No can­sar­se de la pro­pia em­pre­sa

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Lead to Chan­ge Xa­vier Mar­cet

Fac­tu­ran ca­si mil mi­llo­nes de eu­ros y no se al­te­ran. Se sien­ten con­sis­ten­te­men­te frá­gi­les. Pien­san que to­do po­dría cam­biar muy rá­pi­do. Subie­ron a pul­so y des­de aba­jo. Fi­nan­cia­ron a pul­món. No es­ti­ra­ron más el bra­zo que la man­ga, pe­ro arries­ga­ron. Co­lec­cio­na­ron no­ches sin dor­mir pen­san­do más en las deu­das que en los sue­ños. Sa­lió bien. Son el ca­pi­tán de su ca­te­go­ría. Blan­den una gran mar­ca. Pe­ro el pa­triar­ca con­ti­núa vi­vien­do en la ca­sa so­la­rie­ga de siem­pre y cuan­do com­pran sus productos pa­ra uso par­ti­cu­lar van al su­per­mer­ca­do, co­mo to­do el mun­do. Han in­no­va­do con al­to im­pac­to, pe­ro no ne­ce­si­tan sen­tir­se lí­de­res en in­no­va­ción ni po­nen fut­bo­li­nes pa­ra apa­ren­tar mo­der­ni­dad. Son unos de esos cam­peo­nes em­pre­sa­ria­les ocul­tos que no pien­san en vender la em­pre­sa. Y no es cues­tión de di­ne­ro. Es una ma­ne­ra de vi­vir. Un com­pro­mi­so que les tras­cien­de y que abar­ca una gran co­mu­ni­dad pro­fe­sio­nal. Es­ta em­pre­sa es su for­ma de es­tar en el mun­do. Rein­vier­ten to­do por­que es lo que con­si­de­ran na­tu­ral. Tie­nen la úl­ti­ma ma­qui­na­ria en un gran com­ple­jo in­dus­tria­li­za­do, pe­ro man­tie­nen el es­pí­ri­tu ar­te­sano. No ol­vi­dan sus orí­ge­nes y to­da­vía pro­cu­ran tras­la­dar su al­ma a los productos. Sa­ben de sus ac­ti­vos y lu­chan por man­te­ner un iti­ne­ra­rio de hu­mil­dad que no les ha­ga per­der la iden­ti­dad.

¿Cuál es su se­cre­to? No se han can­sa­do de ellos mis­mos. No se han can­sa­do de su em­pre­sa. La gen­te, cuan­do se can­sa de su pro­pia em­pre­sa, ha­ce ton­te­rías. Man­tie­nen una com­pos­tu­ra na­tu­ral del que lle­va una lar­ga tra­yec­to­ria. Y si ven­die­ran la em­pre­sa, se sen­ti­rían tan huér­fa­nos que in­ten­ta­rían vol­ver a re­cons­truir sus mis­mos sue­ños pa­so a pa­so. Se nu­tren de su his­to­ria de cua­ren­ta años, pe­ro no se en­ga­ñan, sa­ben que una co­sa es ser fie­les a su tra­yec­to­ria y otra no saber adap­tar­se. Los que en­fren­tan tra­di­ción con in­no­va­ción aca­ban mal. La tra­di­ción se la de­fien­de des­de la in­no­va­ción. Y no can­sar­se, y mu­cho me­nos can­sar­se de los clien­tes. Al con­tra­rio. Con­ti­nuar con­tes­tan­do una lla­ma­da in­có­mo­da de un clien­te al ano­che­cer o en un sá­ba­do. Por mu­cho que ha­yas cre­ci­do, no can­sar­se de con­tes­tar lla­ma­das de aque­llos que son la ra­zón de ser, es no di­mi­tir del sen­ti­do de ur­gen­cia ni de la ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo. Dar ejem­plo de es­tar al pie del ca­ñón, aun­que los nú­me­ros sean es­pec­ta­cu­la­res. Ma­du­rar es cre­cer sin cam­biar de va­lo­res, si aca­so aña­dien­do ma­ti­ces. Lle­gar tem­prano, mar­char tar­de, siem­pre fue así. Ro­dar con un buen co­che su­fi­cien­te, de esos que ha­blan por sí so­los de un cier­to res­pe­to por los de­más. Una cier­ta dis­cre­ción que ema­na en aque­llos que sa­ben que los ex­ce­sos ca­san mal con la con­sis­ten­cia.

Apren­die­ron a de­le­gar to­do me­nos el al­ma. Sin saber de­le­gar es im­po­si­ble cre­cer. Pe­ro ca­da día al le­van­tar­se con­vo­can la te­na­ci­dad. To­da­vía sien­ten esos ner­vios de los ne­go­cia­do­res ávi­dos por ce­rrar un buen acuer­do y en la adre­na­li­na del éxi­to en­cuen­tran al­go más que di­ne­ro. Hay la opor­tu­ni­dad ven­ci­da, la que aho­ra es no­ve­dad y ma­ña­na se­rá iner­cia. Hay el tra­ba­jo por ha­cer. Hay la in­no­va­ción que es­cu­dri­ña el mer­ca­do. Hay una rue­da de apren­di­za­jes que em­pie­za des­de arri­ba. Las em­pre­sas de­fi­nen la for­ma­ción de aba­jo ha­cia arri­ba, pe­ro van mal si no sa­ben apren­der des­de arri­ba ha­cia aba­jo. La úni­ca for­ma de con­ti­nuar cru­zan­do ca­pa­ci­da­des con opor­tu­ni­da­des es orien­tar to­da la em­pre­sa a apren­der y a des­apren­der.

He vis­to ya su­fi­cien­tes em­pre­sas co­mo pa­ra saber que mu­chos em­pre­sa­rios o di­rec­ti­vos se can­san de sus em­pre­sas in­clu­so cuan­do va bien. Cuan­do una man­tie­ne las iner­cias po­si­ti­vas y las com­bi­na con una im­pres­cin­di­ble in­no­va­ción es que no se can­sa. Cuan­do uno se can­sa de su em­pre­sa con­fun­de in­no­va­cio­nes con ocu­rren­cias y ahí em­pie­za un fes­ti­val de des­pro­pó­si­tos que acos­tum­bra a aca­bar mal. In­no­var es un sín­to­ma de no can­sar­se. Los que se can­san tien­den a la in­con­sis­ten­cia y a la arro­gan­cia de creer que se ga­na­ron un pues­to en el fir­ma­men­to em­pre­sa­rial. Los que no se can­san sa­ben que no hay ga­ran­tías pa­ra los ne­go­cios por añe­jos que sean. Los que no se can­san vi­gi­lan siem­pre.

Los que no se can­san man­tie­nen la ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo. Po­co re­la­jo. Los que se can­san de­le­gan el es­fuer­zo. Los que no se can­san es por una mo­ti­va­ción que va mu­cho más allá del ha­cer ne­go­cios, por al­go que tie­ne de adic­ti­vo el idear opor­tu­ni­da­des y con­ver­tir­las en gran­des desafíos a los que ven­cer. Los que no se can­san es que apre­cian el via­je. Los que se can­san so­la­men­te sus­pi­ran por las es­ta­cio­nes de des­tino en for­ma de un con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción que ad­mi­nis­tre iner­cias y re­par­ta di­vi­den­dos cen­tra­dos en el cor­to pla­zo. Los que no se can­san mi­ran le­jos. Los que se can­san mi­ran por el re­tro­vi­sor y pre­ten­den que el fu­tu­ro sea una sim­ple pró­rro­ga del pa­sa­do.

Sien­to una gran ad­mi­ra­ción por esos lí­de­res que trans­pi­ran ins­pi­ra­ción y con­ju­gan el com­pro­mi­so en pri­me­ra per­so­na. Son esa gen­te que se ga­na el res­pe­to yen­do unos pa­sos por de­lan­te y dan­do ejem­plo. Esos que sa­ben que la con­sis­ten­cia es más fru­to de los de­ta­lles que de los dis­cur­sos. Son esa gen­te que siem­pre te con­vo­ca al fu­tu­ro y deja que el pa­sa­do de los éxi­tos se fil­tre sin aspavientos. Sa­ben re­ma­tar las opor­tu­ni­da­des, pa­ra eso cons­tru­yen sus equi­pos y les dan au­to­no­mía, pe­ro nun­ca que­dan atra­pa­dos en el éxi­to ni en el fra­ca­so. Los re­sul­ta­dos im­por­tan y mu­cho, pe­ro el no can­sar­se y el mi­rar siem­pre ade­lan­te es su gran ca­pi­tal.

Crear una em­pre­sa es dis­fru­tar del via­je sin can­sar­se del pai­sa­je. Al­gu­nas es­ta­cio­nes son amar­gas, otras son dul­ces. Pe­ro la con­sis­ten­cia re­si­de en no lle­gar a una es­ta­ción fi­nal y en en­ten­der ca­da pa­ra­da co­mo una nue­va opor­tu­ni­dad. Una em­pre­sa no es un pe­ri­plo so­li­ta­rio, es un via­je com­par­ti­do. Es una co­mu­ni­dad la que via­ja y si esa co­mu­ni­dad es con­sis­ten­te y no se can­sa de sí mis­ma, el via­je pue­de ser de lar­go re­co­rri­do.

Sín­to­ma Cuan­do uno se can­sa de su em­pre­sa con­fun­de in­no­va­cio­nes con ocu­rren­cias, y ahí em­pie­za el fes­ti­val de des­pro­pó­si­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.