos son par­dos de Ga­to Pé­rez, la úl­ti­ma de la obra de cul­to y ex­pe­ri­men­ta­ción que fue Ca­ra­bru­ta , de 1978. De la can­ción exis­te una ver­sión gra­ba­da en di­rec­to, en un club que po­dría ser el Ze­les­te, y que em­pie­za con el Ga­to re­cla­man­do la pre­sen­cia de un cóm­pli­ce en el es­ce­na­rio: Santi Si­sa. An­tes de que Si­sa se pon­ga a can­tar, y hay que es­pe­rar exac­ta­men­te cua­tro mi­nu­tos, se pal­pa la at­mós­fe­ra caó­ti­ca de aquel mo­men­to mí­ti­co del un­der­ground bar­ce­lo­nés. Y aho­ra, en el nue­vo dis­co de Ma­nel, otra vez es el maes­tro Si­sa quien em­pie­za a can­tar El vell mú­sic. Y al fi­nal Si­sa y to­dos los miem­bros del gru­po, den­tro de una mi­lon­ga, en­to­nan jun­tos un “la, la, la” que es el fi­nal ne­ce­sa­rio pa­ra es­te clá­si­co. |

ÀLEX GAR­CIA

A la de­re­cha, los com­po­nen­tes de Ma­nel (Gui­llem Gis­bert, Mar­tí May­mó, Ar­nau Vall­vé y Ro­ger Pa­di­lla) en la pre­sen­ta­ción en Bar­ce­lo­na de su úl­ti­mo dis­co (arri­ba, la por­ta­da)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.