Vi­vir son cua­tro co­sas

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS -

Al­gu­nos ex­per­tos in­di­can que los tiem­pos de ra­zo­na­ble bo­nan­za eco­nó­mi­ca actuales de­ter­mi­na­ron que las pa­sa­das va­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas se sal­da­ran con ba­lan­ces muy ne­ga­ti­vos en tér­mi­nos de ac­ci­den­tes mor­ta­les de trá­fi­co su­fri­dos en la red na­cio­nal de ca­rre­te­ras. Pe­ro lo real­men­te fu­nes­to de es­ta per­ver­sa cons­tan­te es que bue­na par­te de las víc­ti­mas po­dría evi­tar­se si to­do el mun­do fue­ra ca­paz de apli­car, de for­ma sis­te­má­ti­ca, cua­tro co­sas muy sim­ples cuan­do sus vi­das via­jan so­bre rue­das.

Des­de es­ta co­lum­na no nos can­sa­re­mos de re­pe­tir que dos de los as­pec­tos más im­por­tan­tes re­la­cio­na­dos con la se­gu­ri­dad en la ca­rre­te­ra re­quie­ren la aten­ción del con­duc­tor an­tes de po­ner el vehícu­lo en mar­cha. Da­do que los neu­má­ti­cos ejer­cen co­mo pun­tos de con­tac­to del co­che con la cal­za­da, lle­var­los en buen es­ta­do y con la pre­sión co­rrec­ta es fun­da­men­tal. Una vez en el in­te­rior del vehícu­lo, que to­dos los ocu­pan­tes se abro­chen el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad es el me­jor con­se­jo que pue­de dar­se, aun­que el tra­yec­to pre­vis­to sea cor­to y len­to.

La ter­ce­ra co­sa que de­be­rían te­ner muy cla­ra to­dos los bue­nos con­duc­to­res ha­ce re­fe­ren­cia a la im­por­tan­cia que tie­ne la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad, fac­tor cla­ve pa­ra an­ti­ci­par­se a los ca­pri­chos del trá­fi­co y evi­tar si­tua­cio­nes de pe­li­gro. Y da­do que en la ma­yo­ría de ac­ci­den­tes apa­re­ce la dis­trac­ción co­mo des­en­ca­de­nan­te, se­ría desea­ble que la per­so­na sen­ta­da al vo­lan­te op­ta­ra por una me­di­da tan drás­ti­ca co­mo apa­gar su smartp­ho­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.