Lo que se pue­de (des) ha­cer en cua­tro años

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son Bar­ce­lo­na

El an­ti­co­mu­nis­mo que se res­pi­ra­ba en Was­hing­ton ya ha ce­di­do el tes­ti­go a la is­la­mo­fo­bia Tan­to a Trump co­mo a Pu­tin –y tam­bién a Er­do­gan y al­guno más– el Bre­xit les va de per­las Pa­ra ha­cer fren­te a Chi­na quie­ren qui­tar de en me­dio a otro com­pe­ti­dor: Eu­ro­pa Des­de su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca, Do­nald Trump se ha em­pe­ña­do en rom­per las re­glas del jue­go in­ter­na­cio­nal

Aún fal­ta pa­ra que la pre­si­den­cia de Do­nald Trump al­can­ce el ecua­dor de su man­da­to, pe­ro ya se pue­de afir­mar que la geo­po­lí­ti­ca ha ex­pe­ri­men­ta­do una no­ta­ble trans­for­ma­ción des­pués de su sor­pren­den­te vic­to­ria en las elec­cio­nes ce­le­bra­das a fi­na­les del 2016. Des­de su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca, las re­la­cio­nes en­tre las na­cio­nes tie­nen más de ca­li­dos­co­pio (que él sos­tie­ne y gi­ra de un la­do a otro a su an­to­jo) que de puz­le pa­ra re­sol­ver (con pa­cien­cia, en­tre to­dos).

Trump se ha em­pe­ña­do en rom­per las re­glas de jue­go in­ter­na­cio­na­les, tan­to en lo di­plo­má­ti­co co­mo en lo co­mer­cial. Ha me­nos­pre­cia­do de for­ma gro­se­ra amis­ta­des tra­di­cio­na­les, al tiem­po que ha abra­za­do a an­ti­guos ri­va­les de du­do­sa repu­tación. Con es­tos úl­ti­mos, pa­re­ce ha­llar­se más a gus­to. Y ha uti­li­za to­do el po­der que tie­ne pa­ra bo­rrar has­ta el úl­ti­mo ves­ti­gio de su an­te­ce­sor.

Aho­ra bien, en­tre tan­tos in­sul­tan­tes tuits, con­tro­ver­ti­dos via­jes por el mun­do, no­ti­cias fal­sas, por no ha­blar de la llu­via de di­mi­sio­nes y des­pi­dos ful­mi­nan­tes que se ha pro­du­ci­do en­tre las fi­las de su pro­pio par­ti­do, nun­ca hay que per­der de vis­ta la ra­zón de ser de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump. Es es­ta: Ame­ri­ca first. Y pues­to que ya ha ex­pre­sa­do su de­seo de­vol­ver a pre­sen­tar­se en el 2020, a buen se­gu­ro de­di­ca­rá­lo­súl­ti­mos­do­sa­ños­dees­te man­da­to a con­ven­cer a una ma­yo­ría de vo­tan­tes de que su men­sa­je iba en se­rio y que va por ellos. Lle­ga­da la ho­ra, qui­zá tam­bién en es­ta oca­sión, le po­drían en­trar ga­nas de mo­di­fi­car ca­pri­cho­sa­men­te las re­glas de jue­go elec­to­ra­les de su país… o in­clu­so la Cons­ti­tu­ción. Eso sí, de nuevo, with a little help from his friends.

Si se pre­sen­ta­ra y no ga­na­ra, por muy­ba­ja que fue­se la ta­sa de pa­ro o ex­pan­si­vO el PIB, se mi­re co­mo se mi­re el le­ga­do de su pre­si­den­cia ha­brá si­do ca­tas­tró­fi­co, tan­to en su ca­sa co­moaes­ca­la­mun­dial. Lo­ma­lo es que, por lo que se ve –y de es­to tam­bién se ocu­pa­rá él–, la opo­si­ción no cuen­ta con un lí­der ca­paz de plan­tar­le ca­ra o si­quie­ra ofre­cer al elec­to­ra­do ame­ri­cano una al­ter­na­ti­va con­vin­cen­te.

De mo­do que, aun­que Trump no sal­ga re­ele­gi­do, o sim­ple­men­te no se pre­sen­te, tar­da­rán igual­men­te tan­to EE.UU. co­moel mun­doen­te­ro en za­far­se de su ne­fas­ta he­ren­cia. Pe­ro si se presenta y ga­na, que Dios nos co­ja a to­dos con­fe­sa­dos. Por­que tan­to Trump co­mo Pu­tin han com­pren­di­do que no es eterno el po­de­río ató­mi­co–¡que­nun­ca­lle­ga­ron a uti­li­zar!– y mi­li­tar que les ha que­da­do una vez ter­mi­na­da la gue­rra fría. Es­tos dos hom­bres tan hom­bres no­tan a to­das ho­ras en la nu­ca el alien­to de la im­pa­ra­ble eco­no­mía chi­na y su cre­cien­te in­fluen­cia geo­po­lí­ti­ca. Pe­ro pa­ra ha­cer fren­te al gi­gan­te asiá­ti­co creen que ne­ce­si­tan qui­tar de en me­dio a otro gran­com­pe­ti­dor: Eu­ro­pa… la dé­bil, di­vi­di­da y des­orien­ta­da Eu­ro­pa.

A es­tos dos di­ri­gen­tes –y a Er­do­gan y al­guno más– el Bre­xit les va de per­las: la UE se que­da de gol­pe sin la mi­tad de su ar­se­nal ató­mi­co, y la OTAN, a ha­cer pu­ñe­tas. Daa­las a sus na­da inocen­tes de­sig­nios que es­to su­ce­da al ca­bo de un de­ce­nio de cri­sis y aus­te­ri­dad, que ha aca­ba­do en una ca­da vez ma­yor desunión en­tre los eu­ro­peos, amén de crear un cal­do de cul­ti­vo que pro- pi­cia nue­vos –y no tan nue­vos– mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas yna­cio­na­lis­tas de to­da ra­lea y que tan fá­ci­les son de di­ri­gir con un man­do a dis­tan­cia des­de Was­hing­ton o Mos­cú.

Que a la UE le fal­ta un her­vor –y pro­ba­ble­men­te más de uno– an­tes de­con­ver­tir­se enunaau­tén­ti­ca po­ten­cia po­lí­ti­ca, co­mer­cial y mi­li­tar, lo sa­ben has­ta sus más fer­vo­ro­sos de­fen­so­res. Es­más: pron­to­de­sa­pa- re­ce­rá de es­ce­na An­ge­la Mer­kel; se cul­mi­na­rá –va­yan a saber có­mo– el Bre­xit; los po­pu­lis­mos – with a little help from their friends– desafia­rán a Bru­se­las has­ta que­brar los la­zos que unen la Eu­ro­pa de los Vein­ti­sie­te; no ce­sa­rán las olea­das de in­mi­gran­tes que lle­gan hu­yen­do de gue­rras, ham­bru­nas y re­gí­me­nes cri­mi­na­les, que tam­bién me­dran gra­cias a ese little help in­tere­sa­do des­de fue­ra. En vis­ta de se­me­jan­te pa­no­ra­ma, la U El ova a te­ner cru­do a la ho­ra de de­fen­der­se uni­da contra las fuer­zas que pre­ten­de­rán des­truir­la.

Cues­ta­creer aes­tas al­tu­ras queel plan Mars­hall tan só­lo du­ró cua­tro años, de1948a1952; yaún­má­si­ma­gi­nar có­mo se­ría el mun­do si no se hu­bie­ra lle­va­do a ca­bo. Aun­que qui­zá no tan­to. Son ca­da vez más los his­to­ria­do­res que cues­tio­nan la ver­sión ame­ri­ca­na del plan Mars­hall, que sos­tie­nen que en el fon­do se ideó pa­ra pa­rar en se­co el avan­ce de la URRS ha­cia el Atlán­ti­co. De mo­do que, en reali­dad, fue­ron los ame­ri­ca­nos pre­sos de un ata­que de his­te­ria an­ti­co­mu­nis­ta los que di vi­die­ron Eu­ro­pa. Ade­más, una Eu­ro­pa oc­ci­den­tal en vías de re­cu­pe­ra­ción les per­mi­ti­ría abrir mer­ca­dos y re­ti­rar cuan­to an­tes sus efec­ti­vos del con­ti­nen­te.

La gue­rra fría lle­gó mi­la­gro­sa­men­te a su fin sin que se cul­mi­na­ra la ame­na­za de des­truc­ción mu­tua. Pe­ro mu­cho an­tes de que ca­ye­ra el mu­ro de Ber­lín el an­ti­co­mu­nis­mo que se res­pi­ra­ba en Was­hing­ton ya ha­bía ce­di­do el tes­ti­go ala is­lam ofo­bia, que no ha he­cho más que cre­cer des­de el 11- S.

Lo que bus­can Trump y su ami­go Pu­tin es des­truir Eu­ro­pa pa­ra con­cen­trar­se en­la pe­lea que se ave­ci­na con Chi­na. Co­rea del Nor­te si­túa a Trump en su fron­te­ra. Pu­tin con­tro­la el gas que ca­lien­ta los ho­ga­res eu­ro­peos. Los dos tie­nen el ojo pues­to en Irán.

- / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.