La pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa es la ba­se del pro­gre­so del país

Quir­ze Sa­lo­mó, fun­da­dor de Nos­trum, e Inma Puig, pro­fe­so­ra de Esa­de, coin­ci­den en que la pa­sión y el en­tu­sias­mo de los lí­de­res por el pro­yec­to em­pre­sa­rial son fun­da­men­ta­les pa­ra el éxi­to

La Vanguardia - Dinero - - AFOROS - En­ric Tin­to­ré

En los En­cuen­tros en La Van­guar­dia so­bre los re­tos de la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa ce­le­bra­dos en el Pa­lau de La Mú­si­ca ha­ce es­ca­sos días, a los que asis­tie­ron 150 em­pre­sa­rios, se re­afir­mó que la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa se ha con­so­li­da­do ple­na­men­te, des­pués de la cri­sis, co­mo la ba­se del pro­gre­so del país. Quir­ze Sa­lo­mó, con­se­je­ro de­le­ga­do de Ho­me Meal Re­pla­ce­ment, crea­dor e impulsor de la ca­de­na ali­men­ta­ria Nos­trum, e Inma Puig, de Esa­de, coin­ci­die­ron en­que­la pa­sión y el en­tu­sias­mo de los lí­de­res por el pro­yec­to em­pre­sa­rial son claves pa­ra el éxi­to.

Abrie­ron el ac­to Pe­re Guardiola, di­rec­tor ge­ne­ral co­mer­cial del Gru­po Go­dó, y Al­fon­so Rus­pi­ra, di­rec­tor te­rri­to­rial del Ban­co Po­pu­lar en Ca­ta­lun­ya y Ba­lea­les, quee­jer­cie­ron dean­fi­trio­nes. Pe­re Guardiola se­ña­ló que al fren­te de las pe­que­ñas y me­dia- nas em­pre­sas se en­cuen­tran em­pre­sa­rios con ma­yús­cu­las, que cons­ti­tu­yen el mo­tor de la pros­pe­ri­dad del si­glo XXI, que ge­ne­ra más de 70% del tra­ba­jo de España. A su jui­cio, la gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de las em­pre­sas de di­men­sión pe­que­ña y me­dia­na son cla­ra­men­te la pro­xi­mi­dad al clien­te, la ca­pa­ci­dad pa­ra de­tec­tar ni­chos de mer­ca­do y, so­bre to­do, la ra­pi­dez y la agi­li­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Al­fon­so Rus­pi­ra des­ta­có la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar so­bre las ne­ce­si­da­des que tie­ne la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa en es­tos mo­men­tos cru­cia­les, en los que el es­fuer­zo y la ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar las di­fi­cul­ta­des de la cri­sis ha he­cho más fuer­tes to­da­vía a las em­pre­sas que han so­bre­vi­vi­do y que cons­ti­tu­yen un pi­lar fun­da­men­tal del desa­rro­llo pro­duc­ti­vo del país. “En el Po­pu­lar –di­jo– lo sa­be­mos bien y por eso he­mos es­ta­do, es­ta­mos y es­ta­re­mos siem­pre al la­do del pe­que­ño y me­diano em­pre­sa­rio. Esa es nues­tra se­ña de iden­ti­dad y nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio úni­co y di­fe­ren­cia­dor”. Aña­dió queel Po­pu­lar, co­mou­na­de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras lí­de­res a ni­vel na­cio­nal, ha con­ce­di­do en el pri­mer se­mes­tre del año más de 12.000 mi­llo­nes de eu­ros en cré­di­to nue­vo, un20% más­quee­nel­mis­mo pe­río­do de 2014, ade­más de ha­ber cap­ta­do 55.000 nue­vos clien­tes, fun­da­men­tal­men­te au­tó­no­mos y pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. “La unión en­tre el Po­pu­lar y las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas es­pa­ño­las nos ha­ce más fuer­tes a to­dos”.

Quir­ze Sa­lo­mó, el primero de los po­nen­tes de los En­cuen­tros, ex­pli­có a los asis­ten­tes sus re­fle­xio­nes y su ex­pe­rien­cia co­mo em­pre­sa­rio, mien­tras que Inma Puig ana­li­zó las cues­tio­nes emo­cio­na­les que pue­den ayu­dar o di­fi­cul­tar la la­bor del em­pre­sa­rio en el día a día .

Quir­ze Sa­lo­mó es el fun­da­dor de la ca­de­na Nos­trum, em­pre­sa de re­fe­ren­cia en el ne­go­cio de la co­mi­da pre­pa­ra­da. Na­ció y cre­ció en­tre em­pre­sa­rios, en el mar­co del ne­go­cio fa­mi­liar, y eso mar­có de­ci­di­da­men­te su ta­lan­te em­pren­de­dor. En sus ini­cios fue pro­pie­ta­rio ge­ren­te de la em­pre­sa Ar­co Iris, que pro­du­cía la mar­ca blan­ca pa­ra ca­de­nas de dis- tri­bu­ción co­mo Pry­ca, Mercadona, Ca­pra­bo y Al­cam­po, y que fi­nal­men­te fue tras­pa­sa­da al gru­po mul­ti­na­cio­nal McB­ri­de. En es­ta com­pa­ñía fue bu­si­ness ma­na­ger has­ta que de­ci­dió jun­to con su pa­dre, Juan Sa­lo­mó, vol­ver a cen­trar la ac­ti­vi­dad de la fa­mi­lia en la ali­men­ta­ción y lo hi­cie­ron en el ne­go­cio de la co­mi­da pre­pa­ra­da. Fun­da­ron la com­pa­ñía Ho­me Meal, primero con ca­pi­tal fa­mi­liar y lue­go con la in­cor­po­ra­ción de nue­vos so­cios–la fa­mi­lia an­do­rra­na Cer­que da –, has­ta que en di­ciem­bre pa­sa­do sa­lie­ron a co­ti­za­ren el Mer­ca­do Al­ter­na­ti­vo Bur­sá­til (MAB ), ex­pe­rien­cia de la que es­tán muy sa­tis­fe­chos por­que per­mi­te au­men­tar la ca­pa­ci­dad de in­ver­sión. Con una co­ci­na cen­tral en Sant Vicenç de Cas­te­llet pa­ra la ela­bo­ra­ción de pla­tos pre­pa­ra­dos, abrie­ron el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to en Bar­ce­lo­na en 1999 y hoy la ca­de­na ya tie­ne más de 130 es­ta­ble­ci­mien­tos ba­jo la mar­ca Nos­trum. Es­te año ha ini­cia­do la ex­pan­sión en Fran­cia, abrien­do tien­das pro­pias en Mont­pe­llier y Tou­lou­se, así co­mo fran­qui­cias en Avi­ñón y Aix en Pro­ven­ce. “Pa­ra el fu­tu­ro –di­jo Quir­ze Sa­lo­mó– te­ne­mos un im­por­tan­te plan de ex­pan­sión. Pa­ra den­tro de cua­tro o cin­co años pro­yec­ta­mos te­ner cua­tro­cien­tas tien­das en el trián­gu­lo Bar­ce­lo­na-Ma­drid-Pa­rís. Que­re­mos ser un re­fe­ren­te del fast good eu­ro­peo. Es­ta es nues­tra mi­sión”.

“De­fen­der un mer­ca­do que no exis­tía has­ta le­van­tar una em­pre­sa se lo­gra con tra­ba­jo, mu­cho tra­ba­jo, y con re­si­lien­cia. Hay que le­van­tar­se cuan­do te equi­vo­cas, cuan­do co­me tes un error, hay que le­van­tar­se y se­guir tra­ba­jan­do con ilu­sión, ya que el em­pre­sa­rio se ali­men­ta de ilu­sio­nes”, di­jo Quir­ze Sa­lo­mó. Tu­vo pa­la­bras de re­cuer­do pa­ra su pa­dre. “Mi pa­dre –di­jo– era una per­so­na ge­nial pa­ra los ne­go­cios, muy tra­ba­ja­dor, pe­ro so­bre to­do con una vi­sión clara y sim­ple de las co­sas; sim­pli­fi­ca­ba los te­mas y los ha­cía fá­ci­les. Él tu­vo la vi­sión en los años no­ven­ta, en con­so­nan­cia con las ten­den­cias que sur­gían en Es­ta­dos Unidos, de que lle­ga­rá un mo­men­to en que la gen­te ape­nas co­ci­na­rá. Su vi­sión de aquel mo­men­to del fu­tu­ro aho­ra es el pre­sen­te y se ha con­ver­ti­do en la lo­co­mo­to­ra de nues­tro cre­ci­mien­to”.

Quir­ze Sa­lo­mó ha­bló, en­tre mu­chas otras co­sas, de que los va­lo­res de una em­pre­sa se tras­la­dan a tra­vés del ejem­plo, la pa­cien­cia, la pa­sión y de preo­cu­par­se de que la gen­te quie­ra ha­cer lo que es­tá ha­cien­do; que nin­gún em­pre­sa­rio de­be ol­vi­dar­se nun­ca de la co­mu­ni­ca­ción y de la in­no­va­ción y, en es­te sen­ti­do, ad­vir­tió que en el uso de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, los smartp­ho­nes, es­tá la cla­ve del éxi­to fu­tu­ro de las em­pre­sas. “La ex­pe­rien­cia on li­ne y off li­nees irre­ver­si­ble ”.

Inma Puig, pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Per­so­nas y Or­ga­ni­za­cio­nes de Esa­de, ha­bló de las emo­cio­nes en la ges­tión de los equi­pos y de­to­das aque­llas co­sas que su­ce­den en nues­tro día a día cuan­do nos re­la­cio­na­mos con los de­más pe­ro no se ven. “Y no por­que no se vean y no­se ha­blen – di­jo– quiere de­cir que no in­flu­yan y mu­cho en el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas y en el re­sul­ta­do que bus­ca­mos en los equi­pos cuan­do es­ta­mos tra­ba­jan­do jun­tos. Se ha de­mos­tra­do que un 50% de las co­sas que su­ce­den cuan­do­se tra­ba­ja en equi­po se­ven, se ha­blan, se pue­den cam­biar, pe­ro hay un 50% tam­bién de co­sas que su­ce­den que no se ven, no se ha­blan, no se pien­san y, por lo tan­to, no se pue­den cam­biar”.

“Pa­ra ver­la can­ti­dad de co­sas que pa­san en las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas –afir­mó– hay que en­ten­der­las. Com­pren­der per­mi­te an­ti­ci­par­se y

la an­ti­ci­pa­ción es la mejor he­rra­mien­ta pa­ra cual­quier ges­tión. Pa­ra en­ten­der­las hay dos ca­mi­nos; uno cor­to y di­fí­cil y uno lar­go y más­fá­cil, al al­can­ce de to­dos. ¿Cuál es el cor­to y di­fí­cil? El cor­to y di­fí­cil es po­ner­se en el lu­gar del otro. Lue­go hay otro, más lar­go, al al­can­ce de to­dos. Con­sis­te en es­cu­char el do­ble de lo que ha­bla­mos si que­re­mos en­ten­der al otro. Pe­ro con un oí­do he­mos de es­cu­char lo que se nos di­ce y con el otro, lo que no se nos di­ce, que a ve­ces es más im­por­tan­te”.

Inma Puig hi­zo una ex­ten­sa re­fe­ren­cia al mé­to­do del doc­tor Mi- chael Ba­lint pa­ra la ges­tión de equi­pos, que es –se­gún di­jo– el que me­jo­res re­sul­ta­dos le ha da­do. “Cuan­do tra­ba­ja­mos con per­so­nas –ex­pli­có– hay una pa­la­bra muy im­por­tan­te: cui­dar. Por­que si no cui­das a las per­so­nas, las co­sas no van bien. Una per­so­na de­te­rio­ra­da ja­más va a ren­dir lo que pue­de. Cui­dar, por tan­to, es una in­ver­sión, no es un gas­to”. Co­mo ejem­plo ci­tó al ejér­ci­to de Es­ta­dos Unidos, que, tras nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes, ha des­cu­bier­to que en la gue­rra, si se cui­da a los he­ri­dos y a los muer­tos, los vi­vos rin­den más. En el de­por­te de la al­ta com­pe­ti­ción, a otro ni­vel, ocu­rre lo mis­mo. “Cuan­do uno ve que a al­guien que per­te­ne­ce a su gru­po le ha­su­ce­di­do al­go, se­gún có­mo lo cui­dan, se­gún có­mo lo tra­tan, in­me­dia­ta­men­te em­pie­za a vivir que si le pa­sa al­go pa­re­ci­do va a co­rrer la mis­ma suer­te. Si se per­si­guen re­sul­ta­dos, hay que cui­dar a las per­so­nas. Por­que los re­sul­ta­dos vie­nen úni­ca­men­te a tra­vés de las per­so­nas”, aña­dió.

Al­gu­nas de las múl­ti­ples re­fle­xio­nes de Inma Puig fue­ron las si­guien­tes:

“La ma­yor par­te de las ve­ces hay al­go mu­cho­má­sim­por­tan­te que sa­ber qué es lo que hay que ha­cer, y es sa­ber qué es lo que no hay que ha­cer. Y lo que no hay que ha­cer es hu­mi­llar, ri­di­cu­li­zar, aban­do­nar a na­die, ser ran­cios con el re­co­no­ci­mien­to, evi­tar los agra­vios com­pa­ra­ti­vos, juz­gar y dic­tar sen­ten­cias, et­cé­te­ra.

“Só­lo po­de­mos ver lo que so­mos ca­pa­ces de en­ten­der. Así que es im­pe­ra­ti­vo que pen­se­mos y nos pre­gun­te­mos por qué pa­san las co­sas”.

“Los sen­ti­mien­tos no en­tien­den de­ta­lo­na­rios. El ser hu­ma­no­pre­fie­re sen­tir­se que­ri­do an­tes que pa­ga- do. To­dos ha­ce­mos las co­sas pa­ra que nos re­co­noz­can y así sen­tir­nos que­ri­dos”.

“Los con­flic­tos no se pue­den evi­tar. Exis­ten siem­pre que ha­ya más de dos per­so­nas. Son un re­fle­jo de que hay al­go que no fun­cio­na. Lo im­por­tan­te es sa­ber ges­tio­nar­los”.

“Es fun­da­men­tal que ca­da miem­bro de un equi­po ten­ga su ego su­fi­cien­te­men­te ali­men­ta­do”.

“El fu­tu­ro es trans­for­mar una co­sa en otra. La crea­ti­vi­dad nos lle­va a la in­no­va­ción, y la in­no­va­ción es lo que con­vier­te el pre­sen­te en el fu­tu­ro”.

LLIBERT TEIXIDÓ

De iz­quier­da a de­re­cha: Pe­re Guardiola, di­rec­tor ge­ne­ral co­mer­cial del Gru­po Go­dó; Quir­ze Sa­lo­mó, con­se­je­ro de­le­ga­do de Ho­me Meal Re­pla­ce­ment (Nos­trum); Inma Puig, pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Per­so­nas y Or­ga­ni­za­cio­nes de Esa­de; Ana Ma­ría Molins,...

LLIBERT TEIXIDÓ

Los En­cuen­tros so­bre los re­tos de la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa se ce­le­bra­ron en el Pa­lau de la Mú­si­ca y con­ta­ron con la asis­ten­cia de 150 em­pre­sa­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.