Per­fec­cio­nar la que­ja

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xa­vier Mar­cet Pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Lead to Chan­ge

Hay per­so­nas que ha­cen de la que­ja el hi­lo con­duc­tor de su vi­da pro­fe­sio­nal. Su pro­gre­so con­sis­te en per­fec­cio­nar la que­ja. Ca­da vez se que­jan me­jor. So­fis­ti­can ca­lle­jo­nes sin sa­li­da has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. Pe­ro la que­ja no es la so­lu­ción. Es más, a me­nu­do la que­ja es­tá con­for­ta­ble­men­te ins­ta­la­da en el pro­ble­ma. Se que­jan por­que no quie­ren que les cam­bien sus pro­ble­mas. No se que­jan de las res­pues­tas. Se que­jan de las nue­vas pre­gun­tas.

La que­ja, cuan­do no es al­go ra­zo­na­do, pun­tual, es­po­rá­di­co, con­so­li­da una ló­gi­ca de es­pe­cia­li­zar la cul­pa en los de­más. La que­ja no es pen­sa­mien­to crí­ti­co, es de­fi­nir un re­la­to en el que los de­más (el je­fe, la em­pre­sa, la com­pe­ten­cia, el mun­do glo­bal) son res­pon­sa­bles de los des­a­gui­sa­dos de uno mis­mo. Los que­ji­cas pro­fe­sio­na­les no se cen­tran en cons­truir, se orien­tan a re­sis­tir más que en adap­tar­se. Que­jar­se es aga­za­par­se rui­do­sa­men­te. La que­ja nun­ca lle­va a la in­no­va­ción, es la ob­ce­ca­ción en el pa­sa­do. La que­ja rehú­ye la com­ple­ji­dad y se re­fu­gia en las coor­de­na­das de un mun­do que de­jó de exis­tir. Los que se que­jan de­fi­nen un pe­rí­me­tro pro­fe­sio­nal que tien­de a ago­tar­se en sí mis­mo por qué con­si­de­ra que el fu­tu­ro es una me­ra pró­rro­ga del pa­sa­do. La que­ja se ba­sa en exi­gir a los de­más. Em­pren­der se ba­sa en la au­to­exi­gen­cia per­so­nal.

Los em­pren­de­do­res mi­li­tan en la li­ga de los que se que­jan po­co. Los em­pren­de­do­res in­ten­tan ins­ta­lar­se en ex­plo­rar las so­lu­cio­nes. Em­pren­der es una de­ci­sión in­di­vi­dual o de pe­que­ño equi­po. Las

start-up no na­cen de asam­bleas. Que­jar­se es a me­nu­do un ejer­ci­cio gre­ga­rio. La que­ja tie­ne co­mo fun­da­men­to ha­bi­tual re­sis­tir al cam­bio. Y sin caer en el pa­pa­na­tis­mo de con­si­de­rar que to­dos los

cam­bios son in­trín­se­ca­men­te bue­nos, el cam­bio es, nor­mal­men­te, un con­cep­to pa­ra en­fa­ti­zar que que­dán­do­nos en las vie­jas iner­cias no lle­ga­rán las opor­tu­ni­da­des que ne­ce­si­ta­mos pa­ra man­te­ner la com­pe­ten­cia de nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes.

Ro­sa­beth Moss Kan­ter (Har­vard Bu­si­ness School) ci­ta has­ta diez for­mas por las que las per­so­nas se re­sis­ten a los cam­bios: pér­di­da de con­trol o de pres­ti­gio, ex­ce­so de in­cer­ti­dum­bre, du­das so­bre la pro­pia ca­pa­ci­dad, por­que el cam­bio su­po­ne más tra­ba­jo, por efec­tos do­mi­nó in­de­sea­dos, por los fan­tas­mas de cam­bios an­te­rio­res o sim­ple­men­te por­que el cam­bio due­le y su­po­ne una ame­na­za real. Cam­biar es de­jar el pa­sa­do, y, cla­ra­men­te, el pa­sa­do es vis­to co­mo co­no­ci­do y con­for­ta­ble. So­la­men­te hay un pro­ble­ma, las or­ga­ni­za­cio­nes no vi­ven de su pa­sa­do, sino de las opor­tu­ni­da­des con las que la­bran su fu­tu­ro.

Es­te un es ar­tícu­lo re­fe­ri­do a las or­ga­ni­za­cio­nes. No tra­to de po­lí­ti­ca, don­de las que­jas se con­ju­gan con có­di­gos dis­tin­tos. Ni tam­po­co me re­fie­ro a las reivin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de los sin­di­ca­tos cuan­do pre­ten­den más equi­li­brio so­cial y la­bo­ral. No se tra­ta tan­to de la que­ja en es­ta ló­gi­ca, sino en la ac­ti­tud vi­tal de aque­llos que abra­zan la que­ja co­mo una for­ma de di­mi­tir de su ac­tua­li­za­ción pro­fe­sio­nal o em­pre­sa­rial.

Sin exa­ge­rar ni pen­sar que to­das las co­sas del pa­sa­do de­jan de te­ner sen­ti­do, ac­tua­li­zar­se es, hoy por hoy, un de­ber pro­fe­sio­nal o em­pre­sa­rial de pri­mer or­den. Des­ca­pi­ta­li­zar­se en tér­mi­nos pro­fe­sio­na­les es lo más fá­cil del mun­do. Y si bien las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben po­ner re­cur­sos a dis­po­si­ción de sus co­la­bo­ra­do­res, la gen­te so­la­men­te apren­de y des­apren­de si po­ne de su par­te.

No de­be­ría­mos ol­vi­dar que a fi­na­les de la pró­xi­ma dé­ca­da la geo­gra­fía de la que­ja cam­bia­rá. Se cal­cu­la que ha­cia el 2027-

2030 por pri­me­ra vez en mu­chos paí­ses de la OCDE ha­brá más per­so­nas tra­ba­jan­do por su cuen­ta que por cuen­ta aje­na en em­pre­sas, ad­mi­nis­tra­cio­nes, uni­ver­si­da­des u hos­pi­ta­les. Los que tra­ba­jan por su cuen­ta, si de­di­can de­ma­sia­das ener­gías a que­jar­se con­tra un mun­do que cam­bia, pier­den el pa­so rá­pi­da­men­te y na­die los res­ca­ta.

Sa­ber adap­tar­se y sa­ber sa­car opor­tu­ni­da­des de don­de otros so­la­men­te ven ame­na­zas es fun­da­men­tal pa­ra so­bre­vi­vir. La em­pre­sa BIC se hu­bie­ra po­di­do que­dar vien­do sim­ple­men­te co­mo sus bo­lí­gra­fos de­ve­nían una com­mo­dity, pe­ro de­ci­dió no que­jar­se y ver­se a sí mis­ma co­mo una em­pre­sa ca­paz de pro­du­cir cual­quier pro­duc­to efímero de gran con­su­mo con una ba­se de plás­ti­co. Fu­ji, la em­pre­sa de fo­to­gra­fías, hi­zo de to­do pa­ra so­bre­vi­vir en el mun­do de la ima­gen di­gi­tal y gra­cias a que su gen­te no se ins­ta­ló en la que­ja hoy to­da­vía es un ac­tor re­vi­vi­do del sec­tor. Ko­dak, in­fi­ni­ta­men­te más po­ten­te, fue ca­paz de in­ven­tar el fu­tu­ro de la fo­to­gra­fía di­gi­tal, pe­ro no fue ca­paz de cam­biar. HP, en Sant Cu­gat, po­dría ha­ber­se ins­ta­la­do en la que­ja por per­der su pro­duc­ción de im­pre­so­ras, pe­ro hoy no da­ría tra­ba­jo a mi­les de in­ge­nie­ros en I+D y en di­rec­ción mun­dial del ne­go­cio de la im­pre­sión 2D de gran for­ma­to o en im­pre­sión 3D. El an­ti­guo Acon­di­cio­na­mien­to Ta­rra­sen­se po­dría ha­ber ce­rra­do llo­ran­do que­jas por la muer­te del sec­tor tex­til la­ne­ro, pe­ro se rein­ven­tó en vez de que­jar­se y hoy Lei­tat es uno de los cen­tros tec­no­ló­gi­cos de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña.

Aho­ra en­tra­mos en una era de nue­vos re­tos pre­si­di­dos por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la ro­bó­ti­ca. Aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes que se afi­lien a la que­ja ten­drán me­nos opor­tu­ni­da­des que aque­llas que arries­guen y bus­quen opor­tu­ni­da­des en un mun­do que cam­bia. Con in­cer­te­zas, cla­ro. Aquí es­tá el quid de las opor­tu­ni­da­des, en la in­cer­te­za.

Que­jar­se no sir­ve de mu­cho. La ma­yo­ría de las ve­ces es po­ner las ener­gías en el ces­to equi­vo­ca­do. El ces­to del pa­sa­do. El fu­tu­ro no se cons­tru­ye des­de la que­ja sis­te­má­ti­ca sino des­de el es­fuer­zo em­pren­de­dor y la au­to­exi­gen­cia per­so­nal. Ne­ce­si­ta­mos más res­pe­to por los que arries­gan en sus pro­yec­tos, arries­gan de su bol­si­llo o arries­gan sus tra­yec­to­rias. Ne­ce­si­ta­mos una so­cie­dad que res­pe­te más a los que arries­gan y que ig­no­re mu­cho más a los me­dio­cres que so­la­men­te sa­ben que­jar­se y blo­quear.

Una ex­cu­sa La que­ja, cuan­do no es ra­zo­na­da, es­po­rá­di­ca, con­so­li­da la ló­gi­ca del que se

es­pe­cia­li­za en cul­par al otro de los des­a­gui­sa­dos

de uno mis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.