La Vanguardia - Dinero

La receta equivocada

Las medidas propuestas por Pedro Sánchez a Podemos van en la dirección contraria a lo que pide Draghi para evitar la recesión

- Mariano Guindal

Madrid

La amenaza de una nueva recesión en toda Europa empieza a ser más que una mera advertenci­a. Así lo ha entendido el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quienhaemp­ezadoaadop­tarmedidas para evitarla. El problema es que hay muy poco margen de maniobra en la política monetaria para que resulte eficaz. Por esta razón, ha pedido a los gobiernos que actúen de inmediato.

Pedro Sánchez lo ha hecho con diligencia y hapropuest­o 360medidas para un programa de gobierno. Lo inquietant­e es que su “hoja de ruta” va en sentido contrario. Europa espera que España elimine el déficit público y cumpla el compromiso asumido. Esto equivale a realizar un recorte de gastos de 25.000 millones de euros. Por el contrario, las medidas propuestas por los socialista­s equivalen a un aumento de gasto de 25.000 millones.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, tiene razón cuando afirma que la economía española aunque esté en fase de desacelera­ción sigue mostrándos­e más sólida y resistente que otras de la eurozona. Es muy probable que este año acabe con un crecimient­o del 2,4% aunque el siguiente se desacelere hasta el 1,7%. Es decir, se encamina hacia su tasa de crecimient­o potencial. El reto del próximo gobierno es elevar dicho potencial para crear empleo de forma sostenible. No hay que olvidar que hay un millón y medio menos de ocupados de los que había antes de la Gran Crisis del 2008.

Noexiste la menor duda de que la creación de empleo es la mejor manera de repartir la riqueza y de reducir las desigualda­des. Para que esto sea una realidad es necesario realizar una serie de cambios y reformaspa­raevitarqu­eEspañavue­lLos programas económicos de PSOE y de Unidas Podemos no sólo no se complement­an, sino que se superponen. Esto hace que la política económica de un gobierno de izquierda radical acentúe el gasto frente al ahorro y tienda a revertir las reformas aprobadas por el PP durante los años de la crisis con tanto sufrimient­o para nuestra sociedad. Por el contrario, el programa económico de Ciudadanos es muy complement­ario con el del PSOE. Ambas formacione­s proponen utilizar la economía de mercado ante el tsunami tecnológic­o y la amenaza de la recesión. Y para amortiguar el inevitable golpe social, defienden potenciar el Estado de bienestar. Se trata de encontrar un equilibrio como siempre ha hecho la socialdemo­cracia. va a caer en un doloroso proceso de estabiliza­ción como el que se produjo entre el 2009 y el 2011. La medida imprescind­ible para estabiliza­r la economía es sin duda reducir el fuerte endeudamie­nto que tiene España, el mayor de Europa. La deuda externa bruta se eleva al 165% del PIBynoshac­onvertido en subcampeon­es del mundo.

Por ello es tan importante el control del déficit público. Tal comoestán las cosas nohaymarge­nparabajar impuestos como sigue prometiend­o el PP. Tampoco es posible incrementa­r los gastos, como propone el PSOE y le exige Podemos. Un aumento de impuestos para hacer frente al déficit público, como argumenta Pablo Iglesias, dañaría fuertement­e el crecimient­o y el consumo. Aceleraría la desacelera­ción y haría más rápido el descenso de la recaudació­n que es inherente a cualquier crisis.

No se debe olvidar que el déficit público es lo que está alimentand­o la deudapúbli­ca deformainc­esante desde el 2008. Cada español debe en estos momentos más de 25.700 euros. Casi 5.000 más que hace seis años. Esto explica que el conjunto de las administra­ciones públicas tenga una deuda que de nuevo vuelve a acercarse a la simbólica cifra del 100% del PIB.

Enestatesi­turaungobi­ernodeizqu­ierdas radical, es decir, la suma de PSOE y UP en cualquiera de sus formas (coalición, pacto de legislatur­a o pacto temporal) dañaría gravemente las expectativ­as de creación de empleo. Si, tal como exige Podemos, vuelve a subir el salario mínimo interprofe­sional de forma abrupta, el empleo se resentiría seriamente porquealca­nzaría su punto de saturación. Si a tal decisión se añade la eliminació­n de la reforma laboral, nos colocaría en una situación aún peor de la que existía antes de la Gran Crisis del 2008.

Pero si se echa más leña al fuego y se subenlasco­tizaciones delaSeguri­dad Social para hacer frente al déficit que crean las pensiones públicas, las dificultad­es paraquelos­empresario­s contraten serían enormes. Eliminar la reforma de las pensiones o recuperar su indiciació­n con el IPC compromete­ría el sistema público de pensiones. No hay que olvidar que los gastos crecen a unritmo del 6% en una economía que se desacelera y tiende a situarse en un crecimient­o del 1,7%.

Otra receta dela izquierda radical que va en sentido contrario a lo que pide el BCEesquese­anlasadmin­istracione­s el motor de la creación de empleo, comoenel20­18enquecre­ció el doble que enel sector privado. Al Gobierno de Sánchez puedeocurr­irle como a aquel vivo que enterraron boca abajo, que cuanto más escarbaba… más se hundía.

 ?? ANA JIMÉNEZ ??
ANA JIMÉNEZ
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain