Dú­plex, ex­clu­si­vo mix­to en­tre pi­so y ca­sa

Más­me­tros, más in­ti­mi­dad y con­tar con una te­rra­za con vis­tas o unj ar­dín son al­gu­nos pun­tos fuer­tes de los dú­plex

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Natàlia Bosch

Vi­vir en un dú­plex es un sue­ño com­par­ti­do por mu­chos. Pe­ro es­te ti­po de vi­vien­das, un hí­bri­do en­tre pi­so y ca­sa, no abun­da en el mer­ca­do y sus pre­cios sue­len ser más ele­va­dos a los de un pi­so con­ven­cio­nal. Pe­ro, ¿qué tie­nen de es­pe­cial?

Pros y con­tras de los dú­plex

"Los dú­plex ofre­cen más es­pa­cio y, al or­ga­ni­zar­se los me­tros en dos plan­tas, una ma­yor in­ti­mi­dad. Y es­to, cuan­do hay va­rios miem­bros en la fa­mi­lia, se va­lo­ra muy­po­si­ti­va- men­te. Ade­más, sue­len ser vi­vien­das más lu­mi­no­sas, por­que al te­ner dos plan­tas dis­fru­ta­rán de más ven­ta­na­les y, en con­se­cuen­cia, de más luz dis­tri­bui­da por el in­mue­ble. Y, en el ca­so de los áti­cos dú­plex, me­jo­res vis­tas", ex­pli­ca Es­tre­lla Se­rrano, di­rec­to­ra de Li­ving.

Pe­ro no to­do son ven­ta­jas, ya que los dú­plex tie­nen tam­bién sus con­tras. Y a la ho­ra de plan­tear­se com­prar uno, con­vie­ne va­lo­rar­los. De he­cho, el gran enemi­go de es­te ti­po de vi­vien­das es, pre­ci­sa­men­te, uno de sus he­chos di­fe­ren­cia­les: la es­ca­le­ra: "Es­te ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co res­ta es­pa­cio cons­trui­ble y, ade­más, pro­vo­ca cier­to mie­do en fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños o a per­so­nas ma­yo­res que ten­gan pro­ble­mas de mo­vi­li­dad", sos­tie­ne Se­rrano. Otro pun­to en su­con­tra es la cli­ma­ti­za­ción, "por­que al tra­tar­se de un in­mue­ble de­dos plan­tas es más di­fí­cil man­te­ner­la vi­vien­da ala mis­ma tem­pe­ra­tu­ra. El gas­to ener­gé­ti­co se­rá mu­cho má­se­le­va­do". Y el pre­cio tam­po­co ayu­da, ya que, se­gún Se­rrano, "exis­ten otras ti­po lo­gí as de in mue­bles más ase­qui­bles queel dú­plex".

Pre­ci­sa­men­te por sus pros y sus con­tras, "el perfil de com­pra­dor ha­bi­tual son las fa­mi­lias jó­ve­nes, con eda­des com­pren­di­das en­tre los 35 y 45 años y con hi­jos pe­que­ños. So­bre to­do cuan­do el nú­cleo fa­mi­liar se am­plía, es­ta ti­po­lo­gía de vi­vien­da se con­vier­te en una fan­tás­ti­ca op­ción, ya que per­mi­te dis­fru­tar de más es­pa­cio a to­dos los miem­bros", opi­na Se­rrano. "Es po­co ha­bi­tual en per­so­nas ma­yo­res de 60 años, ya que las per­so­nas de más edad que com­pran o in­vier­ten en vi­vien­da pien­san en co­mo­di­dad a lar­go pla­zo, por lo que evi­tan con­tar con ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas en su re­si­den­cia", apun­ta Eli­za­beth Her­nán­dez, di­rec­to­ra de las ofi­ci­nas de Bar­nes enBar­ce­lo­na.

Los áti­cos dú­plex, los más bus­ca­dos Pe­ro no to­dos los dú­plex son igua­les ni son igual de bus­ca­dos. Alos áti­cos y plan­tas ba­jas dú­plex, se su­man los dú­plex con una se­gun­da plan­ta ti­po al­ti­llo. "Es­tos úl­ti­mos son muy in­tere­san­tes pa­ra el com­pra­dor, pues la ope­ra­ción tam­po­co sube mu­cho de pre­cio (son po­cos me­tros cua­dra­dos más) y, sin em­bar­go, per­mi­te con­tar con dos es­pa­cios di­fe­ren­cia­dos", opi­na Her­nán­dez. Es­ta op­ción re­sul­ta muy prác­ti­ca en los ca­sos en los que se quie­ra con­tar con una plan­ta pa­ra fi­nes de ocio (gim­na­sio, zo­na de­chill

out, ja­cuz­zi…) obien en los que se tra­te de in­te­grar la vi­da pro­fe­sio­nal con la per­so­nal, aña­de Her­nán­dez. Pe­ro, co­mo ocu­rre con los pi­sos con ven­cio- na­les, el áti­co es el for­ma­to de dú­plex más desea­do. "Nor­mal­men­te es­ta ti­po­lo­gía de in­mue­bles se divide en zo­na diur­na y noc­tur­na. Y las vis­tas tie­nen una fun­ción muy im­por­tan­te, ya que sue­len ser me­jo­res en el ca­so de los á tic os­dú­plex",s os tie­ne Se­rrano.

Un as­pec­to im­por­tan­te pa­ra te­ner en cuen­ta a la ho­ra de bus­car un pi­so dú­plex es el ti­po de fin­ca. Los fans de los edi­fi­cios clá­si­cos o mo­der­nis­tas de­ben men­ta­li­zar­se: ra­ra­men­te en­con­tra­rán un­pi­so dees­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en esas fin­cas. Y, de en­con­trar­lo, se­rá el re­sul­ta­do de unir dos. "Los dú­plex em­pe­za­ron a po­pu­la­ri­zar­se en­tre los 70 y los 90, cuan­do los pro­mo­to­res ven­dían las úl­ti­mas plan­tas con el ba­jo cu­bier­ta am­plia­ble. Hoy en día, los nue­vos pro­mo­to­res pre­fie­ren cons­truir va­rios ba­jos dú­plex con sa­li­da al jar­dín y re­par­tir ese pre­cia­do tro­zo de tie­rra a más de un pro­pie­ta­rio. Ade­más, dos o tres áti­cos dú­plex tie­nen más ren­ta­bi­li­dad que dejar la te­rra­za pa­ra un so­lo ve­cino en una plan­ta", pun­tua­li­za Se­rrano. •

Las fa­mi­lias jó­ve­nes con hi­jos pe­que­ños, que ne­ce­si­tan más me­tros, sue­len ser las más in­tere­sa­das por los dú­plex

03 Con vis­tas al mar y al Ti­bi­da­bo Es­te áti­co dú­plex de 185 m2 cuen­ta con una te­rra­za de 15 m2 con vis­tas des­pe­ja­das al par­que. Recién re­for­ma­do y con pla­za de par­king, va­le 1.380.000 €.

01 Áti­co dú­plex en Tres To­rres Es­te pi­so de 347 m2 or­ga­ni­za­dos en dos plan­tas cuen­ta con una te­rra­za, cin­co pla­zas de par­king y dos tras­te­ros. Su pre­cio es de 1.600.000 €.

02 Con tres te­rra­zas y en Sit­ges Es­te áti­co dú­plex de 188 m2 se en­cuen­tra en la re­si­den­cia Parc de Mar y tie­ne vis­tas al mar. Con tres te­rra­zas de 70 m2 en to­tal y dos pla­zas de par­king, cues­ta 1.900.000 €.

04 Áti­co dú­plex en La Bo­na­no­va Es­te dú­plex de 250 m2 tie­ne dos te­rra­zas de 50 y 20 m2 y dos pla­zas de par­king. Cues­ta 1.650.000 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.