La dis­rup­ción que no lle­ga

En las áreas tec­no­ló­gi­cas de ma­yor cre­ci­mien­to, co­mo el ‘block­chain’ y la I.A., Ap­ple va de­trás La em­pre­sa no con­si­gue re­du­cir la de­pen­den­cia de los mó­vi­les en sus in­gre­sos to­ta­les

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTAFA -

pa­ci­dad. Se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa que ga­na di­ne­ro, pe­ro que ya no ofre­ce las so­lu­cio­nes dis­rup­ti­vas del pa­sa­do”, co­men­ta Jo­sep Sal­va­te­lla, de­la con­sul­to­ra Ro­ca&Sal­va­te­lla. Es cier­to, es­tos años hu­bo el Ap­ple Watch o los Air­Pods, pe­ro no han re­pre­sen­ta­do in­ven­tos que ha­yan crea­do, co­mo los an­te­rio­res, un mer­ca­do nue­vo. Bien es cier­to que los in­ge­nie­ros de Ap­ple in­tro­du­cen las in­no­va­cio­nes en el mer­ca­do só­lo cuan­do es­tán se­gu­ros de su va­lor y de su fun­cio-

na­mien­to. En los úl­ti­mos tres años App le ha in­ver­ti­do más di­ne­ro e nI+ D que en los úl­ti­mos 20 años an­te­rio­res jun­tos: unos 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Ya se ha­bla, en es­te sen­ti­do, de la lle­ga­da de una nue­va pan­ta­lla de cris­tal lí­qui­do pa­ra los smartp­ho­nes. No obs­tan­te, los re­sul­ta­dos de mo­men­to no son tan­gi­bles o rompe­dores co­mo se es­pe­ra­rían. O no se vi­sua­li­zan. “Ap­ple no es ac­ti­va en sec­to­res co­mo el block­chain o la mo­vi­li­dad, que son las tec­no­lo­gías más di­ná­mi-

ca sen es­tos mo­men­tos ”, re­fle­xio­na Sal­va tell a .“Di­ría que Appl ese ha di­ver­si­fi­ca­do ha­cia los ser­vi­cios aun pa­so muy len­to, en par­ti­cu­lar en la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, que se­rá la cla­ve en los pró­xi­mos años. En es­tos mo­men­tos se si­túa por de­trás de la com­pe­ten­cia. Por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia que ofre­ce Ale­xa (Ama­zon) es su­pe­rior a la deSi­ri”, in­di­ca Ro­ber­ta Coz­za.

Un mer­ca­do sa­tu­ra­do

Ap­ple de­pen­de en un 60% de sus in­gre­sos pors­martp­ho­nes. Hai­do­re­du­cien­do el por­cen­ta­je (66% en el 2015), pe­ro aún es muy ele­va­do. El mer­ca­do de los ce­lu­la­res es­tá muy sa­tu­ra­do. En el se­gun­do tri­mes­tre del 2018 las ven­tas de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en el­mun­do ba­ja­ron un 1,8% res­pec­to al mis­mo pe­río­do del 2017. Téc­ni­ca­men­te, es­tá en re­ce­sión. “El in­cre­men­to de la ta­sa de pe­ne­tra­ción y un pre­cio me­dio de ven­ta ca­da vez más ele­va­dor edu­cen el cre­ci­mien­to”, di­ce la con­sul­to­ra IDC. Mal asun­to­pa­raAp­ple.

Lo vie­jo sa­le a cuen­ta

Tal vez los ma­yo­res com­pe­ti­do­res de Ap­ple ni si­quie­ra sean los te­lé­fo­nos de An­droid, sino los iPho­ne que los ac­tua­les clien­tes de la man­za­na tie­nen en sus ma­nos. La fir­ma de Cu­per­tino ha de­ci­di­do de­jar de dar ci­fras de ven­tas tri­mes­tra­les, un­ges to­que al­gu­nos han in­ter­pre­ta­do co­mo una ma­nio­bra pa­ra ocul­tar da­tos po­cos bri­llan­tes. Y su po­lí­ti­ca de apli­car des­cuen­tos a los que re­em­pla­zan la ba­te­ría pa­ra­dó­ji­ca­men­te ha apla­za­do la de­ci­siónd ere­no­va­re la­pa ra­to.

Los chi­nos pre­fie­ren los chi­nos

El Ipho­ne es el te­lé­fono más ca­ro a la ven­ta en Ch in a.Hua­wei­yOp­po cues­tan al­re­de­dor de la mi­tad. “Ap­ple ha es­ta­do lu­chan­do por au­men­tar el vo­lu­men de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en Chi­na du­ran­te al­gún tiem­po, des­de el fi­nal de los sub­si­dios a los gran­des ope­ra­do­res de Chi­na”, re­cuer­da Neil Maws­ton, de la con­sul­to­ra Stra­te­gic Analy­tics. Se­gún Coz­za, “ellos sa­bían que en Chi­na no ha­brían cre­ci­do. Los sín­to­mas se no­ta­ban ha­ce tiem­po y la com­pe­ten­cia es du­ra pa­ra to­dos. La reali­dad es que hoy los clien­tes, no­só­lo los chi­nos, pue­den en­con­tra­ra pa­ra­tos muy avan­za­dos sin te­ner que gas­tar­se el di­ne­ro que pi­de Ap­ple ”.

El iPho­ne cap­tu­ra­ba el 13% del mer­ca­do de las en­tre­gas de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en Chi­na en el cuar­to tri­mes­tre del 2015. Aho­ra ha caí­do al 10%. Al­gu­nos ana­lis­tas ad­vier­ten de que la em­pre­sa es­tá su­frien­do “un boi­cot in­for­mal”. Al­gu­nas pun­tos de ven­ta chi­nos han em­pe­za­do a apli­car des­cuen­tos. “Ap­ple se es­tá ra­len­ti­zan­do en Chi­na de­bi­do a sus pre­cios muy­cos­to­sos, el cam­bio de la per­cep­ción lo­cal de las mar­cas ex­tran­je­ras,

las gue­rras­co­mer­cia­le­sin­ter­na­cio­na­les­yu­na­fuer­te­des­a­ce­le­ra­ció­ne­co­nó­mi­ca, lo que sig­ni­fi­ca que los con­su­mi­do­res tie­nen me­nos di­ne­ro pa­ra gas­tar en dis­po­si­ti­vos”, con­clu­ye Maws­ton.

Alar­go pla­zo, ¿ten­dre­mos mó­vil?

En Goo­gle, em­pre­sa ri­val, lo tie­nen cla­ro .“No tie­ne sen­ti­do que en el fu­tu­ro lle­ve­mos un apa­ra­to en el bol­si­llo, que en­ci­ma es ca­da vez más gran­de. Ac­tua­re­mos me­dian­te otras pla­ta­for­mas”, ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te unin­ge­nie­ro. Mo­ti­vo de más pa­ra que Ap­ple ace­le­re su di­ver­si­fi­ca­ción. “A lar­go pla­zo creo que el mó­vil es­ta­rá aso­cia­do a otros apa­ra­tos, co­nec­ta­dos ala ro­pa, las ga­fas olo­soíd os. Els­martp­ho­ne, tal­co mo­lo co­no­ce­mos hoy, de­be­rá mo­di­fi­car­se. Pe­ro la cla­ve se­rá la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, por­que es la he­rra­mien­ta que nos ayu­da­rá a se­lec­cio­nar­los da­tos ”, di­ce Coz za. Y allí, en Cu­per­tino, tie­nen que­tra­ba­jar aún.

Mu­cha­ca­ja, sí, pe­ro po­cos ami­gos

En su te­so­re­ría, Ap­ple tie­ne pa­ra gas­tar130.000mi­llo­nes­de­dó­la­res­yu­nos in­gre­sos en su úl­ti­mo año fis­cal que fue­ron del do­ble. Po­dría com­prar Net­flix, Tes­la o Dis­ney, por men­cio­nar al­gu­nas fir­mas que le per­mi­ti­rían am­pliar su ne­go­cio. Los ana­lis­tas creen que po­dría ser una vía a se­guir, pe­ro con un in­te­rro­gan­te no me­nor: su cul­tu­ra em­pre­sa­rial. “Des­de siem­pre Ap­ple se ha ca­rac­te­ri­za­do por crear y pro­te­ger su­pro­pioe­co­sis­te­may­te­ner el con­trol ab­so­lu­to del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Un elec­ción que pue­de di­fi­cul­ta­ra­laho­ra­dees­tu­dia­rin­te­gra­cio­nes em­pre­sa­ria­les más am­bi­cio­sas”, re­cuer­daCoz­za. Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.