Só­lo da ré­di­tos un eu­ro de ca­da cin­co

Los fon­dos siguen atas­ca­dos en sus ren­ta­bi­li­da­des y só­lo la ren­ta va­ria­ble de EE.UU. sal­va la ca­ra

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Pri­mo Gon­zá­lez

La fra­gi­li­dad de los mer­ca­dos ha da­do una vez más se­ña­les de pre­sen­cia du­ran­te es­ta se­ma­na, en la que las bol­sas han he­cho ba­lan­ce de la favorable reac­ción de los diez días con­se­cu­ti­vos de subidas en los ín­di­ces pa­ra to­mar­se un des­can­so que ha re­sul­ta­do me­nos pla­cen­te­ro de lo es­pe­ra­do.

La cri­sis de la deu­da ita­lia­na, que afec­ta en bue­na me­di­da a Es­pa­ña de­bi­do no só­lo a la si­mi­li­tud de pro­ble­mas en­tre am­bas eco­no­mías sino a las ele­va­das po­si­cio­nes que tie­nen al­gu­nas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las en los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros de es­te país, ha pues­to en fuga a mu­chos in­ver­so­res en la ren­ta va­ria­ble, so­bre to­do hu­yen­do de los va­lo­res ban­ca­rios, lo que ha arras­tra­do al con­jun­to del mer­ca­do.

Los in­ver­so­res que se mue­ven en el mun­do de los fon­dos de in­ver­sión han vi­vi­do una se­ma­na cargada de re­fe­ren­cias, no siem­pre fa­vo­ra­bles, lo que ha trun­ca­do la re­cu­pe­ra­ción de las úl­ti­mas se­ma­nas en la ren­ta va­ria­ble. No obs­tan­te, el atrac­ti­vo de la Bol­sa nor­te­ame­ri­ca­na si­gue do­mi­nan­do la es­ce­na y los fon­dos que ope­ran en es­te mer­ca­do son los que ofre­cen las ren­ta­bi­li­da­des lí­de­res del mer­ca­do en es­tos mo­men­tos.

Hay tan só­lo dos do­ce­nas de fon­dos con ga­nan­cias su­pe­rio­res al 10% pe­ro la ma­yo­ría de ellos vi­ve de los ren­di­mien­tos que es­tán co­se­chan­do en la Bol­sa es­ta­dou­ni­den­se, la más ren­ta­ble del año con di­fe­ren­cia. El pa­tri­mo­nio de los fon­dos con­cen­tra­do en las en­ti­da­des con ga­nan­cias re­pre­sen­ta ape­nas una quin­ta par­te del pa­tri­mo­nio to­tal que ma­ne­jan los fon­dos de in­ver­sión es­pa­ño­les. Por lo tan­to, es am­plia­men­te ma­yo­ri­ta­rio el vo­lu­men de aho­rro que no es­tá lo­gran­do es­te año un ren­di­mien­to su­fi­cien­te ni si­quie­ra pa­ra com­pen­sar el de­te­rio­ro cau­sa­do por la in­fla­ción.

La de­ci­sión de la Re­ser­va Fe­de­ral ame­ri­ca­na de su­bir los ti­pos de in­te­rés, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, ha te­ni­do po­co im­pac­to pre­ci­sa- men­te por­que se ha­bía des­con­ta­do ha­ce tiem­po y to­do apun­ta a que la sen­da al­cis­ta de ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos adop­ta­rá nue­vos pa­sos en los pró­xi­mos tri­mes­tres, en­tre ellos uno adi­cio­nal en la úl­ti­ma par­te de es­te año. La po­si­bi­li­dad de que el BCE imi­te los pa­sos de su co­le­ga es­ta­dou­ni­den­se es sin em­bar­go me­nor que ha­ce unos me­ses, de­bi­do a la de­bi­li­dad de la eco­no­mía eu­ro­pea de­tec­ta­da en los úl­ti­mos me­ses.

La cri­sis de la deu­da ita­lia­na ex­tien­de su im­pac­to has­ta la ren­ta va­ria­ble de­bi­do a los ban­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.