La ca­fe­te­ría, el nue­vo club so­cial

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

lu­men. “Pa­ra las gran­des ca­de­nas el lo­cal es muy im­por­tan­te, tan­to la lo­ca­li­za­ción co­mo el di­se­ño in­te­rior y el con­fort pa­ra crear un am­bien­te aco­ge­dor”, ex­pli­ca EvaBa­lla­rín, con­sul­to­ra es­tra­té­gi­ca de hos­te­le­ría.

Con es­tos in­gre­dien­tes y una ca­da vez más am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, han con­quis­ta­do a los nue­vos con­su­mi­do­res, que son los que no se que­dan es­tric­ta­men­te en la ca­li­dad del ca­fé, sino que va­lo­ran ele­men­tos de va­lor aña­di­do co­mo el wi-fi, la co­mo­di­dad pa­ra ins­ta­lar­se con el por­tá­til en una me­sa o po­der co­mer a un pre­cio ase­qui­ble du­ran­te prác­ti­ca­men­te to­do el día.

La ca­na­dien­se Tim Hor­tons se en­cuen­tra en ple­na fa­se de ex­pan­sión en Es­pa­ña y la pró­xi­ma se­ma­na inau­gu­ra su pri­mer lo­cal en Bar­ce­lo­na, enel nº 2de­la­ca­lle Bal­mes fren­te a un es­ta­ble­ci­mien­to de Star­bucks. Una es­qui­na muy am­bi­cio­na­da tan­to por el sec­tor

re­tail co­mo por las ca­de­nas de res­tau­ra­ción. “Al ser una mar­ca po­co co­no­ci­da en el mer­ca­do, te­ne­mos que apos­tar por ubi­ca­cio­nes de mu­cho pa­so y gran im­pac­to”, ase­gu­ra Is­mael Da­ne­luz, di­rec­tor ge­ne­ral de la ca­de­na en Es­pa­ña. En Es­pa­ña, el con­su­mo de ca­fé cre­ce en­tre un 4% y un 6%, se­gún ase­gu­ra Da­ne­luz. El in­for­me de Kan­tar World­pa­nel Con­su­mo de ca­fé fue­ra del ho­gar re­co­ge da­tos co­mo que la ma­yo­ría del con­su­mo fue­ra del ho­gar, un36% del to­tal, to­da­vía se con­cen­tra en ba­res y ca­fe­te­rías in­de­pen­dien­tes, aun­que pro­li­fe­ran ca­de­nas lo­ca­les co­mo Ca­fé & Ta­pas, Bra­ca­fé, 365 Ca­fé, Ca­fé & Te y Gru­po Vips.

Uno de los re­tos que tie­nen las ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les fren­te al bar es el pre­cio; mien­tas en al­gu­nas ca­fe­te­rías pue­den co­brar más de 4 eu­ros por un ca­puc­cino –el pro­duc­to es­tre­lla de es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos– el pre­cio que se pa­ga de me­dia por un ca­fé en Es­pa­ña to­da­vía es me­nor de 1,80 eu­ros. “Un he­cho di­fe­ren­cial de Tim Hor­tons es el ca­rác­ter po­pu­lar y el pre­cio del ca­fé os­ci­la en­tre 0,99 y 2,50 eu­ros”, ase­gu­ra su di­rec­tor ge­ne­ral, aun­que re­co­no­ce que los nue­vos con­su­mi­do­res y em­plea­dos de ofi­ci­na son el grue­so de sus clien­tes.

Pe­ro la de­no­mi­na­da ter­ce­ra ola del ca­fé –la se­gun­da fue la irrup­ción de Star­bucks– ha su­pues­to la so­fis­ti­ca­ción del pro­duc­to y tam­bién del mo­men­to de con­su­mo. “No­so­tros ha­ce tiem­po que apos­ta­mos por ha­cer un buen ca­fé ase­so­ra­dos por un ba­ris­ta pro­fe­sio­nal; uno de sus con­se­jos fue eli­mi­nar de la car­ta el tra­di­cio­nal ca­fé con le­che pa­ra sus­ti­tuir­lo por el ca­puc­cino”, ex­pli­ca Xa­vier Sán­chez, pro­pie­ta­rio de la ca­de­na Sand­wi­chez, que cuen­ta con una vein­te­na de lo­ca­les en Bar­ce­lo­na.

En pleno pro­ce­so de sus­ti­tu­ción del bar de to­da la vi­da por nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos yca­de­nas, el ca­fé se reivin­di­ca co­mo es­pa­cio cul­tu­ral y so­cial. “Con el wi-fi (im­pres­cin­di­ble), un mo­bi­lia­rio có­mo­do y fun­cio­nal y los ex­ten­sos ho­ra­rios, se ha con­ver­ti­do en uno de los úl­ti­mos re­fu­gios pa­ra en­con­trar­se con ami­gos y dis­fru­tar de un mo­men­to de re­lax”, ex­pli­ca Mar­tín, de Lan­tern. Ren­ta­ble, con al­ta de­man­da y gran po­ten­cial en Ins­ta­gram, el sec­tor del ca­fé tie­ne to­dos los ele­men­tos pa­ra ser uno de los ne­go­cios más am­bi­cio­na­dos por las gran­des cor­po­ra­cio­nes de gran con­su­mo y fon­dos de in­ver­sión.

En Es­pa­ña, el con­su­mo de ca­fé cre­ce en­tre un 4% y un 6%, y to­da­vía man­dan los ba­res ‘de to­da la vi­da’

“He­mos eli­mi­na­do el ca­fé con le­che y so­lo ser­vi­mos ca­puc­cino”, ex­pli­ca el due­ño de la ca­de­na Sand­wi­chez

KE­VIN COOMBS / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.