La trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca, cla­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia em­pre­sa­rial

El éxi­to de la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca en las em­pre­sas exi­ge ta­len­to y el fir­me com­pro­mi­so de la al­ta di­rec­ción

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - Enric Tin­to­ré

La trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca es cla­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia de las em­pre­sas. Así se ha pues­to de ma­ni­fies­to en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia ce­le­bra­dos es­ta se­ma­na, en don­de asi­mis­mo se ha des­ta­ca­do que el éxi­to en di­cha trans­for­ma­ción exi­ge la in­cor­po­ra­ción de­ta­len­to yel com­pro­mi­so de­ter­mi­nan­te de la al­ta di­rec­ción.

Los par­ti­ci­pan­tes en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia fue­ron Mar Al ar­cón, fun­da­dor ay CE O de So­cia­lCary vo­cal del co­mi­té eje­cu­ti­vo de Fo­ment del Tre­ball; Ben­ja­mí Puig­de­vall, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de Cai­xaBank y pre­si­den­te de Cai­xaBank Di­gi­tal Business; Lean­dro Ma­zón, so­cio de ma­na­ge­ment con­sul­ting de KPM Gen Ca­ta­lun­ya; Ju­lio Vi­lla lo­bos, chief di­gi­tal and mar­ke­ting of­fi­cer de Esa de y di­rec­tor del pro­gra­ma In Di­gi­tal de Esa­de, y Jo­sé An­to­nio Ar an­da, di­rec­tor de in­no­va­ción y es­tra­te­gia de pro­duc­to de Cell­nex, jun­ta­men­te con Mó­ni­ca Puen­te, di­rec­to­ra de in­no­va­ción, pre­ven­ción, me­dio am­bien­te y sos­te­ni­bi­li­dad de Na­turgy, y Pe­re Guar­dio­la, di­rec­tor ge­ne­ral co­mer­cial de Gru­po Go­dó.

Mó­ni­ca Puen­te ex­pli­ca que, co­mo em­pre­sa ener­gé­ti­ca, Na­turgy afron­ta una do­ble trans­for­ma­ción. La pri­me­ra de­ri­va­da de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, con los ob­je­ti­vos mar­ca­dos por la Unión Eu­ro­pea y la ONU pa­ra la evo­lu­ción ha­cia las ener­gías re­no­va­bles, y la se­gun­da pro­vie­ne de la trans­for­ma­ción di­gi­tal. “La di­gi­ta­li- za­ción –di­ce–, pa­ra una em­pre­sa in­ten­si­va en in­fra­es­truc­tu­ras co­mo la nues­tra, nos per­mi­te ace­le­rar la trans­for­ma­ción ener­gé­ti­ca en la que es­ta­mos in­mer­sos”.

Afir­ma Mó­ni­ca Puen­te que tec­no­lo­gías co­mo el big da­ta, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la reali­dad vir­tual y la reali­dad au­men­ta­da, en­tre otras, les ayu­dan a me­jo­rar sus pro­ce­sos y sus ope­ra­cio­nes, tan­to des­deel pun­to­de vis­ta de ca­li­dad y se­gu­ri­dad co­mo­de com­pe­ti­ti­vi­dad, acor­tan­do así los pla­zos pa­ra la tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía ba­ja en car­bono. En el ca­so de su com­pa­ñía, la trans­for­ma­ción abar­ca to­da la ca­de­na de va­lor del sec­tor de la ener­gía: des­de la ge­ne­ra­ción has­ta la dis­tri­bu­ción, tan­to de gas co­mo de elec­tri­ci­dad, y el ser­vi­cio al clien­te fi­nal.

En el mun­do de la ge­ne­ra­ción, el gran re­to de Na­turgy es la po­ten­cia­ción de las ener­gías re­no­va­bles, co­mo la so­lar fo­to­vol­tai­ca y la eó­li­ca, y re­sol­ver el pro­ble­ma de su in­ter­mi­ten­cia a tra­vés de­la me­jo­ra de las tec­no­lo­gía s de al­ma­ce­na­mien­to, co­mo las ba­te­rías o el pro­pio gas, com­bi­na­do con gas re­no­va­ble y el hi­dró­geno.

La apues­ta por la di­gi­ta­li­za­ción de Na­turgy­per­mi­te, yaen­la ac­tua­li­dad, ges­tio­nar en re­mo­to las cen­tra­les hi­dráu­li­cas, al igual que su­ce­de con los par­ques eó­li­cos y los fo­to­vol­tai­cos. La sen­so­ri­za­ción de to­dos sus ele­men­tos, ade­más, fa­ci­li­ta un man­te­ni­mien­to ba­sa­do en la con­di­ción real del ac­ti­vo, lo que me­jor ala efi­cien­cia y la se­gu­ri­dad.

En lo que res­pec­ta ala dis­tri­bu­ción, po­ne co­mo ejem­plo que Na turgy tra­ba­ja tam­bién en di­gi­tal izar­las re­des de gas y elec­tri­ci­dad pa­ra ha­cer­las más efi­cien­tes, po­der ope­rar­las en re­mo­to y ges­tio­nar su fun­cio­na­mien­to en for­ma com­bi­na­da con las ener­gías re­no­va­bles. “Contamos –di­ce– con más de tres mi­llo­nes de con­ta­do­res in­te­li­gen­tes eléc­tri­cos en to­da Es­pa­ña”.

De ca­ra al clien­te fi­nal, des­ta­ca tam­bién Mó­ni­ca Puen­te, la di­gi­ta­li­za­ción per­mi­ti­rá aten­der me­jor las exi­gen­cias de los clien­tes e in­clu­so an­ti­ci­par­se a sus ne­ce­si­da­des. Se­rá po­si­ble una ges­tión a dis­tan­cia de la ener­gía que ne­ce­si­tan, pa­ra ase­gu­rar­les un ma­yor con­fort y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, con el con­trol in­clu­so del

Sal­to tec­no­ló­gi­co En in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es don­de es­tá el fo­co de las gran­des in­ver­sio­nes que hoy en día se ha­cen en el mun­do

Co­la­bo­ra­ción La in­no­va­ción exi­ge que las em­pre­sas dia­lo­guen en­tre ellas pa­ra desa­rro­llar un pen­sa­mien­to tec­no­ló­gi­co co­mún

La ges­tión efi­cien­te del ‘big da­ta’ es cla­ve pa­ra el éxi­to. Los da­tos son el pe­tró­leo del si­glo XXI

fun­cio­na­mien­to de sus cal­de­ras y ge­ne­ra­ción re­no­va­ble y po­der pre­ve­nir, con ello, po­si­bles ave­rías y ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro.

“Dis­po­ne­mos –afir­ma– de mi­llo­nes de da­tos, tan­to de nues­tros ac­ti­vos co­mo de nues­tros clien­tes, y nuestro gran re­to es uti­li­zar to­da esa in­for­ma­ción pa­ra ges­tio­nar me­jor nues­tras ope­ra­cio­nes y con ello el ser­vi­cio y la aten­ción a nues­tros clien­tes”.

Jo­sé An­to­nio Aran­da, di­rec­tor de in­no­va­ción y es­tra­te­gia de pro­duc­to de Cell­nex, afir­ma que ga­ran­ti­zar la co­nec­ti­vi­dad, pa­ra que la tec­no­lo­gía lle­gue a to­da per­so­na en cual­quier si­tio, es la cla­ve del éxi­to del adi­git ali­za­ción. “To­do de­be adap­tar­se–di­ce–ala mo­vi­li­dad de las per­so­nas y las co­sas, des­de el mó­vil has­ta el co­che au­tó­no­mo, y pa­ra ello he­mos de te­ner in­fra­es­truc­tu­ras in­te­li­gen­tes y co­nec­ta­das en­tre ellas”.

Ex­pli­ca Jo­sé An­to­nio Aran­da que la tec­no­lo­gía 5 G abri­rá nue­vas opor­tu­ni­da­des en nu­me­ro­sos ám­bi­tos, ya que per­mi­te ofre­cer ser­vi­cios de ma­yo ran­cho de ban­da co­mo reali­dad vir­tual, o de res­pues­ta en tiem­po real de las má­qui­nas, y to­do ello, ade­más, co­nec­tan­do to­das las co­sas en­tre si.

Es­pe­cial­men­te el 5G, a su jui­cio, ofre­ce opor­tu­ni­da­des en cin­co sec­to­res: la mo­vi­li­dad, con el vehícu­lo co­nec­ta­do; la ener­gía y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, ya que fa­ci­li­ta­rá la op­ti­mi­za­ción de pro­ce­sos; el sec­tor mul­ti­me­dia, con la reali­dad vir­tual y au­men­ta­da; la ro­bo­ti­za­ción y el sec­tor de­la sa­lud, ya que­per­mi­ti­rá me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas.

“Glo­bal­men­te –ex­pli­ca Jo­sé An­to­nio Aran­da– el 5G per­mi­ti­rá que las em­pre­sas pue­dan au­men­tar sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, en la me­di­da que im­ple­men­ten ade­cua­da­men­te la nue­va tec­no­lo­gía y au­to­ma­ti­cen los pro­ce­sos in­ter­nos. Pa­ra ello es fun­da­men­tal que los em­plea­dos ten­gan com­pe­ten­cia s di­gi­ta­les y pien­sen tam­bién di­gi­tal­men­te. En Cell­nex, por ejem­plo, la gran ma­yo­ría de nues­tros 1.400 em­plea­dos son in­ge­nie­ros que tra­ba­jan pa­ra an­ti­ci­par­se a las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa, de las ad­mi­nis­tra­cio­nes y de la so­cie­dad en su con­jun­to. Ello nos ha per­mi­ti­do evo­lu­cio­nar has­ta con­ver­tir­nos en la pri­me­ra em­pre­sa de in­fra­es­truc­tu­ras di­gi­ta­les”.

La in­no­va­ción, aña­de, pa­sa tam­bién por que las em­pre­sas dia­lo­guen y co­la­bo­ren en­tre ellas pa­ra desa­rro­llar un pen­sa­mien­to tec­no­ló­gi­co co­mún.

Lean­dro Ma­zón, so­cio de ma­na­ge­ment con­sul­ting de KPMG en Ca­ta­lun­ya, vi­sua­li­za la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca co­mo una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa, aun­que afir­ma que el rit­mo de adap­ta­ción alas nue­vas tec­no­lo­gías de­pen­de mu­cho de ca­da em­pre­sa y de ca­da sec­tor. Se­ñal a que, en cual­quier ca­so, de­be con­tem­plar­se des­de dos fren­tes: la di­gi­ta­li­za­ción in­ter­na y la re­la­ción con el clien­te. “La ex­pe­rien­cia del clien­te –di­ce– siem­pre es me­jor si los pro­ce­sos in­ter­nos es­tán de­bi­da­men­te di­gi­ta­li­za­dos. To­do­de­be ser una uni­dad”.

Aña­de Lean­dro Ma­zón que la pri­me­ra fa­se de la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca es la di­gi­ta­li­za­ción. Es­ta ge­ne­ra mu­chos da­tos que, a tra­vés de una bue­na ges­tión ( big da­ta) y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­den dar lu­gar a nue­vos es­ce­na­rios que per­mi­tan una ma­yor efi­cien­cia y, asi­mis­mo, la crea­ción de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Ex­pli­ca que la es­tra­te­gia de KPMG­pa­sa por in­cor­po­rar el má­xi­mo­ta­len­to po­si­ble y las me­jo­res tec­no­lo­gías, a tra­vés de un efi­cien­te sis­te­ma de com­pa­ñías co­la­bo­ra­do­ras, pa­ra ase­so­rar y acom­pa­ñar a sus clien­tes en su trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca .“El mo­de­lo es ga­na­dor pa­ra to­dos”, se­ña­la.

Ben­ja­mí Puig­de­vall, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de Cai­xaBank, ex­pli­ca que la ban­ca vi­ve la evo­lu­ción di­gi­tal des­de ha­ce años .“Nue­ve de ca­da diez in­ter­ac­cio­nes con nues­tros clien­tes ya son di­gi­ta­les –afir­ma–. El 90% de las ope­ra­cio­nes de Cai­xaBank se ha­cen en for­ma­to di­gi­tal, prin­ci­pal­men­te a tra­vés del ca­nal mó­vil, que su­pera am­plia men­te al ca­nal web. El mó­vil es el ca­nal de la di­gi­ta­li­za­ción. De seis mi­llo­nes de clien­tes, cin­co ope­ran a tra­vés del mó­vil”.

Con­si­de­ra Ben ja mí Puig de vall que la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca se ha ace­le­ra­do a raíz de la cre­cien­te di­gi­ta­li­za­ción de la so­cie­dad, que ha crea­do un nue­vo es­ti­lo de vi­da. En ese mar­co el ob­je­ti­vo de las em­pre­sas de­be cen­trar­se en ofre­cer la me­jor ex­pe­rien­cia de clien­te po­si­ble. Ello es un­fac­tor com­pe­ti­ti­vo esen­cial.

Ade­más del mó­vil, en su opi­nión, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial cons­ti­tu­ye la otra ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca que hay que desa­rro­llar pa­ra me­jo­rar el ser­vi­cio al clien­te. Po­ne co­mo ejem­plo, en es­te sen­ti­do, a los asis­ten­tes vir­tua­les que ayu­dan a sus clien­tes co­mo so­por­te ope­ra­ti­vo muy efi­caz. “Las má­qui­nas –di­ce– ayu­dan a las per­so­nas a dar las res­pues­tas más ade­cua­das y las me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra ca­da clien­te. Enin­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es don­de es­tá el fo­co de las gran­des in­ver­sio­nes que hoy en día se ha­cen en el mun­do. Es lo que va a pro­ta­go­ni­zar el si­guien­te sal­to tec­no­ló­gi­co”.

Ex­pli­ca tam­bién que el uso de la bio­me­tría, con el desa­rro­llo de la iden­ti­dad di­gi­tal, es mu­yim­por­tan­te pa­ra la ban­ca por­que le per­mi­te agi­li­zar los pro­ce­sos dein­te­rac­ción yde fir­ma de sus clien­tes. La ban­ca se con­vier­te co­ne­llo, ade­más, enava­la­do­ra de la iden­ti­dad di­gi­tal de sus clien­tes, al­go que pue­de te­ner tam- bién uti­li­za­ción en otros en­tor­nos.

Otra gran re­vo­lu­ción, afir­ma Ben­ja­mí Puig­de­vall, es la que su­po­ne la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca pa­ra el di­se­ño de ser­vi­cios y nue­vas pro­pues­tas de va­lor a tra­vés de mo­de­los co­la­bo­ra­ti­vos en la pro­pia or­ga­ni­za­ción in­ter­na de las em­pre­sas in­cor­po­ran­do, asi­mis­mo, la ex­pe­rien­cia de los clien­tes.

Ma­rA­lar­cón, miem­bro­del co­mi­té eje­cu­ti­vo de Fo­ment del Tre­ball, y fun­da­do­ra y CEO de So­cia­lCar, pla­ta­for­ma di­gi­tal de al­qui­ler y ven­ta de co­ches, afir­ma que la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca afec­ta a to­das las em­pre­sas de to­dos los ám­bi­tos de ac­ti­vi­dad .“La irrup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, des­de el­big da­ta has­ta la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, plan­tea la ne­ce­si­dad de un diá­lo­go con la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra definir su­re­gu­la­ción y pro­te­ger ade­cua­da­men­te a em­pre­sas y ciu­da­da­nos. En Fo mentd el Tre­ball que­re­mos li­de­rar es­te diá­lo­go que afec­ta a múl­ti­ples as­pec­tos, co­mo el fu­tu­ro del tra­ba­jo, la ofer­ta de los nue­vos ser­vi­cios, el uso de los da­tos o la se­gu­ri­dad”.

Aña­de que la ma­yor agi­li­dad y ra­pi­dez en los pro­ce­sos afec­ta a la for­ma de tra­ba­jar, des­de los ho­ra­rios has­ta el lu­gar des­de el que se tra­ba­ja. Ello, a su vez, tam­bién mo­di­fi­ca las mo­da­li­da­des de con­tra­ta­ción. La le­gis­la­ción no es­tá adap­ta­da a los nue­vos tiem­pos. “La tec­no­lo­gía –afir­ma– apor­ta mu­cha­ve­lo­ci­dad a to­dos los cam­bios que se pro­du­cen. La Ad­mi­nis­tra­ción de­be adap­tar­se a la nue­va reali­dad, pero va con mu­cho re­tra­so. Su­pues­ta al día re­quie­re una con­ti­nua co­la­bo­ra­ción en­tre la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción y las em­pre­sas”.

Ju­lio Vi­lla­lo­bos, chief di­gi­tal and mar­ke­ting of­fi­cer de Esa­de, afir­ma que es obli­ga­do afron­tar la trans­for­ma­ción di­gi­tal por par­te de to­dos. Al res­pec­to es muy ca­te­gó­ri­co: “O te trans­for­mas–di­ce–o muy pro­ba­ble­men­te den­tro de cin­co años ya no exis­ti­rás”.

Con­tem­pla va­rias fa­se sen la trans­for­ma­ción di­gi­tal. La pri­me­ra con­sis­te en en­ten­der el en­torno di­gi­tal y definir en él la vi­sión de la em­pre­sa. Lue­go­si­guen­la me­jo­ra­de­los pro­ce­sos, la di­gi­ta­li­za­ción de­los pun­tos de con­tac­to de la em­pre­sa, la di­gi­ta­li­za­ción de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que yae­xis­ten ola crea­ción deo­tros nue­vos y, por úl­ti­mo, mo­ne­ti­zar las trans­for­ma­cio­nes rea­li­za­das pa­ra ge­ne­rar nue­vos re­tor­nos en el mar­co del mo­de­lo de ne­go­cio que se ha­ya de­fi­ni­do.

Ex­pli­ca Ju­lio Vi­lla­lo­bos que­la­ges­tión a par­tir de­los da­tos es cla­ve pa­ra el éxi­to .” Los da­tos son el pe­tró­leo del si­glo XXI”, afir­ma. Tam­bién ex­pli­ca que lo di­gi­tal ha de­mo­cra­ti­za­do la in­for­ma­ción, ya que te pue­des for­mar des­de cual­quier par­te del mun­do y des­de cual­quier lu­gar. “El con­te­ni­do –di­ce– es­tá en la nu­be”. Es­te cam­bio enel en­torno com­pe­ti­ti­vo de­la en­se­ñan­za su­po­ne un gran re­to pa­ra to­dos los cen­tros deen­se­ñan­za.

Afir­ma Ju­lio Vi­lla­lo­bos que, hoy por hoy, los di­rec­ti­vos de­ben ser co­mo­los mé­di­cos y ac­tua­li­zar día a día sus­co­no­ci­mien­tos, enun­pro­ce­so­de for­ma­ción con­ti­nua, pa­ra dar va­lor a las em­pre­sas y ges­tio­nar el cam­bio con efi­ca­cia. Es­te es un re­to de for­ma­ción per­ma­nen­te, al que las es­cue­las de ne­go­cios de­ben dar res­pues­ta, que em­pie­za por los di­rec­ti­vos y se ex­tien­de al con­jun­to del per­so­nal. Al res­pec­to ex­pli­ca que en Esa­de ca­da pro­gra­ma se ha do­ta­do de las nue­vas ca­pa­ci­da­des que van a ne­ce­si­tar los di­rec­ti­vos. Eso com­por­ta un gran es­fuer­zo de apor­ta­ción de co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co.

Aña­de que los co­no­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos y di­gi­ta­les em­pie­zan a va­lo­rar­se en­lo­sal­tos di­rec­ti­vos por­de­lan­te, in­clu­so, de los co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros o co­mer­cia­les, que eran los que más pri­ma­ban has­ta aho­ra. La vi­sión di­gi­tal so­bre los cam­bios que hay que ha­cer se im­po­ne so­bre to­das las de­más.

El 5G per­mi­ti­rá que las em­pre­sas pue­dan au­men­tar sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas

Mar Alar­cón Fun­da­do­ra y CEO de So­cia­lCar. Vo­cal del co­mi­té eje­cu­ti­vo de Fo­ment del Tre­ball “La irrup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías exi­ge diá­lo­go con la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra definir su re­gu­la­ción y pro­te­ger a em­pre­sas y ciu­da­da­nos”

Lean­dro Ma­zón So­cio de ma­na­ge­ment con­sul­ting de KPMG en Ca­ta­lun­ya “La trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca de­be ha­cer­se des­de dos fren­tes: la di­gi­ta­li­za­ción in­ter­na y la re­la­ción con el clien­te”

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.