¡Es la po­lí­ti­ca in­dus­trial!

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Jus­to Ba­rran­co

La UE ne­ce­si­ta un cam­bio. Y el cam­bio fun­da­men­tal es una po­lí­ti­ca in­dus­trial efec­ti­va pa­ra los paí­ses del sur. Es la com­ba­ti­va te­sis de La cri­sis de la eurozona, un su­cu­len­to en­sa­yo de cua­tro pro­fe­so­res de Eco­no­mía ita­lia­nos que in­ten­tan pro­por­cio­nar una res­pues­ta a la si­tua­ción ac­tual ana­li­zan­do las muy di­fe­ren­tes tra­yec­to­rias de los paí­ses del cen­tro yla pe­ri­fe­ria eu­ro­peos du­ran­te es­tos años. De­las­pe­ri­fe­rias, por­que se han crea­do dos: la del sur, que con el eu­ro ex­pe­ri­men­tó un de­bi­li­ta­mien­to en su ba­se in­dus­trial y una cre­cien­te de­pen­den­cia de los flu­jos fi­nan­cie­ros ex­tran­je­ros; y la del es­te eu­ro­peo, que pa­só a for­mar par­te de un nú­cleo ma­nu­fac­tu­re­ro de la Eu­ro­pa cen­tral con se­de en Ale­ma­nia. Un nú­cleo que cre­ció ala vez que des­pla­za­ba par­cial men­te a los pro­vee­do­res de la pe­ri­fe­ria sur.

En los paí­ses cen­tra­les la tra­yec­to­ria tam­bién ha si­do di­ver­gen­te. Por un la­do, el éxi­to eco­nó­mi­co de una Ale­ma­nia que ha seg­men­ta­do cre­cien­te­men­te su mer­ca­do de tra­ba­jo y en la que los nu­me­ro­sos tra­ba­ja­do­res con sa­la­rios re­du­ci­dos han­man­te­ni­do ba­jos los cos­tes de­los ser­vi­cios, apun­ta­lan­do la com­pe­ti­ti­vi­dad de las ex­por­ta­cio­nes y re­du­cien­do la ca­li­dad de las im­por­ta­cio­nes. Fren­te a ella, una Francia en de­cli­ve que com­par­te mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas con el sur. Y es que tras el fra­ca­so de Mit­te­rrand abra­za­ron un vas­to pro­gra­ma de li­be­ra­li­za­ción que, pa­ra que no do­lie­ra, se acom­pa­ñó de un enor­me gas­to so­cial de­traí­do de las in­ver­sio­nes pú­bli­cas y la po­lí­ti­ca in­dus­trial. Bas­te ver, di­cen, las opues­tas es­tra­te­gias de internacionalización de las em­pre­sas au­to­mo­vi­lís­ti­cas ale­ma­nas y fran­ce­sas: las ger­ma­nasd es lo­ca­li­za­ron la pro­duc­ción de par­tes y com­po­nen­tes de­jan­do en el país el en­sam­bla­je fi­nal del seg­men­to me­dio-al­to. Las fran­ce­sas lo re lo­ca­li­za­ron to­do.

Por eso, con­clu­yen, las sa­li­das ma­cro­eco­nó­mi­cas a la cri­sis –ex­pan­dir la de­man­da ale­ma­na y me­di­das re­fla­cio­nis­tas in­dis­cri­mi­na­das por to­da Eu­ro­pa– no bas­tan. Los pro­ble­mas de desa­rro­llo ys os te­ni­bi­li dad del adeu­dad el sur se de­ben ala fal­ta de una es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va su­fi­cien­te­men­te po­ten­te pa­ra ope­rar enun­mun­do don­de­pre­va­le­ce la in­no­va­ción. Pa­ra la con­ver­gen­cia es­truc­tu­ral ha­cen fal­ta po­lí­ti­cas in­dus­tria­les que­re­fuer­cen las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos. Olas nue­vas tec­no­lo­gía s se­gui­rán con­cen­tra­das en las áreas más avanzadas.

Cuan­do pu­bli­có la pri­me­ra edi­ción de es­te li­bro, Jo­seph E. Sti­glitz ya ha­bía si­do ase­sor eco­nó­mi­co de Bill Clin­ton, economista je­fe del Ban­co Mun­dial y le aca­ba­ban de con­ce­der el pre­mio No­bel de Eco­no­mía. Así que la apa­ri­ción en el año 2002 del en­sa­yo El ma­les­tar en la glo­ba­li­za­ción era una bom­ba des­de den­tro del s is te­ma. Sti­glitzd enun­cia­ba el des­con­ten­to que el pro­ce­so glo­ba­li­za­do res­ta­ba pro­du­cien­do en mu­chos paí­ses del mun­do en desa­rro­llo, so­me­ti­dos por el mun­do oc­ci­den­tal, a tra­vés de las or­ga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les, apo­lí­ti­cas neo li­be­ra les con­tra­pro­du­cen­tes. Aho­ra, en El

ma­les­tar en la glo­ba­li­za­ción (re­vi­si­ta­do), el No­bel cons­ta­ta que el ma­les­tar se ha glo­ba­li­za­do, por­que a él se le han aña­di­do los miem­bros de las cla­ses me­dias y ba­jas de los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Unos nue­vos des­con­ten­tos que han to­ma­do el po­der en EE.UU. con la pre­si­den­cia de Trump, “en par­te por­que Es­ta­dos Uni­dos lo ha­ce to­do má­sa­lo gran­de, in­clui­das las de­sigual­da­des”, iro­ni­za. Un país don­de la cla­se me­dia es­tá sien­do ani­qui­la­da, las ren­tas de la ma­yo­ría lle­van 30 años es­tan­ca­das y só­lo le ha ido bien al 1%, so­bre to­do al 0,1%. Pero los cam­bios, con­clu­ye, no han si­do inevi­ta­bles, sino con­se­cuen­cia del as­po­lí­ti­cas adop­ta­das. De ges­tio­nar mal la glo­ba­li­za­ción.

Los re­me­dios ma­cro­eco­nó­mi­cos no bas­ta­rán sin una po­lí­ti­ca in­dus­trial pa­ra el sur de Eu­ro­pa

LA CRI­SIS DE LAEUROZONA Giu­sep­pe Ce­li, An­drea Ginz­burg, Da­rio Gua­ras­cio y An­na­ma­riaSi­mo­naz­ziRBA Bar­ce­lo­na, 2018448 p. Pa­pel, 24,99 € | E-book, 7,99 €

EL MA­LES­TAR EN LA GLO­BA­LI­ZA­CIÓN RE­VI­SI­TA­DO Jo­seph E. Sti­glitzTau­rus Ma­drid, 2018 544 p. | Pa­pel22,90 € | E-book, 8,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.