Pe­rio­dis­mo y vi­da de ba­rrio

La Vanguardia - Culturas - - Antivirale­s - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

Uno de mis li­bros más sub­ra­ya­dos del año pa­sa­do fue La mi­ra­da lú­ci­da, de Al­bert Lla­dó. Co­noz­co al au­tor des­de ha­ce tiem­po, es co­la­bo­ra­dor de es­te su­ple­men­to (vean la pá­gi­na 18 de es­te nú­me­ro), co­me­mos jun­tos de vez en cuan­do y ad­mi­ro su vi­sión y su va­rie­dad de in­tere­ses.

La mi­ra­da lú­ci­da, que pu­bli­có Ana­gra­ma en su co­lec­ción Nue­vos Cua­der­nos, lle­va por sub­tí­tu­lo “El pe­rio­dis­mo más allá de la opi­nión y la in­for­ma­ción” y ofre­ce una re­fle­xión ines­pe­ra­da­men­te agu­da y fres­ca. En­tre­sa­co al­gu­nas de las fra­ses sin pér­di­da, ca­si afo­ris­mos, que el au­tor pro­di­ga a pro­pó­si­to de la his­to­ria y el pre­sen­te de nues­tro ofi­cio: “Un pe­rio­dis­ta sin cre­di­bi­li­dad es un oxí­mo­ron in­su­pe­ra­ble”. “Más que ob­je­ti­vi­dad se nos re­quie­re ho­nes­ti­dad”. “He­mos con­fun­di­do la ac­tua­li­dad y la ten­den­cia”. “¿Y si lo que pa­sa a la gen­te es que se ha can­sa­do de que los he­chos se que­den so­lo en eso, en he­chos?”. “Hay que ser desobe­dien­te an­te esa idea ge­ne­ra­li­za­da de que el lec­tor es un ser to­tal­men­te pre­vi­si­ble”. “Opi­nar nos obli­ga a la ad­he­sión o a la con­de­na, al me gus­ta o el no me gus­ta, al es­tar a fa­vor o en con­tra. In­ter­pre­tar, sin em­bar­go, nos exi­ge un com­pro­mi­so mu­cho ma­yor”. “La cer­te­za ab­so­lu­ta es im­po­si­ble”. “To­das las épo­cas tie­nen sus fe­ti­ches. A no­so­tros nos ha to­ca­do ser tes­ti­gos de có­mo la trans­pa­ren­cia se ha con­ver­ti­do en un talismán re­den­tor”. “El enemi­go no es la tec­no­lo­gía. El enemi­go es nues­tro arrai­ga­do gus­to por la su­mi­sión”.

Lla­dó, bar­ce­lo­nés de 1980, ci­ta mu­cho a Al­bert Ca­mus. De he­cho, una sen­ten­cia del au­tor ar­ge­lino le sir­ve de pun­to de arran­que: hay “cua­tro pun­tos car­di­na­les que ri­gen el pe­rio­dis­mo li­bre: lu­ci­dez, desobe­dien­cia, iro­nía y obs­ti­na­ción”. Ca­mus fue un hom­bre de le­tras to­tal, que cul­ti­vó el pe­rio­dis­mo, la na­rra­ti­va, el en­sa­yo y el tea­tro. Lla­dó si­gue su ejem­plo, con lo que cons­ti­tu­ye un ca­so po­co ha­bi­tual en nues­tras le­tras. Co­mo dramaturgo lle­vó al TNC su obra La man­cha, his­to­ria sua­ve­men­te dis­tó­pi­ca, con co­ti­dia­nei­dad, hu­mor y sor­pre­sas. Co­mo na­rra­dor pu­bli­có el li­bro de re­la­tos Los sin­gu­la­res in­di­vi­dua­les, don­de las di­ná­mi­cas res­pon­dían a mo­ti­vos atí­pi­cos: un en­cuen­tro de per­so­nas que se lla­man igual, una reunión de em­pre­sa con da­tos ocul­tos. En la no­ve­la de 2012, La puer­ta, brin­da­ba un pa­seo enig­má­ti­co por Bar­ce­lo­na a la som­bra de la li­te­ra­tu­ra ur­ba­na su­rrea­lis­ta. Nos lle­ga aho­ra La tra­ve­sía de las an­gui­las (Ga­la­xia Gu­ten­berg), re­la­to de ba­rria­da en los años no­ven­ta. Tras la am­bien­ta­ción cos­tum­bris­ta, en las an­dan­zas del Ca­ta­lán, el Ru­bio, el Ca­bre­ro y el Ama­ble por el des­cam­pa­do de Vall­bo­na re­sue­nan ecos de Witt­gens­tein y se afi­lan las na­va­jas de Ock­ham (“En igual­dad de con­di­cio­nes, la ex­pli­ca­ción más sen­ci­lla sue­le ser la más pro­ba­ble”, sos­te­nía es­te fraile del si­glo XIV). De la mano de Al­bert Lla­dó, la fi­lo­so­fía en­cuen­tra su lu­gar en el rea­lis­mo más di­rec­to.

“Un pe­rio­dis­ta sin cre­di­bi­li­dad es un oxí­mo­ron in­su­pe­ra­ble”, sos­tie­ne Al­bert Lla­dó en ‘La mi­ra­da lú­ci­da’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.