La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial au­men­ta­rá un 10% el em­pleo en cua­tro años

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial crea­rá más em­pleos de los que des­trui­rá. La cla­ve pa­ra lo­grar­lo es­tá en una apues­ta fir­me por el apren­di­za­je per­ma­nen­te

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

Gran des­pe­gue La in­ver­sión em­pre­sa­rial en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial cre­ce in­ten­sa­men­te y lle­ga­rá a los 57.000

mi­llo­nes de eu­ros en el ho­ri­zon­te 2020-21

El desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), en con­tra de lo que ge­ne­ral­men­te se pien­sa, ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo en la crea­ción de em­pleo. Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re es­ti­ma que el vo­lu­men glo­bal de pues­tos de tra­ba­jo pue­de au­men­tar en el mun­do un 10% en los pró­xi­mos cua­tro años co­mo re­sul­ta­do de la in­ten­sa in­ver­sión que las em­pre­sas es­tán rea­li­zan­do en las nue­vas tec­no­lo­gías in­te­li­gen­tes. Así se ha pues­to de ma­ni­fies­to en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia ce­le­bra­dos re­cien­te­men­te so­bre el im­pac­to de la IA en el em­pleo. Al res­pec­to, se­gún datos del mis­mo es­tu­dio, el 72% de los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les con­si­de­ra que ten­drá un im­pac­to­po­si­ti­vo enel en­tor­no­la­bo- ral, un­por­cen­ta­je­quees­tá­diez­pun­tos por en­ci­ma de la me­dia­mun­dial.

Est­her Ga­sull, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de Bar­ce­lo­na de Ac­cen­tu­re y Ma­na­gin­gDi­rec­tor deEs­tra­te­gia de la mis­ma com­pa­ñía, que ejer­ció de an­fi­trio­na de los En­cuen­tros en La

Van­guar­dia, jun­ta­men­te con Al­bert Gi­meno, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de Gru­po Go­dó, afir­ma que, cier­ta­men­te, ha­brá de­ter­mi­na­dos em­pleos que des­apa­re­ce­rán pe­ro que el ba­lan­ce glo­bal se­rá po­si­ti­vo. Pa­ra ello el gran re­to de la so­cie­dad es­tá en en­ten­der muy bien los nue­vos ti­pos­deem­pleoy­las­nue­vas­ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les que se ne­ce­si­tan. “Es ne­ce­sa­rio –di­jo– rein­ven­tar los ro­les en el tra­ba­jo. Es­to es ur­gen­te ha­cer­lo por­que la in­ver­sión em­pre­sa­rial en IA cre­ce de for­ma ex­po­nen­cial en to­do el mun­do”.

Se­gún datos del ci­ta­do es­tu­dio de Ac­cen­tu­re en el 2017 la in­ver­sión en IA al­can­zó en el mun­do los 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res y en el ho­ri­zon­te 2020-21 pue­de lle­gar a al­can­zar los 57.000 mi­llo­nes. Es­ta gran ex­pan­sión de la in­ver­sión en IA se ex­pli­ca por­que se es­ti­ma que ten­drá un gran im­pac­to en la me­jo­ra de los in­gre­sos de las or­ga­ni­za­cio­nes, que po­dría lle­gar a in­cre­men­tar­se has­ta un 38% en el 2022.

Est­her Ga­sull afir­ma que una gran par­te de las em­pre­sas ya es­tán uti­li­zan­do la IA pe­ro que, por el mo­men­to, no le sa­can to­da­vía el má­xi­mo po­ten­cial pa­ra ge­ne­rar va­lor. “Hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer en­la­co­la­bo­ra­ció­nen­tre­el­hom­brey las má­qui­nas –di­ce– pa­ra que es­ta sim­bio­sis se tra­duz­ca en el desa­rro­llo de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, nue­vos pro­duc­tos y nue­vos ser­vi­cios”. Es re­ve­la­dor, en es­te sen­ti­do, otro dato del ci­ta­do es­tu­dio: si bien el 30% de los tra­ba­ja­do­res con­sul­ta­dos tra­ba­ja ya con tec­no­lo­gía in­te­li­gen­te só­lo el 24% de las com­pa­ñías re­co­no­ce ha­ber rea­li­za­do al­gún cam­bio pa­ra adap­tar­se a ellas.

Aña­de la di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de Bar­ce­lo­na de Ac­cen­tu­re que hay que ana­li­zar las ha­bi­li­da­des que se ne­ce­si­tan pa­ra esa nue­va re­la­ción con­las má­qui­nas y quee­llo exi­ge in­ver­tir mu­cho di­ne­ro tam­bién en la for­ma­ción de las per­so­nas.

Car­los Es­te­ban, di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la com­pa­ñía de se­gu­ros Zu­rich, con­si­de­ra que pa­ra el éxi­to de la IA se­rán cla­ves las per­so­nas. “Le­jos de ame­na­zar el em­pleo, la co­la­bo­ra­ció­nen­tre­per­so­nas ymá­qui­nas–di­ce- ayu­daain­no­vary ame­jo­rar­la­pro­duc­ti­vi­da­den­la­me­di­da que se re­du­cen las in­efi­cien­cias y se avan­za en agi­li­dad”.

Ex­pli­ca Car­los Es­te­ban que gra­cias a la IA los de­par­ta­men­tos de Si­nies­tros ydeA­naly­tics desucom­pa­ñíahan­de­sa­rro­lla­doun­nue­voen­fo­que pa­ra la de­tec­ción del fraude en se­gu­ros, con la uti­li­za­ción de he­rra­mien­tas pre­dic­ti­vas y de vi­sua­li­za­ción que iden­ti­fi­can po­si­bles frau­des y aler­tan de los mis­mos.

Aña­de Car­los Es­te­ban que la IA pro­vo­ca tam­bién cam­bios po­si­ti­vos en el con­tex­to de tra­ba­jo, ya que per­mi­te una ma­yor fle­xi­bi­li­dad pa­ra que las per­so­nas pue­dan en tra­ba­jar des­de don­de quie­ran, co­mo quie­ran y cuan­do quie­ran, so­bre la ba­se de ob­je­ti­vos y de va­lo­ra­ción de los re­sul­ta­dos, en un cli­ma de con­fian­za en­tre equi­pos. Es­to su­po­ne una­trans­for­ma­ción­cul­tu­ra­lim­por­tan­te en be­ne­fi­cio de la con­ci­lia­ción la­bo­ral y fa­mi­liar.

En­ric So­ler, di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Man­go, ex­pli­ca que la ex­pe­rien­cia con IA en su em­pre­sa de­mues­tra que de mo­men­to­no­des­tru­yeem­pleo.“Asíha­si­do­po­re­jem­plo –afir­ma- con la pues­ta en mar­cha de nues­tro al­ma­cén in­te­li­gen­te. Co­nel­de­sa­rro­llo del co­mer­cio elec­tró­ni­co ha su­ce­di­do lo mis­mo. Osu-

El ries­go es que ha­ya es­ca­sez de ta­len­to y cues­te hallar los per­fi­les la­bo­ra­les ne­ce­sa­rios

El úni­co ca­mino de fu­tu­ro pa­sa por in­ver­tir más en la for­ma­ción de las per­so­nas

ce­rá con el Big Da­ta, que nos per­mi­te pre­de­cir la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de nuestros clien­tes an­te las nue­vas co­lec­cio­nes. En­to­dos­los ca­sos ne­ce­si­ta­mos per­fi­les pro­fe­sio­na­les con nue­vas ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des. El­re­sul­ta­does­que­con­la in­cor­po­ra­ción de la IA in­cre­men­ta­mos la pro­duc­ti­vi­dad pe­ro no re­du­ci­mos em­pleo”.

In­ci­de En­ric So­ler en que se ha­bla mu­cho de IA pe­ro po­co de in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va. En es­te sen­ti­do cree que las em­pre­sas tie­nen to­da­vía el re­to de desa­rro­llar el má­xi­mo po­ten­cial de la co­la­bo­ra­ción en­tre las pro­pias per­so­nas y no só­lo en­tre és­tas y las má­qui­nas.

Lau­ra Car­ni­ce­ro, di­rec­to­ra de For­ma­ción de SEAT, afir­ma que hay que ayu­dar a las per­so­nas pa­ra afron­tar con éxi­to el im­pac­to de la IA. “En SEAT so­mos 15.000 per­so­nas y, pa­ra trans­for­mar­nos, la for­ma­ción es im­pres­cin­di­ble. Por es­ta ra­zón, he­mos ini­cia­do pro­gra­mas muy­po­ten­tes­co­ne­lob­je­ti­vo­de­de­sa­rro­llar nue­vos­co­no­ci­mien­tos­yad­qui­si­ción de nue­vas com­pe­ten­cias”.

“De­be­mos en­ten­der –aña­de– que es­ta­mos en un apren­di­za­je con­ti­nuo por­que la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na de for­ma muy rá­pi­da. Y una vez nos he­mos­con­cien­cia­do, es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de he­rra­mien­tas pa­ra que es­te apren­di­za­je va­ya en la di­rec­ción co­rrec­ta. En SEAT, en es­te sen­ti­do, es­ta­mos ana­li­zan­do las nue­vas ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les que se ne­ce­si­tan y las com­pe­ten­cias de fu­tu­ro que exi­ge ca­da pues­to de tra­ba­jo y po­ne­mos los me­dios pa­ra que ca­da per­so­na pue­da for­mar­se y evo­lu­cio­nar. Es­to nos ayu­da­rá mu­cho a de­tec­tar ta­len­to en­tre las per­so­nas que tra­ba­jan con no­so­tros”.

Da­vid Pa­ye­ras, vi­ce­pre­si­den­te de Desa­rro­llo de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Gri­fols, avan­za que en el fu­tu­ro los tra­ba­jos más­re­pe­ti­ti­vos se re­du­ci­rán con el pro­gre­si­vo desa­rro­llo de la IA pe­ro que el ba­lan­ce glo­bal se­rá po­si­ti­vo. Di­ce que así ha si­do, has­ta aho­ra, en Gri­fols, em­pre­sa queen­cin­coa­ños­ha­do­bla­do­la­ci­fra de su plan­ti­lla, has­ta lle­gar a las 20.000 per­so­nas, gra­cias a su cre­ci­mien­to or­gá­ni­co y a sus ad­qui­si­cio­nes.

El pro­ble­ma más se­rio, a jui­cio de Da­vid Pa­ye­ras, es­tá en el des­ajus­te que se pue­de pro­du­cir a fu­tu­ro en­tre las nue­vas ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les y las ca­pa­ci­da­des de las per­so­nas. En es­te sen­ti­do con­si­de­ra que pue­de ha­ber es­ca­sez de ta­len­to y di­fi­cul­tad en en­con­trar los per­fi­les la­bo­ra­les ne­ce­sa­rios. “El gran re­to de la so­cie­dad –de­ta­lla- es ges­tio­nar es­ta si­tua­ción pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes. El úni­co ca­mino pa­sa por in­ver­tir más en la for­ma­ción de las per­so­nas”.

A la pre­gun­ta so­bre qué nue­vas ac­ti­tu­des y ap­ti­tu­des per­so­na­les exi­ge la IA, to­dos los par­ti­ci­pan­tes coin­ci­den en se­ña­lar que to­da­vía no se co­no­cen. Por eso afir­man que lo más im­por­tan­te es con­cien­ciar a las per­so­nas so­bre la ne­ce­si­dad de for­mar­se y de apren­der con­ti­nua­men­te. Est­he­rGa­sull, enes­te­sen­ti­do, se­ña­la quee­nu­na­ma­cro­en­cues­ta rea­li­za­da por Ac­cen­tu­re a 14.000 em­plea­do­sen­to­doel­mun­do­más­de un50% se­ña­ló: “Quie­ro for­mar­me”. Eso re­fle­ja un ele­va­do po­ten­cial de trans­for­ma­ción”.

“El fu­tu­ro –aña­de Est­her Ga­sull­va­de­sa­be­rin­ter­pre­tar­lo­que­nos­di­cen las má­qui­nas y co­la­bo­rar con ellas. Ello exi­ge te­ner má­sin­te­li­gen­cia co­la­bo­ra­ti­va, sa­ber in­ter­pre­tar datos de ma­ne­ra di­fe­ren­te y dis­po­ner de la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción ne­ce­sa­ria pa­ra en­ten­der nue­vos mo­de­los de ne­go­cio. En es­te nue­vo es­ce­na­rio mu­chas ve­ces hay que pro­bar e in­ves­ti­gar y pa­ra ello hay que su­pe­rar el há­bi­to cul­tu­ral del mie­do fra­ca­so”.

Car­los Es­te­ban ex­pli­ca que en Bar­ce­lo­na la com­pa­ñía Zu­rich tie­ne un cen­tro tec­no­ló­gi­co con más de cua­tro­cien­tas per­so­nas, que es el em­brión del cen­tro de Big Da­ta del gru­po a ni­vel mun­dial. “He­mos lle­va­do a ca­bo –afir­ma- un pro­ce­so de se­lec­ción en­tre per­so­nas de di­ver­sos paí­ses y a to­dos, al mar­gen de la for­ma­ción téc­ni­ca, les he­mos pe­di­do­tres co­sas fun­da­men­ta­les. La­pri­me­ra es que ten­gan ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos, la se­gun­da es que ten­gan una ac­ti­tud co­la­bo­ra­ti­va y, la ter­ce­ra, que es­tén abier­tos alain­no­va­cióny­la­crea­ti­vi­dad. Lo que es­pe­ra­mos de ellos, so­bre to­do, es que ten­gan cu­rio­si­dad in­te­lec­tual pa­ra es­tar abier­tos a to­do lo que va a ve­nir, que no ten­gan mie­do y que sean cons­cien­tes de que lo que co­no­ce­mos hoy den­tro de­po­co­ya­no­ser­vi­rá. Hay­que­sa­ber ma­ne­jar­se en la am­bi­güe­dad y la in­cer­ti­dum­bre­por­queel­ma­pa­noes­tá di­bu­ja­do”.

En­ric So­ler aña­de que, ade­más de to­do ello, es muy im­por­tan­te tam­bién que exis­ta trans­ver­sa­li­dad en com­pe­ten­cias. Ci­ta, co­mo ejem­plo, por ejem­plo la ne­ce­si­dad de unir for­ma­ción enHu­ma­ni­da­des­con­ca­pa­ci­da­des ana­lí­ti­cas. O co­mer­cia­les que­sean­tam­bién­ca­pa­ces­de­ges­tio­nar pro­yec­tos. Enes­te sen­ti­do se­ña­la que se­ría con­ve­nien­te que las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les fue­ran ca­da vez más fle­xi­bles en sus tra­yec­tos cu­rri­cu­la­res.

Pa­ra En­ric So­ler, de Man­go, la ges­tión del cam­bio, que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se, de­be in­te­grar­se el día a día. A su jui­cio es­to exi­ge una ges­tión di­fe­ren­te del per­so­nal, con un ma­yor em­po­de­ra­mien­to de los tra­ba­ja­do­res. “Fren­te a la lle­ga­da de los ro­bots –afir­ma- hay que po­ner en va­lor a la per­so­na. La per­so­na se­gui­rá sien­do tec­no­lo­gía pun­ta”.

Lau­raCar­ni­ce­ro afir­ma que, efec­ti­va­men­te, la ma­ne­ra de tra­ba­jar cam­bia y que eso lle­va a una ma­ne­ra di­fe­ren­te de re­la­cio­nar­se, de co­la­bo­rar y de co­mu­ni­car­se. Di­ce que las ca­pa­ci­da­des di­gi­ta­les, en cual­quier ca­so, son muy re­le­van­tes. Ex­pli­ca que en SEAT, co­mo en cual­quier em­pre­sa, to­dos de­ben avan­zar en la mis­ma di­rec­ción. Pa­ra ello, lo pri­me­ro que han he­cho ha si­do de­ter­mi­nar el pun­to de par­ti­da en com­pe­ten­cias di­gi­ta­les de ca­da per­so­nay, apar­tir deahí, seha­di­se­ña­do un pro­gra­ma for­ma­ti­vo per­so­na­li­za­do. “La res­pues­ta ha si­do muy bue­na”.

Ex­pli­ca Lau­ra Car­ni­ce­ro que, en el mar­co de to­das las com­pe­ten­cias ci­ta­das, lo fun­da­men­tal es apren­der a apren­der pa­ra po­der abor­dar los nue­vos pro­yec­tos y los nue­vos re­tos, ya que to­do cam­bia muy­rá­pi­da­men­te. Re­cal­ca que, a su jui­cio, es tam­bién muy im­por­tan­te apren­der a tra­ba­jar de for­ma co­la­bo­ra­ti­va, ya que­ca­da­vez­ha­yu­na­ma­yo­rin­te­rre­la­ción de es­pe­cia­li­da­des. Asi­mis­mo sub­ra­ya la im­por­tan­cia de que ha­ya una ade­cua­da for­ma­ción en len­gua­jes de pro­gra­ma­ción y en da­ta analy­tics”.

Pa­ra Da­vid Pa­ye­ras la ges­tión del cam­bio­esu­na­gra­no­por­tu­ni­dad­pa­ra la so­cie­dad, pa­ra las em­pre­sas y pa­ra­los­pro­pios­pro­fe­sio­na­les. Con­si­de­ra que la cul­tu­ra de las em­pre­sas se­rá fun­da­men­tal pa­ra acom­pa­ñar a los tra­ba­ja­do­res en la evo­lu­ción que com­por­ta la IA.

Enel fon­do, se­gún Da­vid Pa­ye­ras, las cua­li­da­des y las ap­ti­tu­des que se ne­ce­si­tan­pa­ra­afron­ta­rel­cam­bio, al mar­gen de las com­pe­ten­cias di­gi­ta­les, no son tan ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes de lo que se ne­ce­si­ta­ba en el pa­sa­do. El­pro­ble­ma, asu­jui­cio, es­tá en que la ace­le­ra­ción del cam­bio mul­ti­pli­ca los re­que­ri­mien­tos. ¿Has­ta qué pun­to se­re­mos ca­pa­ces de acom­pa­ñar es­ta trans­for­ma­ción ace­le­ra­da?, se pre­gun­ta. “Aquí es­tá el re­to” di­ce.

Est­her Ga­sull con­clu­ye el debate con un lla­ma­mien­to a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, a los cen­tros de en­se­ñan­za­ya­la­sem­pre­sas­pa­ra­que con­tri­bu­yan a desa­rro­llar en la so­cie­dad la con­cien­cia­ción de apren­der a apren­der en es­tos mo­men­tos de cam­bio tan ace­le­ra­do que com­por­ta la irrup­ción de la IA.

La ayu­da a las per­so­nas es cla­ve pa­ra fa­ci­li­tar la adap­ta­ción al re­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

El 72% de los tra­ba­ja­do­res con­si­de­ra que ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo en el en­torno la­bo­ral

Un gran re­to por de­lan­te

Hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer en la co­la­bo­ra­ción en­tre el hom­bre y las má­qui­nas pa­ra que es­ta sim­bio­sis se tra­duz­ca en el desa­rro­llo de nue­vos

mo­de­los de ne­go­cio, pro­duc­tos y ser­vi­cios

XAVIER CER­VE­RA

Est­her Ga­sull Di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de Bar­ce­lo­na de Ac­cen­tu­re y Ma­na­ging Di­rec­tor Stra­tegy “Hay que rein­ven­tar el tra­ba­jo. Se tra­ta de en­ten­der muy bien los nue­vos ti­pos de em­pleo y las nue­vas ha­bi­li­da­des que ha­rán fal­ta”Me­sa re­don­da

En­ric So­ler Di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Man­go “Fren­te a los ro­bots hay que po­ner en va­lor a la per­so­na. Por en­ci­ma de to­do, la per­so­na se­gui­rá sien­do tec­no­lo­gía pun­ta”

Da­vid Pa­ye­ras Vi­ce­pre­si­den­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Gri­fols SA “Los tra­ba­jos más re­pe­ti­ti­vos van a re­du­cir­se con el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pe­ro el ba­lan­ce glo­bal fi­nal se­rá po­si­ti­vo”

Car­los Es­te­ban Di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Zu­rich “La co­la­bo­ra­ción en­tre per­so­nas y má­qui­nas ayu­da a in­no­var, me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad y se re­du­cen las in­efi­cien­cias”

Lau­ra Car­ni­ce­ro Di­rec­to­ra de For­ma­ción de Seat y de la Es­cue­la de Apren­di­ces de Seat “La gen­te de­be en­ten­der que tie­ne que es­tar en un apren­di­za­je con­ti­nuo por­que la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na muy rá­pi­do"

En­cuen­trosen ‘La Van­guar­dia’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.