Jo­sep Tú­ni­ca

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Tú­ni­ca Pre­si­den­te de Asin­ca

Ac­ci­den­tes y tec­no­lo­gía

Los ac­ci­den­tes de las infraestructuras, co­mo el re­cien­te del puen­te de Gé­no­va, se pro­du­cen y se jus­ti­fi­can por ra­zo­nes téc­ni­cas. Sin em­bar­go, el es­ta­do de la tec­no­lo­gía es tal que per­mi­te ase­gu­rar que nin­guno de es­tos desas­tres lle­gue a pro­du­cir­se. ¿Por qué, si es así, he­mos de so­por­tar es­tas tra­ge­dias? Fun­da­men­tal­men­te por­que las con­di­cio­nes de es­tos pro­yec­tos re­le­gan la tec­no­lo­gía por de­trás de fac­to­res eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. La tec­no­lo­gía se ex­tien­de des­de la fa­se de pro­pues­ta y via­bi­li­dad de la obra, su di­se­ño y pro­yec­to, has­ta su construcción, ex­plo­ta­ción y man­te­ni­mien­to. Ig­no­rar o de­va­luar los cri­te­rios téc­ni­cos en cual­quie­ra de es­tas fa­ses con­lle­va la exis­ten­cia de ries­gos.

Nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes con­fían la con­tra­ta­ción de infraestructuras a ex­per­tos en com­pras. El co­rrec­to afán de ob­te­ner los ser­vi­cios, obras y man­te­ni­mien­to al me­jor pre­cio re­quie­re, sin em­bar­go, de unos al­tos co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, ex­pe­rien­cia, ri­gor y res­pon­sa­bi­li­dad. No de­be­ría acep­tar­se subas­tas por pre­cio de obras que pre­ci­san es­tric­tas con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad.

Los cri­te­rios po­lí­ti­cos de­ter­mi­nan el com­por­ta­mien­to de la Ad­mi­nis­tra­ción in­clu­so en los ni­ve­les más téc­ni­cos. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, re­sul­ta mu­cho más in­tere­san­te y ren­ta­ble po­lí­ti­ca­men­te la cons­tan­te pro­pues­ta de nue­vos pro­yec­tos, al­gu­nos de los cua­les ni si­quie­ra lle­gan a cons­truir­se, que el co­rrec­to man­te­ni­mien­to y re­no­va­ción de las ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes.

Eu­ro­pa nos ha brin­da­do una opor­tu­ni­dad con la di­rec­ti­va 24/2014 que pro­mue­ve una con­tra­ta­ción res­pon­sa­ble, in­no­va­do­ra, sos­te­ni­ble y ba­sa­da en la se­lec­ción por la re­la­ción cos­te-ca­li­dad. Cons­ta­ta­mos que nues­tros po­de­res pú­bli­cos si­guen buscando in­ter­pre­ta­cio­nes ale­ja­das de es­tos prin­ci­pios. Dos prue­bas de ello son el alu­vión de con­cur­sos que se li­ci­ta­ron en los días pre­vios a la en­tra­da en vi­gor de la nor­ma­ti­va pa­ra elu­dir sus efec­tos, y la con­si­de­ra­ción de la di­rec­ción téc­ni­ca de las obras co­mo una ac­ti­vi­dad de ca­rác­ter no in­te­lec­tual pa­ra seguir apli­can­do subas­tas económicas en la con­tra­ta­ción.

Es ne­ce­sa­rio im­plan­tar un nue­vo mo­de­lo de con­tra­ta­ción de pro­yec­tos, obras y man­te­ni­mien­to ba­sa­do en la ca­li­dad y las pres­ta­cio­nes re­que­ri­das pa­ra que to­das las infraestructuras ten­gan el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ne­ce­sa­rio. En el ca­so del puen­te Mo­ran­di, una vez to­ma­da la de­ci­sión de cons­truir una obra con una exi­gen­cia de man­te­ni­mien­to ele­va­da, hay que ver si la con­ce­sión de la au­to­pis­ta A-10 con­tem­pla­ba los re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes y el se­gui­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra su co­rrec­to man­te­ni­mien­to. La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta de­ter­mi­na el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de lo su­ce­di­do.

Mi­rar a Eu­ro­pa La política pre­fie­re gas­tar en nue­vos pro­yec­tos a em­plear re­cur­sos en man­te­ner y re­no­var los ya exis­ten­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.