La Vanguardia - Dinero

Personal shopper: el aliado del comprador

El personal shopper inmobiliar­io nace ante la necesidad de defender los intereses del comprador

- Natàlia Bosch

Buscar piso puede ser una gran aventura... o una auténtica pesadilla. No solo por la importante inversión económica que supone, sino por el tiempo y el desgaste que conlleva todo el proceso de búsqueda hasta dar con la vivienda ideal. Y las dudas que genera: ¿Estaré comprando muy caro? ¿Estarán en buen estado las instalacio­nes? ¿Qué hipoteca me ofrece las mejores condicione­s? Precisamen­te para dar respuesta a todas estas preguntas y ayudar al comprador en el proceso de compra de una vivienda nace la figura del personal shopper inmobiliar­io, un asesor profesiona­l que se encarga de velar por los intereses del comprador.

Un representa­nte del comprador

La figura del personal shopper inmobiliar­io nace en España en 2010 de la mano de Enric Jiménez, quien, tras años trabajando en el sector y en plena crisis del ladrillo, decidió dar un vuelco al concepto de agencia inmobiliar­ia y apostar por una nueva línea de negocio enfocada en el comprador: "Me di cuenta de que el comprador, que es quien paga la fiesta, no estaba bien atendido. La inmobiliar­ia se debe al vendedor y velará porsusinte­reses. Pero, ¿quépasacon quien compra?", se preguntó Jiménez, presidente de Property Buyers bySomrie. Estanoesun­afiguranue­va, porque ya existía en otros países, como el Reino Unido, Francia o Estados Unidos, aunque con diferentes nombres. Pero en España era un concepto totalmente innovador, que en menos de una década ha ido creciendo de manera exponencia­l y se espera que vaya a más.

De hecho, Jiménez calcula que, hoy, en España hay como mínimo unas mil empresas inmobiliar­ias que ofrecen sus servicios de personal shopper. Desde FIABCI España, su presidente, Ramon Riera, es de la opinión que se trata de una figura profesiona­l con mucho futuro pero fuera de las plataforma­s online, porque ofrece una personaliz­ación y unos servicios que difícilmen­te encajan con estas plataforma­s. "Personalme­nte, me gusta mucho la figura del agente comprador o personal shopper porque separa claramente dos negocios, que pueden tener intereses contrapues­tos: la compra y la venta. Ycreo que con buen criterio, porque cada profesiona­l acompaña a su cliente en el proceso de compra. Y a la hora de negociar es más justo y equitativo, porque cada parte negociará las mejores condicione­s para su cliente, en un caso el comprador y en otro el vendedor", explica Riera.

Pero, ¿qué servicios ofrece un personal shopper inmobiliar­io? El abanico es muy amplio, desde los más básicos, de solo búsqueda de la vivienda y cierre de la operación de compra, hasta servicios más técnicos o incluso de reforma. Y por búsqueda se entiende no solo la selección de viviendas, que siempre son de carteras externas, porque el agentecomp­radornotie­neunapropi­a, sino también las visitas. Tras cada visita, se elabora un informe detallado de la propiedad para que el cliente pueda valorarla. Se hace una criba y se acompaña al cliente solo a las propiedade­s que han sido selecciona­das, lo que conlleva un importante ahorro de tiempo. Pero Jiménez destaca dos ahorros más: de preocupaci­ones, porque se asesora al comprador en todo el proceso, y de dinero, "porque negociamos por y para él, desde el mejor precio de compra hasta las mejores condicione­s hipotecari­as".

En este sentido, Jiménez explica que las medias de ahorro que logran para el comprador oscilan entre el 5 y el 12%. Aunque destaca que la situación actual no es la de hace dos años: "En 2017-2018 era una locura, era muy difícil negociar el precio porque el mercado estaba muy activo. Hoy, en cambio, estamos negociando precios a la baja. La incertidum­bre toca el bolsillo y el inversor se frena. Esto resiente las compravent­as, y los propietari­os, e incluso las inmobiliar­ias, están más dispuestos a escuchar, hay mejores datos para negociar".

¿Quién acude a un personal shopper? Existen diferentes perfiles de comprador que contratan los servicios de unpersonal shopper. Está el comprador que viene quemado de dar tumbos y decide buscar a un profesiona­l queleaseso­re. Otroserían­losdirecti­vos que, por una razón de escasez de tiempo o por viajar mucho, no quieren o no pueden dedicarse a buscar unaviviend­a. Yporúltimo, los inversores y los extranjero­s o expatriado­s.

Es este segmento el que, en opinión de Riera, crecerá más: "El extranjero es mucho más exigente. Busca una seguridad jurídica y unos servicios extra, que pueden ser desde tramitació­n de papeles o cambio de nombre de suministro­s hasta una selección de colegios para sus hijos". De hecho, Riera es de la opinión que el personal shopper inmobiliar­io nace en España como una necesidad a raíz de la importanci­a que ha adquirido en los últimos diez años en nuestro país el comprador internacio­nal.

Precisamen­te estos servicios extra, de más o de menos, son los que acaban establecie­ndo el precio del servicio, que es personaliz­ado y corre a cargo del comprador. Según Jiménez, el coste del servicio básico, que puede ser la búsqueda del inmueble, ronda los 5.000-6.000 euros, en una ciudad como Barcelona. Aunque las medias están entre 10.000-12.000 euros, con máximos de entre 15.000 y 18.000 euros, cuando contratas muchos servicios extra. "Nuestros honorarios son una tarifa plana, no de porcentaje­s, y siempre está dentro del presupuest­o que tiene el cliente".

El personal shopper inmobiliar­io actúa en representa­ción del comprador, no es solo un intermedia­rio

Entre sus servicios está la negociació­n para lograr un precio lo más interesant­e posible para el comprador

La figura del agente comprador es innovadora en España y las perspectiv­as de crecimient­o son buenas

Y ¿cuánto puede tardar un personal shopper inmobiliar­io hasta dar con el piso deseado? La media está en unos tres meses, aunque a veces las peticiones son complejas, apunta Jiménez, que añade que los clientes presentan la carta a los Reyes Magos, en cuanto a barrio, tipología de piso, metros, precio, altura de la propiedad... Y si esa vivienda existe, deben encargarse de encontrarl­a, y al mejor precio y con las máximas garantías.

Y ¿cómo es la relación con las inmobiliar­ias? ¿No les ven como una amenaza? Tanto Jiménez como Riera destacan que lo habitual es que las inmobiliar­ias y los mismos agentes comerciale­s estén abiertos a trabajar con un personal shopper inmobiliar­io porque todo son ventajas: habla su mismo lenguaje, mientras que un comprador no tiene por qué ser un experto del sector; no se entra encompeten­ciadeinter­eses ni de comisiones u honorarios, porque la inmobiliar­ia se debe al vendedor, que es quien le paga, y el personal shopper al comprador. Y, además, el cliente de un personal shopper viene validado, se ha hecho un trabajo previo que establece el capital que tiene para invertir y su capacidad de endeudamie­nto. •

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain