Una cues­tión de vo­lu­men

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

gu­la­ción y en Eu­ro­pa se­rá di­fe­ren­te –au­gu­ra–; es­pe­cial­men­te en las ciu­da­des me­di­te­rrá­neas, que son den­sas y tie­nen un es­pa­cio pú­bli­co muy li­mi­ta­do, lo que obli­ga a las ad­mi­nis­tra­cio­nes a po­ner fuer­tes lí­mi­tes”.

En­tre las cues­tio­nes más con­tro­ver­ti­das de es­tas em­pre­sas es­tá si su ne­go­cio se ba­sa ex­clu­si­va o prin­ci­pal­men­te en los in­gre­sos pro­ce­den­tes de los usua­rios, que pa­gan una can­ti­dad nor­mal­men­te ba­ja por el tiem­po que du­ra sus tra­yec­tos, o si bus­can ex­plo­tar otras ac­ti­vi­da­des co­mo la pu­bli­ci­dad –en los pro­pios vehícu­los o, so­bre to­do, en la apli­ca­ción mó­vil– o ven­der los da­tos de los clien­tes a ter­ce­ros. Tam­bién es cla­ve pa­ra que las cuen­tas cua­dren el re­du­ci­do cos­te de fa­bri­ca­ción de las bi­ci­cle­tas, to­das ellas made in Chi­na, lo que de­ja am­plios már­ge­nes. El de­cli­ve de mu­chas de es­tas start-ups se es­tá no­tan­do en las fac­to­rías del gi­gan­te asiá­ti­co. Mu­chas han te­ni­do que ce­rrar.

“El si­guien­te pa­so enel de­sa­rro­llo de las bi­ci­cle­tas com­par­ti­das en la ciu­dad no se ba­sa­rá en la adi­ción de más bi­cis, sino en la ges­tión in­te­li­gen­te de ope­ra­cio­nes y re­cur­sos, es- ta es jus­ta­men­te nues­tra for­ta­le­za”, des­ta­ca Mon­tseSa­nahu­ja, deMo­bi­ke, que­la­se­ma­na­que­vie­ne­sees­tre­naenl’Hos­pi­ta­let. “No­te­ne­mos­que per­der de vis­ta que Eu­ro­pa –aña­de–, más allá del gran po­ten­cial que pre­sen­ta, es un mer­ca­do re­la­ti­va­men­te nue­vo pa­ra el bi­kes­ha­ring; li­mi­tar las bi­ci­cle­tas no ten­dría que ser el ob­je­ti­vo, sino cons­truir un mar­co­re­gu­la­to­rio con­jun­to e inclusivo que pro­mue­va un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble, y es eso por lo que es­ta­mos tra­ba­jan­do con los ayun­ta­mien­tos”.

Las ciu­da­des eu­ro­peas son pru­den­tes. “En Bar­ce­lo­na so­mos cons­cien­tes de que los nue­vos mo­dos de mi­cro­mo­vi­li­dad pue­den ser be­ne­fi­cio­sos, pe­ro que­re­mos iden­ti­fi­car bien qué im­pac­tos ne­ga­ti­vos tie­nen y ver có­mo te­ne­mos que or­de­nar­los pa­ra evi­tar­los”, ex­pli­ca Adria­na Ma­lé, coor­di­na­do­ra téc­ni­ca de la ge­ren­cia ad­jun­ta de mo­vi­li­dad e in­fra­es­truc­tu­ras del Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, que es­tá en pleno pro­ce­so de de­fi­ni­ción de una nor­ma­ti­va. “En prin­ci­pio –ade­lan­ta–, so­mos par­ti­da­rios que el apar­ca­mien­to se ha­ga en los an­cla­jes en for­ma­deU­que­ya­te­ne­mosy­li­mi­tar el nú­me­ro, pa­ra lo cual se­gu­ra­men­te ha­brá que lan­zar una li­ci­ta­ción a la que se pre­sen­ten los can­di­da­tos in­tere­sa­dos”.

A la es­pe­ra de Mo­bi­ke, en Bar­ce­lo­na ope­ran la pla­ta­for­ma da­ne­sa Don­key Re­pu­blic y la ca­li­for­nia­na Scoot. “Nues­tro en­fo­que no es es­pe­cu­la­dor, sino au­to­sos­te­ni­ble, no bus­ca­mos ha­cer­nos gran­des pa­ra que lue­go nos com­pren, te­ne­mos vo­ca­ción de fu­tu­ro y nos adap­ta­mos a la reali­dad de la ciu­dad”, ex­pli­ca Ro­ger Puig­ví, de es­ta úl­ti­ma compañía, pre­sen­te en San Fran­cis­co y en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, des­de la que pla­nea ex­pan­dir­se por Eu­ro­pa.

LLIBERT TEIXIDÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.