La he­ren­cia de Leh­man Brot­hers

Diez años des­pués, la quie­bra del ban­co for­ma ya par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar. Ci­ne y tea­tro re­cuer­dan aque­llos días. ¿Qué he­mos apren­di­do de la gran re­ce­sión?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri

“La sen­sa­ción que ex­pe­ri­men­tan las per­so­nas cuan­do se po­nen al lí­mi­te de es­ta ma­ne­ra no es el mie­do a caer­se... es el mie­do a que sal­ten”. Y mu­chos fue­ron los que al fi­nal sal­ta­ron, sal­ta­ron al va­cío (me­ta­fó­ri­ca­men­te), cuan­do ya no po­dían fre­nar una caí­da eco­nó­mi­ca ver­ti­gi­no­sa en Man­hat­tan aquel 15 de sep­tiem­bre del 2008, el día en que Leh­man Brot­hers, el cuar­to ban­co de in­ver­sión de EE.UU. se fue a la quie­bra. Unos 700.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos se es­fu­ma­ron en unas ho­ras. “Un mo­men­to te­rri­ble. Ca­si su­rrea­lis­ta”, re­co­no­ció el pre­si­den­te de la Fed, Ben Ber­nan­ke.

La fra­se al co­mien­zo del tex­to apa­re­ce en Mar­gin call (2011), una de las pe­lí­cu­las ins­pi­ra­das en aquel crash, que fue el de­to­nan­te (más­que­la cau­sa) de lo que fue bau­ti­za­do su­ce­si­va- men­te co­mo la gran re­ce­sión, la peor cri­sis eco­nó­mi­ca des­de 1929. Un agu­je­ro que ha de­ja­do he­ri­das sin ce­rrar y pre­gun­tas por con­tes­tar.

La he­me­ro­te­ca nos ofre­ce una ima­gen em­ble­má­ti­ca de lo que se vi­vió aque­llos días. Jean-Clau­de Tri­chet, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), de­ci­de los ti­pos de in­te­rés en el mes de ju­lio. Fal­tan po­cas se­ma­nas pa­ra el co­lap­so y Frank­furt es­tá preo­cu­pa­da por el au­men­to de la in­fla­ción en la eu­ro­zo­na. No pue­de ver lo que se ave­ci­na, ni pue­de ima­gi­nar que años des­pués se ve­rá obli­ga­do a lan­zar el ma­yor plan de res­ca­te nun­ca lle­va­do a ca­bo en Eu­ro­pa por un ban­co cen­tral.

“Lo de Leh­man era im­pre­vi­si­ble. Es ver­dad que ha­bía­mos vis­to una fuer­te ex­pan­sión del cré­di­to en los años an­te­rio­res, pe­ro no se po­día pro­nos­ti­car una cri­sis sis­te­má­ti­ca”, con­fe­só años des­pués Ger­tru­de Tum­pell-Gu­ge­rell, miem­bro en aquel en­ton­ces del con­se­jo del BCE. En cam­bio, la Re­ser­va Fe­de­ral en los diez me­se­san­te­rio­res al des­plo­me­ya ha­bía re­ba­ja­do los ti­pos sie­te ve­ces. Es­ta­ba cla­ro que al­go iba mal. “Éra­mos cons­cien­tes de que la si­tua­ción fi­nan­cie­ra se es­ta­ba de­te­rio­ran­do. Pe­ro la mag­ni­tud de los ries­gos no se con­si­de­ra­ban muy se­rios”, re­cor­da­ba el vi­ce­pre­si­den­te del BCE en aque­lla épo­ca, Lu­cas Pa­pa­de­mos. De he­cho, la pri­me­ra cum­bre eu­ro­pea so­bre­la ma­te­ria tu­vo­lu­ga­rel 12 oc­tu­bre, ca­si un­mes­des­pués de Leh­man. El ex pre­si­den­te fran­cés Ni­co­las Sar­kozy, pre­si­den­te de turno de la UE aquel día del 2008, en una en­tre­vis­ta en Le Fi­ga­ro de­fen­día su ac­tua­ción. “Lo que pen­sa­ban Ricardo, Fried­man o Key­nes no te­nía nin­gu­na im­por­tan­cia y no te­nía uti­li­dad al­gu-

PA IMAGES

Una foto pa­ra la his­to­ria: el le­tre­ro de Leh­man Brot­hers, el cuar­to ban­co de EE.UU., tras la quie­bra del 15 de sep­tiem­bre del 2008, en­tra en una ca­sa de subas­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.