Los vo­lan­ta­zos de Elon Musk

El con­tro­ver­ti­do em­pre­sa­rio li­bra un pul­so den­tro y fue­ra de Tes­la pa­ra man­te­ner el con­trol y al­can­zar la ren­ta­bi­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ós­car Muñoz Bar­ce­lo­na

Elon Musk pi­sa a fon­do el ace­le­ra­dor pa­ra con­du­cir a Tes­la ha­cia la an­sia­da ren­ta­bi­li­dad. Pe­ro el ca­mino que ha to­ma­do no es rec­to. Sus úl­ti­mos vo­lan­ta­zos, que apun­ta­ban a que de­ja­ría de co­ti­zar y se alia­ría a aun po­ten­te so­cio sau­dí que apla­na­ría su fu­tu­ro sin de­pen­der de los vai­ve­nes del par­quet, que sor­pren­die­ron den­tro y fue­ra de la com­pa­ñía, han que­da­do en sus­pen­so. El con­tro­ver­ti­do em­pre­sa­rio anun­ció la no­che del vier­nes en su blog que da­ba mar­cha atrás. Tes­la se­gui­rá en la bol­sa de Nue­va York por­que, re- co­no­ció, “así lo quie­re la ma­yo­ría”.

El re­gu­la­dor bur­sá­til es­ta­dou­ni­den­se, la SEC, man­tie­ne abier­ta una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ver si Musk pro­pa­gó men­sa­jes fal­sos pa­ra es­pe­cu­lar con el va­lor de las ac­cio­nes, ya que has­ta aho­ra no pa­re­ce exis­tir un in­ver­sor que ase­gu­re es­ta ope­ra­ción, en contra de lo que di­jo él mis­mo en Twit­ter, la red so­cial en la que no pa­ra de ha­blar. Na­die ha con­fir­ma­do com­pro­mi­so al­guno en es­ta lí­nea. Así las co­sas, la cre­di­bi­li­dad del vi­sio­na­rio eje­cu­ti­vo, pa­dre de las tam­bién fu­tu­ris­tas Spa­ceX, Hy­per­loop y The Bo­ring Com­pany, ha­bía que­da­do en en­tre­di­cho.

Lo ocu­rri­do es­te agos­to es­tá sien­do de in­far­to en Tes­la. Des­pués de dis­pa­rar­se en bol­sa tras el tuit del día 7, los tí­tu­los co­men­za­ron a caer por­que na­da es­ta­ba cla­ro, al igual queel precio ob­je­ti­vo. JPMor­gan­lo re­ba­jó más de un 30%. Y más aún des­pués de que, la se­ma­na pa­sa­da, Musk con­fe­sa­ra a The Ne­wYork Ti

mes que su­fre una des­con­tro­la­da adic­ción al tra­ba­jo que le ha pues­to al lí­mi­te. Al­gu­nas­vo­ces­le pi­den que de­le­gue fun­cio­nes eje­cu­ti­vas. Pe­ro se man­tie­ne­co­mo­pre­si­den­tey­con­se­je­ro de­le­ga­do. Los in­ver­so­res más jó­ve­nes si­guen apos­tan­do por él, pe­ro que los de más edad es­tán ven­dien­do sus par­ti­ci­pa­cio­nes.

Las ne­ce­si­da­des de in­ver­sión cre­cen en Tes­la a gran ve­lo­ci­dad. De­be fa­bri­car y, por su­pues­to, vender

ROBYN BECK / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.