Apá­tri­da con cau­sa

La Vanguardia - Culturas - - Libroscopi­o - La poe­ta bar­ce­lo­ne­sa Ro­sa Len­ti­ni AN­TO­NIO ITURBE

En el ele­gan­te as­cen­sor di­se­ña­do por Jo­sep Maria Ju­jol del Ate­neu Bar­ce­lo­nès, una pie­za de mu­seo que fun­cio­na con pre­ci­sión de re­lo­je­ría y una li­ge­ra sa­cu­di­da de en­gra­na­jes, me en­cuen­tro a la poe­ta bar­ce­lo­ne­sa Ro­sa Len­ti­ni ya su pa­re­ja, el es­cri­tor Ri­car­do Cano Ga­vi­ria, que lle­va unas ga­fas ahu­ma­das que le dan un as­pec­to mis­te­rio­so. Me cuen­ta que la As­so­cia­ció Col·le­gial d’Es­crip­tors de Ca­ta­lun­ya (ACEC) le ha con­ce­di­do el X pre­mio Jo­sé Luis Gi­mé­nez-Fron­tín, que se otor­ga a per­so­na­li­da­des del mun­do de las le­tras que ha­yan des­ta­ca­do por su con­tri­bu­ción al acer­ca­mien­to en­tre cul­tu­ras. “¡Con lo que he ba­ta­lla­do por el en­cuen­tro de cul­tu­ras y que en es­te mo­men­to es­té pa­san­do aquí lo que es­tá pa­san­do! No me lo aca­bo de creer”. Me di­ce con un de­je de tris­te­za: “Nos he­mos au­to­exi­lia­do a Cas­te­llón” y, co­mo pon­go ojos de pla­to, me ex­pli­ca: “He­mos te­ni­do que de­jar nues­tra ca­sa en Mont­blanc por­que nos sen­tía­mos ex­clui­dos y no pue­des vi­vir al mar­gen de la so­cie­dad. Aho­ra, al ha­ber­me ido, ten­go me­nos mie­do de ha­blar”.

La sa­la Maria Mer­cè Ma­rçal es­tá lle­na pa­ra asis­tir al ac­to de en­tre­ga. El pre­si­den­te de la ACEC, Da­vid Cas­ti­llo, re­me­mo­ra con afec­to la fi­gu­ra de Gi­mé­nez-Fron­tín, hom­bre de le­tras, crí­ti­co de ar­te y fun­da­dor de es­ta aso­cia­ción de es­cri­to­res. Su viu­da, Pi­lar Brea, si­gue tra­ba­jan­do pa­ra la aso­cia­ción y de he­cho has­ta ha­ce un mo­men­to aún tra­ji­na­ba con las si­llas pa­ra que to­dos pu­die­ran aco­mo­dar­se. El hi­jo, Da­niel Gi­mé­nez-Fron­tín, ha­ce en­tre­ga de la es­ta­tui­lla del pre­mio a Ro­sa Len­ti­ni. Nos ha­bla de la poe­ta pre­mia­da Jo­sé Ma­ría Mi­có, tra­duc­tor, poe­ta, pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra en la Pom­peu Fa­bra de día y gui­ta­rris­ta de no­che for­man­do con su mu­jer, Mar­ta Bol­dú (pro­fe­so­ra de ins­ti­tu­to de día y can­tan­te de no­che), uno de los dúos ar­tís­ti­cos más sim­pá­ti­cos y cul­tos que ima­gi­nar­se pue­da. Mi­có se­ña­la lo im­por­tan­te que fue pa­ra mu­chos jó­ve­nes poe­tas co­mo él, ávi­dos de no­ve­da­des, la re­vis­ta Ho­ra de Poe­sía,

fun­da­da en 1978 por Ja­vier Len­ti­ni (pa­dre de Ro­sa) con un nú­me­ro de­di­ca­do a los poe­mas de La Tor­na que lle­va­ron a la cár­cel a Els Jo­glars. Tam­bién cree que Ro­sa Len­ti­ni “se ade­lan­tó a mu­chos mo­vi­mien­tos ac­tua­les con la de­fen­sa de gran­des mu­je­res poe­tas nor­te­ame­ri­ca­nas des­co­no­ci­das en nues­tro país”.

Ro­sa Len­ti­ni cuen­ta que “la la­bor de esos años fue ím­pro­ba pa­ra sa­car ade­lan­te una re­vis­ta de poe­sía sin nin­gu­na sub­ven­ción ni ayu­da ins­ti­tu­cio­nal, don­de to­do lo su­fra­gó mi pa­dre”. Tras el cie­rre, en 1997 fun­dó, jun­to a Ri­car­do Cano Ga­vi­ria, la edi­to­rial Igi­tur, en la que si­guen pe­lean­do por la poe­sía. Se sien­te es­pe­cial­men­te sa­tis­fe­cha de la an­to­lo­gía que pu­bli­có jun­to a Su­san Schreib­man ti­tu­la­da Sie­te poe­tas nor­te­ame­ri­ca­nas ac­tua­les. Y tam­bién de la pro­mo­ción de la cul­tu­ra en ca­ta­lán más allá de sus fron­te­ras con tra­duc­cio­nes de es­cri­to­res co­mo Pe­ru­cho, Car­les Duar­te, Maria Mer­cè Ma­rçal o Ro­sa Le­ve­ro­ni.

Ha­bla tam­bién de su au­to­exi­lio: “Tu­vi­mos que de­jar nues­tra pre­cio­sa ca­sa de Mont­blanc por­que sen­tía­mos el pe­so del arrin­co­na­mien­to so­cial”. Cuen­ta que sien­do es­cri­to­res y edi­to­res de Igi­tur e im­pri­mien­do los li­bros en el pue­blo, en trein­ta años no fue­ron ja­más in­vi­ta­dos a un ac­to edi­to­rial o ins­ti­tu­cio­nal o que an­ti­guos ami­gos al ver­los por la ca­lle los sa­lu­da­ran de le­jos apre­su­ra­da­men­te sin de­te­ner­se mar­can­do dis­tan­cia. Se re­fie­re con tris­te­za a “la he­ri­da si­len­cia­da”. Pe­ro es una mu­jer ri­sue­ña, tal vez su con­sue­lo sea que “el poe­ta es un apá­tri­da”. Se mues­tra muy com­pla­ci­da por el pre­mio Gi­mé­nez-Fron­tín “por­que lle­va el nom­bre de un ami­go año­ra­do”. Es­tá con­ven­ci­da que era un hom­bre de con­cor­dia y “re­sul­tó vi­sio­na­rio al ima­gi­nar en un fu­tu­ro el di­vor­cio ac­tual de la so­cie­dad ca­ta­la­na. A él na­da le ha­bría gus­ta­do más que el ca­ta­lán y el cas­te­llano fue­ran len­guas ami­gas que se po­ten­cia­ran mu­tua­men­te”.Amu­chos,tam­bién. |

A. ITURBE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.