Di­se­ño pa­ra to­dos a la vis­ta

Ko­mono La fir­ma fun­da­da en Gan­te por dos aman­tes del snowboard en el 2009 ya es­tá pre­sen­te en 90 paí­ses

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN - Mar­ga­ri­ta Puig

La his­to­ria de Ko­mono, fun­da­da enel2009e­nBél­gi­ca, es tam­bién­la de dos ami­gos que se co­no­cie­ron ha­cien­do snowboard y de­ci­die­ron tras­la­dar su es­pí­ri­tu li­bre al mun­do em­pre­sa­rial. Con el ob­je­ti­vo de de­mo­cra­ti­za­rel­di­se­ño, dein­no­var cons­tan­te­men­te y de en­rai­zar­se al má­xi­mo con el es­pí­ri­tu de Am­be­res, es­ta fir­ma de­ga­fas (y des­de ha­ce po­co tam­bién de re­lo­jes) ha con­se­gui­do re­de­fi­nir el lu­jo.

Los di­se­ños son sim­ples y sen­ci­llos, pe­ro el re­sul­ta­do es siem­pre mo­derno de ma­ne­ra que lle­gan a un pú­bli­co ca­da vez más am­plio. Has­ta el pun­to de que a los sie­te años de su crea­ción, y con só­lo 30 em­plea­dos, es­te dúo con ini­cia­ti­va ya fac­tu­ró más de 16 mi­llo­nes de eu­ros y ob­tu­vo un be­ne­fi­cio ne­to que su­peró los cin­co.

Raf Maes, el per­fec­cio­nis­ta, apor­tó su fe­roz ob­se­sión por el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra. Y su so­cio, Anton Jans­sens, aña­dió su ma­ne­ra li­bre de in­ter­pre­tar los sis­te­mas cul­tu­ra­les des­de una ba­se de in­ge­nie­ría y di­se­ño. Las pro­pues­tas di­fe­ren­tes re­sul­tan­tes (siem­pre crea­das ba­jo el man­tra “al­ways ex­pe­ri­men­ting. Al­ways pro­gres­sing”) ya es­tán pre­sen­tes en 90 paí­ses a tra­vés de 3.000 pun­tos de ven­ta y tres flags­hip sto­res en Ams­ter­dam, Bru­se­las y Bar­ce­lo­na.

Ko­mono, que en ja­po­nés es una ex­pre­sión que sig­ni­fi­ca “pe­que­ñas co­sas”, que des­de que fa­bri­ca tam­bién re­lo­jes se au­to­de­fi­ne co­mo una mar­ca de com­ple­men­tos, bus­ca re­fle­jar el es­pí­ri­tu de nues­tro tiem­po en ca­da una de sus co­lec­cio­nes. Por eso, cuen­ta con una­co­mu­ni­dad glo­bal de se­gui­do­res que ac­ce­den de for­ma ma­yo­ri­ta­ria a la com­pra de sus di­se­ños en la web de­la mar­ca, www. ko­mono.com, pe- ro que tam­bién tie­ne a su dis­po­si­ción la ven­ta mul­ti­ca­nal que, se­gún Maess y Jans­sens, “en­ri­que­ce la ex­pe­rien­cia de com­pra del con­su­mi­dor”. Triun­fan es­pe­cial­men­te “las ga­fas en que los clá­si­cos se mez­clan con co­lo­res y ma­te­ria­les más arries­ga­dos”. Y los re­lo­jes mi­ni­ma­lis­tas siem­pre fa­bri­ca­dos con “ma­te­ria­les y aca­ba­dos re­sis­ten­tes, piel ge­nui­na y com­po­nen­tes y pul­se­ras me­tá­li­cas de ace­ro inoxi­da­ble, así co­mo una ma­qui­na­ria de cuar­zo ja­po­nés”.

De­mo­cra­ti­zar el di­se­ño es una de las ba­ses de es­ta fir­ma bel­ga Las for­mas siem­pre son mi­ni­ma­lis­tas pe­ro con un pun­to de mo­da Ven­de en 90 paí­ses a tra­vés de 3.000 pun­tos de ven­ta La fir­ma cuen­ta con una trein­te­na de em­plea­dos Mez­cla clá­si­cos con co­lo­res y ma­te­ria­les arries­ga­dos En el año 2016 fac­tu­ró 16.100.578 eu­ros La fir­ma inau­gu­ró en ju­nio su tien­da de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.