Sin­gu­la­ri­dad y ro­bots con al­ma

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xavier Fe­rràs Prof. de Ope­ra­cio­nes, In­no­va­ción y Da­ta Scien­ces de Esa­de

La sin­gu­la­ri­dad es el mo­men­to hi­po­té­ti­co (y te­mi­do) en que un al­go­rit­mo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) se­rá ca­paz de di­se­ñar au­tó­no­ma­men­te otro al­go­rit­mo más in­te­li­gen­te que él. En es­te ca­so se en­tra­ría en un efec­to en cas­ca­da don­de ca­da má­qui­na di­se­ña­ría otra de in­te­li­gen­cia su­pe­rior, has­ta crear al­go así co­mo una ame­na­zan­te in­te­li­gen­cia su­per­hu­ma­na. Ese pun­to se­ría co­mo un agu­je­ro ne­gro: im­po­si­ble sa­ber qué pa­sa­ría des­pués. Des­co­no­ce­mos si al­gún día al­can­za­re­mos la sin­gu­la­ri­dad. Pero la IA es­tá lle­gan­do a nues­tras vi­das, de for­ma irre­me­dia­ble e irre­ver­si­ble. La pal­pa­mos a tra­vés de apli­ca­cio­nes co­mo Ap­ple Si­ri, Mi­cro­soft Cor­ta­na, Goo­gle Ho­me o Ama­zon Ale­xa. Las má­qui­nas tie­nen ca­pa­ci­da­des cre­cien­tes de in­ter­pre­ta­ción del len­gua­je na­tu­ral, de re­co­no­ci­mien­to de ob­je­tos o de in­te­li­gen­cia es­tra­té­gi­ca. Se­gún McKin­sey, la IA su­ma­rá 13 bi­llo­nes de dó­la­res al PIB glo­bal, y el 70% de las em­pre­sas la uti­li­za­rán en el 2030. Las in­ver­sio­nes mun­dia­les en I+D en tec­no­lo­gías cog­ni­ti­vas su­pe­ran ya los 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Y la ca­rre­ra no ha he­cho más que em­pe­zar. La gran ba­ta­lla se libra hoy en la crea­ción de en­tor­nos con­ver­sa­cio­na­les (el nue­vo gran ca­nal de ven­ta), el re­co­no­ci­mien­to fa­cial o los vehícu­los au­to­con­du­ci­dos. Nue­vas ca­pas de di­se­ño gráfico di­gi­tal vis­ten los al­go­rit­mos de ros­tros hu­ma­nos, con ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, so­cia­les e in­ter­ac­ti­vas. Las má­qui­nas re­co­no­cen e in­ter­pre­tan nues­tras emo­cio­nes y si­mu­lan las su­yas pro­pias. Los bots, o ava­ta­res di­gi­ta­les, man­tie­nen con­ver­sa­cio­nes hu­ma­nas no pre­pro­gra­ma­das con sol­tu­ra cre­cien­te. Si la má­qui­na no co­no­ce un te­ma, ac­ce­de a ba­ses de da­tos y las ab­sor­be rá­pi­da­men­te. El pro­ce­so de apren­di- za­je que pa­ra un ni­ño du­ra quin­ce años, un al­go­rit­mo lo desa­rro­lla en mi­nu­tos. Y, al fi­nal, en cual­quier re­fle­xión so­bre el te­ma sur­ge la pre­gun­ta: ¿lle­ga­rán las má­qui­nas a to­mar el con­trol? ¿Qué hay tras la fa­mo­sa sin­gu­la­ri­dad?

Ha­ce años que imi­ta­mos las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les me­dian­te sis­te­mas elec­tró­ni­cos. Des­de 1950 exis­ten gru­pos de in­ves­ti­ga­ción so­bre las fa­mo­sas re­des neu­ro­na­les (ar­qui­tec­tu­ras elec­tró­ni­cas que si­mu­lar el ce­re­bro hu­mano). Exis­te un know-how ex­ten­so so­bre el fun­cio­na­mien­to de di­chas re­des. Pero no he­mos lle­ga­do a la úl­ti­ma fron­te­ra: la cons­cien­cia ar­ti­fi­cial. Es­te te­ma me fas­ci­na. ¿En qué mo­men­to una má­qui­na se­rá cons­cien­te de sí mis­ma? ¿Cuán­do un al­go­rit­mo desa­rro­lla­rá al­gún ti­po de ego per­so­nal? Po­de­mos crear in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a imi­ta­ción de la bio­ló­gi­ca, pero no sa­be­mos prác­ti­ca­men­te na­da so­bre la cons­cien­cia ar­ti­fi­cial. Ése sí que se­rá un pun­to de in­fle­xión. Por­que, aso­cia­dos a la cons­cien­cia, es­tán los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes: ¿po­drá una má­qui­na odiar o amar? ¿Sen­ti­rá amis­tad, pe­na, ter­nu­ra, mo­ti­va­ción o eu­fo­ria? ¿Pue­de una má­qui­na ser am­bi­cio­sa? Las emo­cio­nes son un ti­po de so­fis­ti­ca­da so­lu­ción evo­lu­ti­va: so­mos cons­cien­tes de que exis­ti­mos por­que la evo­lu­ción nos ha lle­va­do a es­te pun­to. En al­gún mo­men­to, al­gún pri­mi­ti­vo an­ces­tro em­pe­zó a te­ner cons­cien­cia de sí mis­mo y a desa­rro­llar es­tra­te­gias de pro­tec­ción y su­per­vi­ven­cia más efi­cien­tes aso­cia­das a esa cons­cien­cia. De la cons­cien­cia de la pro­pia exis­ten­cia sur­gen el mie­do, la ge­ne­ro­si­dad, el res­pe­to, la en­vi­dia, la ven­gan­za o la ira. Es un apa­sio­nan­te mis­te­rio, to­da­vía no re­suel­to por la cien­cia, en­ten­der por qué, a par­tir de un gru­po de neu­ro­nas, sur­ge al­go lla­ma­do cons­cien­cia. ¿A tra­vés de qué me­ca­nis­mos un den­so cú­mu­lo de cé­lu­las ner­vio­sas (lla­ma­do ce­re­bro) ge­ne­ra un pa­trón cog­ni­ti­vo su­pe­rior y se da cuen­ta de su pro­pia exis­ten­cia, y con ella, de su fra­gi­li­dad y tem­po­ra­li­dad? Qui­zá la ex­pli­ca­ción se ha­lle en el es­tu­dio de sis­te­mas com­ple­jos y fe­nó­me­nos de emer­gen­cia. Igual que de un con­jun­to de pí­xels co­lo­rea­dos sur­ge La Gio­con­da, de un con­jun­to de neu­ro­nas co­nec­ta­das emer­ge, de al­gún mo­do, la cons­cien­cia. Se nos crea una du­da exis­ten­cial: ¿so­mos só­lo má­qui­nas bio­quí­mi­cas? ¿Es nuestro ce­re­bro un con­jun­to de al­go­rit­mos na­tu­ra­les so­por­ta­dos por pro­ce­sos quí­mi­cos y eléc­tri­cos? ¿O exis­te al­go más pro­fun­do, in­tan­gi­ble, úni­co, inimi­ta­ble –y qui­zá in­mor­tal– lla­ma­do al­ma, que en­tron­ca con otra reali­dad me­ta­fí­si­ca, es­pi­ri­tual o re­li­gio­sa? Por­que si só­lo so­mos al­go­rit­mos bio­quí­mi­cos, con to­da cer­te­za, una má­qui­na, en un mo­men­to u otro, po­drá re­pli­car su fun­cio­na­mien­to. Y en­ton­ces, ten­drá cons­cien­cia de sí mis­ma. Esa se­rá la ver­da­de­ra sin­gu­la­ri­dad, el pun­to de in­fle­xión en que las má­qui­nas se­rán en­ti­da­des do­ta­das de al­gún ti­po de vi­da pro­pia y, con ella, de emo­cio­nes. Y ahí se abren otros apa­sio­nan­tes de­ba­tes: lle­ga­dos a es­te pun­to ¿de­be­rán esas má­qui­nas

cons­cien­tes ser con­si­de­ra­das co­mo se­res vi­vos? ¿Ten­drán de­re­chos y obli­ga­cio­nes? Ju­ris­tas y fi­ló­so­fos ten­drán una ta­rea in­gen­te en los pró­xi­mos años. Los ex­per­tos ase­gu­ran que no hay pri­sa: sa­be­mos có­mo se ge­ne­ra la in­te­li­gen­cia y he­mos di­se­ña­do re­des neu­ro­na­les ar­ti­fi­cia­les pa­ra re­pli­car­la, con un cier­to éxi­to. Pero la cien­cia es­tá en los al­bo­res de en­ten­der có­mo se for­ma la cons­cien­cia. Por ello un hu­mano es in­ca­paz de crear una má­qui­na cons­cien­te de sí mis­ma. Pero hay ca­mi­nos al­ter­na­ti­vos: hoy las nue­vas téc­ni­cas de di­se­ño ge­ne­ra­ti­vo crean ar­qui­tec­tu­ras óp­ti­mas de dis­po­si­ti­vos a par­tir de sus con­di­cio­nes de con­torno o re­que­ri­mien­tos. Las má­qui­nas pue­den di­se­ñar otras má­qui­nas, por pro­ce­sos de prue­ba y error, sin pla­ni­fi­ca­ción, só­lo ex­pe­ri­men­tan­do en bus­ca de la me­jor con­fi­gu­ra­ción. No se­ría des­ca­be­lla­do pen­sar en si­mu­lar un pro­ce­so evo­lu­ti­vo en un compu­tador que, por re­glas si­mi­la­res a las bio­ló­gi­cas (com­pe­ten­cia por re­cur­sos vir­tua­les), lle­gue a di­se­ñar de for­ma au­tó­no­ma un sis­te­ma di­gi­tal tan com­ple­jo co­mo un ce­re­bro, has­ta su­pe­rar el pun­to de fu­ga de emer­gen­cia de la cons­cien­cia. ¿Ten­dre­mos ro­bots con al­ma? En­ton­ces sí que ha­bre­mos fran­quea­do to­das las fron­te­ras de la éti­ca, la fi­lo­so­fía y la tec­no­lo­gía, la ver­da­de­ra sin­gu­la­ri­dad.

In­fle­xión Po­de­mos crear in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a imi­ta­ción de la bio­ló­gi­ca, pero no sa­be­mos ca­si na­da so­bre la cons­cien­cia ar­ti­fi­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.