Crea­do pa­ra se­du­cir

El Q8 re­sul­ta tan es­pec­ta­cu­lar por su di­se­ño y tec­no­lo­gía co­mo por su re­fi­na­do com­por­ta­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - PRUEBA -

El nue­vo Q8 es un im­pre­sio­nan­te ejer­ci­cio de es­ti­lo y buen gus­to de Au­di que se­du­ce des­de el pri­mer mo­men­to. Crea­do co­mo mo­de­lo que cul­mi­na la ga­ma Q del fa­bri- cante ale­mán, es un ma­jes­tuo­so SUV que evo­lu­cio­na la idea del Q7. Con unas lí­neas muscu­losas, es más ba­jo y di­ná­mi­co que el Q7. Es, en de­fi­ni­ti­va, una in­ter­pre­ta­ción mu­cho más de­por­ti­va del Q7, más clá­si­co o, si se pre­fie­re, fun­cio­nal. De he­cho, su ca­rro­ce­ría mez­cla con­cep­tos de ber­li­na de lu­jo, cu­pé y al­go de to­do­te­rreno. Las ele­gan­tes puer­tas sin mar­co o la lí­nea del te­cho des­cen­den­te son un buen ejem­plo de es­ta in­tere­san­te mez­cla de es­ti­los. Otro ras­go dis­tin­ti­vo que im­pri­me mu­cha fuer­za a su as­pec­to son las enor­mes llantas de 22 pul­ga­das (es una op­ción de más de 5.000 eu­ros) con unos im­po­nen­tes pa­sos de rue­da. No es fá­cil pa­sar des­aper­ci­bi­do con el Q8, y las mi­ra­das de ad­mi­ra­ción son cons­tan­tes al cir­cu­lar por en­tor­nos ur­ba­nos.

Con la ex­ce­len­te ba­se que pro­por­cio­na la pla­ta­for­ma del Q7, Toua­reg o Ca­yen­ne, el Q8 dis­po­ne de sus­pen­sión neu­má­ti­ca, di­rec­ción a las cua­tro rue­das y la fia­ble tracción quat­tro de la mar­ca. En ca­rre­te­ra, el tac­to que trans­mi­te es ex­cep­cio­nal por la ca­li­dad de ro­da­du­ra y la sua­vi­dad con que ocu­rre to­do. Es ex­tre­ma­da­men­te có­mo­do y fá­cil de con­du­cir; un co­che que in­vi­ta a rea­li­zar lar­gos tra­yec­tos y que cui­da de ma­ne­ra ex­qui­si­ta a con­duc­tor y acom­pa­ñan­tes. La sus­pen­sión neu­má­ti­ca per­mi­te afron­tar to­do ti­po de re­co­rri­dos con la má­xi­ma efi­cien­cia. Pue­de va­riar la al­tu­ra del co­che has­ta 90 mmy se adap­ta a cual­quier ti­po de as­fal­to o de ca­mino.

La ges­tión de la con­duc­ción se rea­li­za a tra­vés del sis­te­ma Dri­ve Se­lect, un asis­ten­te que ofre­ce has­ta sie­te pro­gra­mas di­fe­ren­tes que mo­di­fi­can mo­tor, cam­bio, di­rec­ción, sus­pen­sión o con­trol de es­ta­bi­li­dad y tracción. Con los mo­dos de con­duc­ción Ef­fi­ciency, Con­fort, Au­to, Dy­na­mic, All­road y Of­froad, re­sul­ta muy fá­cil cir­cu- lar en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Un sép­ti­mo mo­do, In­di­vi­dual, per­mi­te guar­dar una con­fi­gu­ra­ción per­so­nal de to­dos los pa­rá­me­tros. De to­das for­mas, con el mo­do Au­to to­do es más sen­ci­llo, pues­to que se con­si­gue un equi­li­brio per- fec­to pa­ra cir­cu­lar. El mo­do Dy­na­mic es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra ca­rre­te­ras rá­pi­das, en buen es­ta­do, cuan­do se quie­re ex­plo­tar el po­ten­cial di­ná­mi­co de un co­che que se per­ci­be mu­cho más ágil y li­ge­ro de lo que pa­re­ce.

El mo­tor es otro ele­men­to del Q8 que cau­sa una gran sa­tis­fac­ción en ca­da tra­yec­to que se rea­li­za en es­te so­ber­bio au­to­mó­vil. El dié­sel 3.0 V6 de 286 CV es sua­ve y de­li­ca­do, pe­ro con una en­tre­ga de po­ten­cia –y res­pues­ta– in­me­dia­ta en to­do mo­men­to. Cuen­ta con una red eléc­tri­ca pa­ra­le­la de 48 vol­tios y una ba­te­ría de li­tio que apor­ta 16 CV de po­ten­cia y per­mi­te cir­cu­lar a ve­la pa­ra aho­rrar com­bus­ti­ble. De es­te mo­do, el mo­tor pue­de lle­gar a des­co­nec­tar­se du­ran­te un má­xi­mo de 40 se­gun­dos, en­tre 55 y 160 km/h. Y to­do de la ma­ne­ra más sua­ve y de­li­ca­da ima­gi­na­ble. Asi­mis­mo, y mues­tra de su avan­za­da tec­no­lo­gía, el ace­le­ra­dor háp­ti­co trans­mi­te una le­ve vi­bra­ción al pie cuan­do el na­ve­ga­dor de­tec­ta que nos acer­ca­mos a una ro­ton­da o cuan­do su­pe­ra­mos el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad de la vía.

Del in­te­rior hay que des­ta­car el cuidado di­se­ño y el sal­pi­ca­de­ro con tres pan­ta­llas di­gi­ta­les, dos de ellas en po­si­ción cen­tral y una ter­ce­ra co­mo cua­dro de ins­tru­men­tos (Au­di Vir­tual Cock­pit).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.