Pre­gun­tas tram­pa: có­mo res­pon­der pa­ra lo­grar el pues­to de tra­ba­jo

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Ju­dit Ba­ra

Las me­jo­res en­tre­vis­tas son con­ver­sa­cio­nes, así que ase­gu­ré­mo­nos de que el ba­lón si­ga mo­vién­do­se Du­ran­te las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo, sue­len rea­li­zar­se pre­gun­tas en­ga­ño­sas que, si nos pi­llan con el pa­so cam­bia­do, pue­den ha­cer­nos tro­pe­zar. A ve­ces, es­to sig­ni­fi­ca res­pon­der cues­tio­nes su­pues­ta­men­te ino­cuas, pe­ro que en reali­dad per­si­guen que re­ve­le­mos in­for­ma­ción que pre­fe­ri­ría­mos no com­par­tir. Por eso, es pri­mor­dial sa­ber qué de­cir an­te es­tas pre­gun­tas for­mu­la­das pa­ra pi­llar­nos en un re­nun­cio.

¿Có­mo te des­cri­bi­rías?

Es­ta pre­gun­ta, de apa­rien­cia inofen­si­va, pre­ten­de des­cu­brir el ni­vel de con­fian­za en sí mis­mo del can­di­da­to y lo bien que es ca­paz de des­cri­bir­se. No nos es­tán pi­dien­do que re­la­te­mos to­do nues­tro his­to­rial pro­fe­sio­nal, y mu­cho me­nos que ha­ble­mos de nues­tra vi­da per­so­nal. Es­te es el mo­men­to de des­ta­car nues­tros pun­tos fuer­tes y los ma­yo­res logros pro­fe­sio­na­les que ha­ya­mos con­se­gui­do. Ac­to se­gui­do, hay que in­ten­tar vin­cu­lar esas ex­pe­rien­cias a las cua­li­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el pues­to que que­re­mos con­se­guir. Se tra­ta de cen­trar­nos en nues­tro va­lor po­ten­cial pa­ra la or­ga­ni­za­ción. “Prac­ti­ca la res­pues­ta de­lan­te de un es­pe­jo du­ran­te al me­nos 15 mi­nu­tos”, re­co­mien­da Ky­le Lee, coach la­bo­ral. “Y cuan­do di­go prac­ti­car me re­fie­ro a que res­pon­das en voz al­ta pa­ra acos­tum­brar­te al so­ni­do de tu voz; te ga­ran­ti­zo que co­me­te­rás me­nos erro­res y pa­re­ce­rás más se­gu­ro de ti mis­mo”, con­clu­ye.

¿Por qué quie­res de­jar tu tra­ba­jo ac­tual?

Es­ta pre­gun­ta re­quie­re ho­nes­ti­dad, pe­ro so­bre to­do una ac­ti­tud po­si­ti­va. “El en­tre­vis­ta­dor es­tá bus­can­do pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to o in­di­cios de com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos, es­pe­cial­men­te si he­mos ocu­pa­do va­rias po­si­cio­nes en un cor­to pe­rio­do de tiem­po”, ase­ve­ra la au­to­ra y ex­per­ta en in­te­li­gen­cia emo­cio­nal apli­ca­da al mun­do del tra­ba­jo Lynn Taylor. Nues­tro in­ter­lo­cu­tor es­tá tra­tan­do de de­ter­mi­nar si he­mos te­ni­do pro­ble­mas pa­ra tra­ba­jar en equi­po, si nos abu­rri­mos rá­pi­da­men­te o cual­quier otra se­ñal de peligro. In­de­pen­dien­te­men­te de lo que di­ga­mos, nun­ca de­be­mos cri- ti­car a nues­tra em­pre­sa ac­tual. En cam­bio, con­vie­ne ela­bo­rar una res­pues­ta que de­mues­tre que es­ta­mos an­sio­sos por apro­ve­char nue­vas opor­tu­ni­da­des y có­mo la nue­va po­si­ción se ajus­ta más a nues­tro per­fil que las an­te­rio­res. “A los en­car­ga­dos de los pro­ce­sos de se­lec­ción no les im­por­ta es­cu­char que nos en­tu­sias­ma la idea de te­ner la opor­tu­ni­dad de cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te en­suem­pre­sa", con­ti­núa Taylor.

¿Por qué fuis­te des­pe­di­do?

Es­ta pre­gun­ta pue­de­ser bru­tal si no de­ja­mos nues­tro an­te­rior pues­to de tra­ba­jo de mu­tuoa­cuer­do. Lo­queel res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos es­tá tra­tan­do de ave­ri­guar es qué tal nos ma­ne­ja­mos ba­jo pre­sión y en cir­cuns­tan­cias po­co pro­pi­cias co­mo es la pér­di­da del em­pleo. “Lo que se quie­re es­cu­char es que eres po­si­ti­vo y es­tás lis­to pa­ra re­in­cor­po­rar­te al tra­ba­jo con bue­na ac­ti­tud. Tam­bién es im­por­tan­te que nues­tra voz pro­yec­te con­fian­za en no­so­tros mis­mos y no pa­re­cer de­rro­ta­do ni enoja­do”, acon­se­ja Ti­na Nicolai, fun­da­do­ra del por­tal de

coaching y per­so­nal bran­ding Re­su­me Wri­ter’s Ink. De nue­vo, te­ne­mos que ser po­si­ti­vos y no cri­ti­car a la em­pre­sa que nos des­pi­dió. Ha­ble­mos de la de­ci­sión em­pre­sa­rial que pro­pi­ció el des­pi­do y man­ten­ga­mos nues­tros sen­ti­mien­tos so­bre la si- tua­ción con­tro­la­dos. “No se­ña­le­mos con el de­do, ni bus­que­mos a un cul­pa­ble o nos des­cri­ba­mos co­mo una víc­ti­ma”, de­cla­ra Nicolai. Com­par­ta­mos lo que he­mos apren­di­do de la ex­pe­rien­cia, có­mo he­mos cre­ci­do per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te y có­mo es­ta ex­pe­rien­cia nos va a ayu­dar a abor­dar el nue­vo pues­to con una me­jor pre­dis­po­si­ción.

¿Cuá­les son tus ex­pec­ta­ti­vas sa­la­ria­les?

Es­ta es una de las pre­gun­tas más com­pli­ca­das a la par que más fre­cuen­tes en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. Pue­de ser es­pe­cial­men­te pro­ble­má­ti­ca pa­ra las mu­je­res, ya que no sue­len mos­trar­se tan aser­ti­vas en sus ne­go­cia­cio­nes co­mo los hom­bres, y a me­nu­do se les ofre­ce un sa­la­rio ini­cial más ba­jo. In­ves­ti­gue­mos cuá­les el ran­go sa­la­rial de pues­tos si­mi­la­res en por­ta­les web co­mo Glass­door o Pays­ca­ley apun­te­mos a la par­te al­ta de ese ran­go.Si es­ta­mos tra­ba­jan­do con un head-

hun­ter, sea­mos ho­nes­tos acer­ca de nues­tro suel­do ac­tual y de­jé­mos­le a él las ne­go­cia­cio­nes di­fí­ci­les.

¿Cuál crees que es tu ma­yor de­bi­li­dad?

Con es­ta pre­gun­ta no se pre­ten­de des­cu­brir nues­tras fla­que­zas, sino ave­ri­guar si so­mos cons­cien­tes de ellas ysi pen­sa­mos rea­li­zar cam­bios pa­ra sub­sa­nar­las. Pues­to que to­dos te­ne­mos pun­tos dé­bi­les, lo me­jor es em­pe­zar sien­do mo­des­tos. Aquí, la res­pues­ta ideal es aque­lla que men­cio­na al­gu­na de nues­tras ap­ti­tu­des que ne­ce­si­ta me­jo­rar, a la vez que uti­li­za­mos la res­pues­ta pa­ra re­sal­tar una de nues­tras for­ta­le­zas y sub­ra­yar nues­tra in­ten­ción de se­guir me­jo­ran­do. Evi­te­mos frases del ti­po: “No ten­go nin­gún pun­to dé­bil". Por ejem­plo, si ha­blar en pú­bli­co no se nos da de­ma­sia­do bien, pe­ro es­ta­mos ha­cien­do un cur­so de ora­to­ria pa­ra me­jo­rar nues­tras pre­sen­ta­cio­nes, com­par­ta­mos es­ta in­for­ma­ción al res­pon­der la pre­gun­ta.

To­do el mun­do exa­ge­ra un po­co en su CV. ¿En qué lo has he­cho tú?

Nun­ca sa­le a cuen­ta men­tir en nues­tro CV. So­lo hay que vol­ver la mi­ra­da al pa­no­ra­ma po­lí­ti­co na­cio­nal re­cien­te pa­ra com­pro­bar­lo. Así pues, ideal­men­te, evi­te­mos que nues­tro cu­rrícu­lo con­ten­ga men­ti­ras o ver­da­des a me­dias. Si he­mos si­do ho­nes­tos en nues­tra so­li­ci­tud de em­pleo, es mu­cho más fá­cil ser sin­ce­ros a la ho­ra de res­pon­der es­ta pre­gun­ta. En cual­quier ca­so, la me­jor res­pues­ta es de­cla­rar que con­fia­mos que nues­tro CV re­pre­sen­ta fiel­men­te nues­tra ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal e in­vi­tar al en­tre­vis­ta­dor a que com­prue­be las re­fe­ren­cias que he­mos pro­por­cio­na­do pa­ra co­rro­bo­rar que las ase­ve­ra­cio­nes que apa­re­cen en nues­tra do­cu­men­ta­ción son cier­tas.

¿Dón­de te ves en cin­co años?

Nin­gu­na em­pre­sa quie­re in­ver­tir en con­tra­tar, ca­pa ci­tar y pa­gar aun em­plea­do que va a cam­biar de ca­rre­ra en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Aun­que no es ne­ce­sa­rio pro­cla­mar que­nos ve­mos pa­ra siem­pre en esa or­ga­ni­za­ción, sí se tra­ta de de­jar cla­ro nues­tro com­pro­mi­so con el pues­to y el de­seo de cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te en nues­tra área det ra­ba­jo. Es­fun­da­men­talq ue se­pa­mos ha­cia dón­de que­re­mos lle­var nues­tra ca­rre­ra y có­mo en­ca­ja con la es­tra­te­gia de la em­pre­sa que nos es­tá en­tre­vis­tan­do. El res­pon­sa­ble de se­lec­ción quie­re des­cu­brir si nues­tras me­tas son rea­lis­tas, así co­mo me­dir nues­tra am­bi­ción y de­ter­mi­nar si el rol se ali­nea con los ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les y el plan de cre­ci­mien­to. “Quien po­dría con­tra­tar­te tam­bién tie­ne re­ce­los acer­ca del pro­ce­so. De­trás de ca­da pre­gun­ta se es­con­de al­gún mie­do. Des­cu­brir­lo pue­de ayu­dar­te a res­pon­der de la ma­ne­ra más acer­ta­da”, acon­se­ja Dick Bo­lles, au­tor del li­bro ¿De

qué co­lo­res tu paracaídas ?.

Y, so­bre to­do, con­vie­ne re­cor­dar que las me­jo­res en­tre­vis­tas son con­ver­sa­cio­nes. Si nos li­mi­ta­mos a res­pon­der y nos ca­lla­mos, se ter­mi­na la con­ver­sa­ción. Por el con­tra­rio, si con­tes­ta­mos y a con­ti­nua­ción rea­li­za­mos una pre­gun­ta, ya es­ta­mos con­ver­san­do. •

"De­trás de ca­da pre­gun­ta se es­con­de al­gún mie­do", se­gún el au­tor de ¿De qué co­lor es­tu­pa ra­caí­das?

GETTY IMAGES

Las pre­gun­tas que per­si­guen que el en­tre­vis­ta­dor ob­ten­ga una idea más pre­ci­sa de có­mo es real­men­te el can­di­da­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.