Tras la eu­fo­ria, el rea­lis­mo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

di­cia, la ma­ni­pu­la­ción fi­nan­cie­ra y el po­der de Wall Street”, es­cri­bía re­cien­te­men­te Tracy Allo­way en News­week. Un sue­ño que sus­ci­tó una cier­ta irra­cio­na­li­dad co­lec­ti­va, un com­por­ta­mien­to ma­na­da, con un gru­po de in­ver­so­res tal vez no bien ase­so­ra­dos.

Pa­ra el in­ver­sor Car­los Do­min­go, au­tor del li­bro To­do lo que que­rías sa­ber so­bre bit­coin (Te­mas de Hoy 2018), la subida del bit­coin se ace­le­ró cuan­do en el 2015 fue de­cla­ra­do una­co mmo­dity( me­dian­te unas en­ten­ciaen EE.UU .), es de­cir, un pro­duc­to bá­si­co, co­mo las ma­te­rias pri­ma­soe­lo­ro, y em­pe­zó a ser le­gis­la­do tras po­ner­se en mar­cha en el 2017 los de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros.

“Lue­go hu­bo un efec­to bo­la de nie­ve. Par­ti­ci­pó mu­cha gen­te que no sa­bía, ca­si se­gu­ro, dón­de se me­tía. Hay que ad­mi­tir que se tra­tó de una subida de­ma­sia­do in­jus­ti­fi­ca­da, ex­ce­si­va. Los de­ri­va­dos ofre­cie­ron con­fian­za a mu­chos es­pe­cu­la­do­res, ya que per­mi­tie­ron apos­tar tan­to a fa­vor co­mo en con­tra de su va­lor. La bo­la de nie­ve si­gue ro­dan­do y real­men­te to­da­vía no al­can­za­mos a ima­gi­nar el ta­ma­ño que ha­brá de lle­ga­ra te­ner”, es­cri­be.

Mi­ran­do en frío lo ocu­rri­do, la vo­la­ti­li­dad de es­te ac­ti­vo se ex­pli­ca por la enor­me con­cen­tra­ción del mer­ca­do, que fa­ci­li­ta la ma­ni­pu­la­ción. De acuer­do con la con­sul­to­ra Delp­hi, que ha exa­mi­na­do ca­si 23 mi­llo­nes de cuen­tas de bit­coin (los de­no­mi­na­dos wa­llet), ocho de ca­da diez cuen­tas tie­nen me­nos de 100 dó­la­res. Es de­cir, que quie­nes ate­so­ran la ma­yo­ría de es­ta crip­to­di­vi­sa –en la jer­ga se les co­no­cen co­mo “ba­lle­nas”– son unos po­cos: tan só­lo 588 cuen­tas tie­nen más de 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Es cier­to que, por es­tas mis­mas­ra­zo­nes, la caí­da del bit­coin, a di­fe­ren­cia de las ac­cio­nes pun­to

co­mo la épo­ca de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, no ha te­ni­do im­pac­to sis­té­mi­co. Pero sí que en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co las he­ri­das son vi­si­bles. Un es­tu­dio del Bos­ton Col le ge ha de tec- ta­do que so­bre unas re­cien­tes 2.390 ICO (fi­nan­cia­ción me­dian­te crip­to­mo­ne­das), el 56% de ellas aca­bó des­pués de cua­tro me­ses en di­que se­co, con el cie­rre de la start-ups.

Ala luz de lo ocu­rri­do, las pre­vi­sio­nes de Kas­persky Lab pa­ra el 2019 pro­nos­ti­can una mar­cha atrás pa­ra el bit­coin. En lo que se re­fie­re a los pre­cios, “exis­te una au­dien­cia li­mi­ta­da pa­ra los que con­si­de­ran las crip­to­di­vi­sas in­tere­san­tes, y una­ve­zal­can­za­do es­te lí­mi­te, las co­ti­za­cio­nes de­ja­rán de su­bir”. En cuan­to a me­dio de pa­go, “an­te las enor­mes co­mi­sio­nes, len­ti­tud de las trans­fe­ren­cias y el re­du­ci­do nú­me­ro de clien­tes, su uso dis­mi­nui­rá de for­ma sen­si­ble. Le­gi­ti­mar un ne­go­cio con el uso d el as­crip­to mo­ne­das no tie­ne sen­ti­do ”.

Y, sin em­bar­go, por muy ne­ga­ti­vo que uno pue­da si­tuar­se, des­pués de la tor­men­ta al­go per­ma­ne­ce. Las crip­to­mo­ne­das, con to­da pro­ba­bi­li­dad, han lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Un ejem­plo: los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de bit­coin no pa­ran de cre­cer. Ya hay más de 4.000 en to­do el mun­do( unos 69 en Es­pa­ña), se­gún Coin ATMRa­dar. Otro de­ta­lle cu­rio­so. Es­te año fue no­ti­cia que en Es­pa­ña se pu­so a la ven­ta el pri­mer pi­so que acep­ta­ba bit­coin co­mo me­dio de pa­go. Pues bien, pe­se a su des­plo­me, en un por­tal in­mo­bi­lia­rio de re­fe­ren­cia con ca­si un mi­llón y me­dio de anun­cios, aho­ra hay una vein­te­na en ofer­ta con crip­to­mo­ne­das. Y no hay que oli­var que el bit­coin ho­yen­día to­da­vía es­tá en pre­cios su­pe­rio­res a los de oc­tu­bre del 2017.

Sai­fe­dan Am­mous, au­tor de El pa­trón bit­coin (Deus­to, 2018), cree que el te­ma del des­plo­me del pre­cio es se­cun­da­rio .“Por pri­me­ra vez la hu­ma­ni­dad re­cu­rre aun pro­duc­to cu­ya ofer­ta es es­tric­ta­men­te li­mi­ta­da. In­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de usua­rios, del va­lor que­lle­gue aal­can­zar, só­lo se emi­ti­rán 21 mi­llo­nes de bit­coins. Es­ta ofer­ta mo­ne­ta­ria in­mu­ta­ble crea un nue­vo ti­po de ac­ti­vo muy apro­pia­do pa­ra que desem­pe­ñe la fun­ción de re­ser­va de va­lor. Es la me­jor tec­no­lo­gía pa­ra el aho­rro ja­más in­ven­ta­da”, se­ña­la.

En su opi­nión,”en el fu­tu­ro in­me­dia­to, da­do que aún es­tá a un ni­vel muy re­du­ci­do de adop­ción ge­ne­ra­li­za­da, el bit­coin ofre­ce una op­ción ren­ta­ble pa­ra aque­llos que ne­ce­si­tan sor­tear las res­tric­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción en el sec­tor ban­ca­rio, así co­mo pa­ra que sea po­si­ble guar­dar una ri­que­za no su­je­ta a la in­fla­ción”. En­cuan­toa­lu­so, al tra­tar­se de­di­ne­ro di­gi­tal, pue­de que su ven­ta­ja no re­si­da en sus­ti­tuir pa­gos en efec­ti­vo, “sino en po­si­bi­li­tar la rea­li­za­ción de di­chos pa­gos a lar­gas dis­tan­cias, con unos cos­tes muy in­fe­rio­res a los que tie­nen hoy en día las trans­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les”. Es­te ex­per­to re­co­no­ce que “la per­sis­ten­cia de la vo­la­ti­li­dad en el va­lor del bit­coin im­pe­di­rá que desem­pe­ñe el pa­pel de uni­dad de cuen­ta”. Ale­xP­reux­chat, au­tor del li­bro Block­chain, la re­vo­lu­ción di­gi­tal de in­ter­net (Ges­tion 2000, 2018) y coor­di­na­dor de Block­chain Es­pa­ña, sos­tie­ne que hay que ver el bit­coin co­mo “un ex­pe­ri­men­to so­cial”. Y, co­mo­tal, es­tá en­fa­se dea­jus­te. En­los paí­ses que vi­ven un co­lap­so fi­nan­cie­ro las trans­fe­ren­cia sen bit­coinsr epre­sen­tan a me­nu­do la úni­ca al­ter­na­ti­va. No obs­tan­te ,“hoy en día el uso prin­ci­pal de­las crip­to­mo­ne­das es la es­pe­cu­la­ción y las ca­sas de cam­bio”. Pa­ra él, el bit­coin y la block­chain “son el nue­vo pa­ra­dig­ma pa­ra trans­mi­tir un va­lor de for­ma des­cen­tra­li­za­da en in­ter­net. Es­ta­mos en una fa­se de lim­pie­za. Pero al prin­ci­pio tam­bién el in­ter­net de la in­for­ma­ción era así”, re­cuer­da.

En el 2018 se du­pli­có el nú­me­ro de usua­rios in­di­vi­dua­les de crip­to­mo­ne­das (de 17 mi­llo­nes a 35 mi­llo­nes), ca­si igua­lan­do, por cier­to, a los de in­ter­net en 1995-1996. Y la gen­te que tra­ba­ja en crip­to­gra­fía cre­ció aún más rá­pi­do: 2,6 ve­ces. Pue­de que ini­cie­mos una nue­va era, aún por des­cu­brir.

Re­va­lo­ri­za­ción des­de el pre­cio ba­se y años que han tar­da­do en caer des­de los má­xi­mos Las L ma­yo­res bur­bu­jas de la his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.