Par­ti­tu­ras aban­do­na­das

No­ve­la Quim Es­pa­ñol re­tra­ta el asedio fi­nan­cie­ro e in­mo­bi­lia­rio, y el aco­so psi­co­ló­gi­co, que for­man una te­na­za pa­ra des­truir la ar­mo­nía y la be­lle­za. A par­tir de la his­to­ria de una chi­ca su­per­sen­si­ble, vio­li­nis­ta de ta­len­to

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s Historia Para Pensar - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

Ha­ce mu­chos años que, can­sa­do de tan­tas ma­rru­lle­rías, de­ci­dí que no se­ría ju­ra­do de pre­mios li­te­ra­rios. Pe­ro en 1994 to­da­vía acep­ta­ba for­mar par­te en al­gún ju­ra­do y es­tu­ve en el que otor­gó el Car­les Ri­ba, el pre­mio de poe­sía ca­ta­la­na más im­por­tan­te, a Ul­tra­lleu­gers de un des­co­no­ci­do Quim Es­pa­ñol (Gi­ro­na, 1945). Ar­qui­tec­to, poe­ta, en aque­lla lí­nea que co­nec­ta el nou­cen­tis­me con la mo­der­ni­dad (la lí­nea de un Comadira o, a ve­ces, de un Par­ce­ri­sas), en­sa­yis­ta y, por en­ci­ma de to­do, un hom­bre de cul­tu­ra con in­tere­ses pro­fun­dos y va­ria­dos, Es­pa­ñol ha aca­ba­do dan­do el sal­to a la no­ve­la con Fran­ces­ca, un li­bro so­bre mú­si­ca y crea­ción, be­lle­za y men­ti­ra, al es­ti­lo de las no­ve­las de te­ma mu­si­cal de Tho­mas y Klaus Mann, en la que el po­der ha si­do subs­ti­tui­do por el di­ne­ro.

La fa­mi­lia Siurana vi­ve en una to­rre enor­me, con un gran jar­dín y un bos­que. Y se ve en­vuel­ta, pri­me­ro en un ti­mo que la lle­va a per­der los aho­rros, y más ade­lan­te en la ven­ta de la to­rre, que re­pre­sen­ta la des­truc­ción de un ideal de vi­da. Ame­na­za­da por la Gue­rra Ci­vil, la re­vo­lu­ción, el exi­lio y el fran­quis­mo, la vi­da cul­ta de los Siurana fue so­bre­vi­vien­do a to­do. Pe­ro la eco­no­mía glo­bal la de­ja muy to­ca­da. Los Siurana, Ricard y Mon­tse­rrat, son los abue­los de Fran­ces­ca, una chi­ca que to­ca muy bien el piano y el vio­lín, y que quie­re ha­cer ca­rre­ra en el mun­do de la mú­si­ca, se pre­sen­ta a unas opo­si­cio­nes a la Fi­lar­mó­ni­ca de Bar­ce­lo­na y ob­tie­ne una pla­za. Pa­ra pre­pa­rar­las vi­si­ta a un com­po­si­tor, Do­mè­nec Gar­cia, que ha de­ci­di­do no pu­bli­car ni es­tre­nar na­da. Le acon­se­ja: más va­le to­car Ste­ve Reich que Mo­zart. Pa­ra in­ter­pre­tar a Mo­zart con pro­fun­di­dad hay que ma­du­rar co­mo mú­si­co y co­mo per­so­na. Es­tos frag­men­tos de fi­lo­so­fía mu­si­cal (en­con­tra­mos uno muy bueno, an­tes de la pá­gi­na 100, un de­ba­te so­bre mú­si­ca, emo­ción y ma­te­má­ti­cas, a pro­pó­si­to de la mú­si­ca to­nal) es­tán fran­ca­men­te bien. La his­to­ria de Do­mè­nec Gar­cia tie­ne un gran pe­so en la no­ve­la por­que más ade­lan­te, cuan­do la Fi­lar­mó­ni­ca cam­bia de di­rec­tor, se pro­du­ce un ca­so de aco­so y ro­bo in­te­lec­tual. To­rre he­ri­da, mú­si­ca he­ri­da: Es­pa­ñol des­cri­be un es­ce­na­rio

de cri­sis cul­tu­ral, que es tam­bién una cri­sis de hu­ma­ni­dad. Las tra­mas se­cun­da­rias (los líos de un fun­cio­na­rio del Fo­reign Of­fi­ce, el hi­jo de una cria­da de los Siurana que lle­va pe­li­gro) van en la mis­ma di­rec­ción y sir­ven de con­tra­pun­to.

Fran­ces­ca es un li­bro sin­gu­lar, una ale­go­ría del mun­do ac­tual, que ha per­di­do el au­ra. Ricard Siurana, Mon­tse­rrat, Fran­ces­ca, son de­ma­sia­do sen­si­bles. Ul­tra­li­ge­ros. El vien­to de nues­tra épo­ca los do­mi­na y tie­nen la sen­sa­ción de vi­vir en “al­gun lloc in­subs­tan­cial in­ven­tat per al­gú”. Otras ve­ces, Es­pa­ñol di­ce que es­tán al bor­de del abis­mo. Po­der re­ver­tir en par­te el mal que ha­cen los que es­ta­fan no ali­via su des­con­cier­to y su do­lor.

Co­mo ya su­ce­día en La cam­pa­na de vi­dre, la obra de Fran­cesc Font­bo­na que co­men­té ha­ce unas se­ma­nas, Fran­ces­ca es un li­bro muy po­co na­rra­ti­vo. No tie­nes la sen­sa­ción de es­tar le­yen­do una no­ve­la. Los diá­lo­gos son muy po­co na­tu­ra­les. La ac­ción avan­za a trom­pi­co­nes. Los per­so­na­jes son muy teó­ri­cos y es­que­má­ti­cos. Es­pa­ñol se de­bía dar cuen­ta en al­gún mo­men­to e in­tro­du­jo la fi­gu­ra del na­rra­dor, Ga­briel, que se lo mi­ra des­de fue­ra. Fran­ces­ca es una no­ve­la ex­pli­ca­da por es­te na­rra­dor, no ac­tua­da y vi­vi­da co­mo son las no­ve­las. Pa­re­ce más bien un te­cho pin­ta­do, ba­rro­co, con per­so­na­jes en me­da­llo­nes do­ra­dos, con es­ce­nas de la vi­da en­mar­ca­das: una ale­go­ría so­bre la be­lle­za en la épo­ca de man­do­nes arro­gan­tes y ar­qui­tec­tu­ra hor­mo­na­da. La mú­si­ca nun­ca mien­te. |

EDI­CIONS DE 1984. 316 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS

JASMIN MERDAN/GETTY

Una vio­li­nis­ta se si­túa en el cen­tro de la tra­ma del nue­vo li­bro de Es­pa­ñol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.